Absuelven a mayoría de uruguayos acusados por su participación en el Plan Cóndor

Solo Juan Carlos Blanco fue hallado culpable por la justicia italiana

Esta tarde la III Corte Penal del Tribunal de Roma absolvió a los 13 de los 14 uruguayos para los que la fiscalía del país europeo había pedido cadena perpetua por su presunta participación en el Plan Cóndor. Solamente el canciller de la dictadura uruguaya, Juan Carlos Blanco, fue hallado culpable y condenado, informó Radio Uruguay.

Blanco, quien fue ministro de Relaciones Exteriores (1972-1976) cumple una pena en Uruguay por los asesinatos de los legisladores Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz, del matrimonio de refugiados políticos, exmilitantes del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros Rosario Barredo y William Whitelaw, y del asesinato y posterior desaparición de la maestra Elena Quinteros.

En total la fiscalía Italiana imputó a 27 uniformados uruguayos, chilenos, bolivianos y peruanos por su implicación en el Plan Cóndor, a través del cual se asesinó y se hizo desaparecer a 42 jóvenes de izquierda, entre ellos 20 italianos, durante las décadas de 1970 y 1980.

Entre los imputados hay dos de nacionalidad boliviana, siete chilenos, cuatro peruanos y 14 uruguayos. Los uruguayos son Gregorio Álvarez, quien murió recientemente, José Arab, Juan Carlos Blanco, José "Nino" Gavazzo, Juan Carlos Larcebeay, Pedro Mato, Luis Alfredo Maurente, Ricardo Medina, Ernesto Ramas, José Lima, Jorge Silveira Quesada, Ernesto Soca y Gilberto Vázquez.

El vicepresidente, Raúl Sendic, junto con un representante de la Dirección General para Asuntos Políticos del Ministerio de Relaciones Exteriores, viajó a Roma en representación del país para escuchar la sentencia a los militares uruguayos. Junto con ellos también viajaron representantes de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo, del PIT-CNT y familiares de víctimas de los crímenes.

El uruguayo Jorge Troccoli fue el único de los imputados que se apersonó en el juicio donde fue finalmente absuelto. El exmilitar reside en libertad en Italia desde 2007, cuando se escapó de la justicia uruguaya. Durante el juicio se escucharon los testimonios de los sobrevivientes de las purgas, así como el de los familiares de algunas de las víctimas.

Entre las voces que se escucharon en el proceso estuvo la de la uruguaya Sara Méndez, secuestrada en Buenos Aires en 1976 y condenada a cinco años de cárcel en Uruguay por oponerse a la dictadura.

También aportó elementos el investigador del National Security Archive (NSA) de Washington, Carlos Osorio. "Yo les conté que existen 281 documentos que tienen que ver con descripciones de lo que fue la Operación Cóndor a través de elementos desclasificados", dijo Osorio a la agencia Efe en mayo del año pasado.

La mayoría de los imputados rechazaron defenderse, ni siquiera por videoconferencia, y muchos de ellos ya cumplen condena en sus respectivos países.

La Operación Cóndor fue un plan ideado por el general chileno Augusto Pinochet que coordinó la represión de la oposición política en las décadas de 1970 y 1980 por parte, sobre todo, de los regímenes dictatoriales de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.