A un paso de regularse

La IMM presentó un proyecto de decreto para habilitar aplicaciones de transporte, aunque advierte que la fiscalización seguirá siendo compleja

La Intendencia de Montevideo presentó este viernes ante la Junta de Montevideo un proyecto para regular las aplicaciones de transporte como Uber, EasyGo y Cabify.

Según el borrador del texto al que accedió El Observador, la comuna habilitará el uso de esos servicios, pero lo hará a través de una determinada cantidad de permisos que otorgará a los conductores. El número de permisionarios será definido una vez que el decreto quede aprobado, aunque el proyecto de decreto adelanta que cada persona podrá acceder a un único permiso. El permisario no tiene por qué coincidir con el conductor que brindará el servicio.

La IMM tendrá un registro con todos los prestadores del servicio, los permisarios y las plataformas electrónicas que presten el servicio en la capital.

Además, los permisarios tendrán que pagar a la comuna

$ 1,70 por cada kilómetro recorrido desde el inicio del viaje hasta su finalización, sin importar si el viaje implica extenderse fuera de los límites del departamento. Ese dinero será retenido por la plataforma electrónica.

El monto del canon deberá abonarse de forma mensual, aunque el modo de hacerlo quedará sujeto a lo que defina la reglamentación.

El proyecto también propone que no puedan realizar esos servicios los taxímetros, remises ni los vehículos destinados al transporte turístico, de escolares o ambulancias.

En cuanto a las tarifas, el gobierno departamental define su potestad para poner un límite máximo de precios. Además de que no podrán recibir ningún tipo de subsidio, salvo para "promociones específicas" y "acotadas en el tiempo".

Requisitos

El borrador del proyecto obliga al permisario a tener el auto en "perfecto estado de funcionamiento" y a que se le realice una inspección técnica una vez por año. También tiene que presentar todos los años ante la comuna certificados de que están al día con las obligaciones tributarias, de BPS y de sus conductores en caso que tengan.

El auto deberá tener una póliza de seguro total para transporte oneroso que incluya al conductor y al pasajero.

Por otro lado, las aplicaciones quedarán obligadas a pagar el canon de los permisarios, a asignar viajes solo a conductores habilitados y aceptar como único método de pago sistemas electrónicos. Eso va en contra de lo establecido por la aplicación EasyGo, que permite que el pasajero pague en efectivo. También tendrán que dar a la IMM toda la información sobre identidad de los conductores y recorridos, tarifas y montos cobrados. En cuanto a la cobertura del transporte las aplicaciones quedarán obligadas a garantizar que el servicio se cumpla las 24 horas del día todos los días -inclusive los feriados- y sin discriminar ningún punto de partida ni de destino.

A quienes sean conductores se les pedirá licencia profesional, tener carné de salud vigente y deberán permitir el acceso de perros guías. En los vehículos no se podrá fumar, consumir alimentos, tomar bebidas alcohólicas ni sustancias psicoactivas.

Luego, los autos tendrán que tener como máximo una antigüedad de 4 años y una capacidad para cinco pasajeros. En caso que sean eléctricos podrán tener hasta 10.

El proyecto prevé que, a quienes incumplan con la normativa se le apliquen las sanciones vigentes por el servicio de transporte irregular. Además, a los conductores se les suspenderá la licencia por dos años y la comuna tendrá la potestad de suspender o quitar de modo definitivo el permiso para prestar ese tipo de servicio. Si quien incumple es la plataforma, se suspenderá su servicio por dos años y hasta se plantea la posibilidad de que quede inhabilitada definitivamente.

El proyecto entrará oficialmente en la Junta de Montevideo el próximo lunes. El edil colorado Luis Chirico dijo que el proyecto "sella" lo que se había planteado en la comisión de Movilidad de la Junta, por lo que en general la oposición estaría "de acuerdo" en aprobarlo.

El director de Movilidad de la IMM, Pablo Inthamoussu expresó que el proyecto es complementario del que presentó el Poder Ejecutivo en el Parlamento. "Vamos a seguir teniendo problemas. Vamos a tener una regulación pero vamos a seguir teniendo debilidades en cuanto a poder controlar esa regulación", advirtió.


Populares de la sección

Acerca del autor