Acuerdo salarial en industria láctea con correctivo a 12 meses

El convenio a dos años tiene innovaciones respecto a pauta oficial
La industria láctea tiene todo encaminado para sellar en las próximas horas la renovación de su convenio colectivo que venció en diciembre pasado. Luego de idas y vueltas, en las últimas dos semanas las negociaciones se encaminaron para la firma de un convenio a 24 meses de extensión, que tiene cierta flexibilidad respecto a las pautas recomendadas por el Poder Ejecutivo para la actual ronda de salarios.

El convenio prevé un primer ajuste de 3% retroactivo a enero y una segunda corrección de 4% a mitad de año. Además, se establece que a los 12 meses y en caso de que la inflación supere el 8% se abone un adelanto del correctivo de 0,82%. En enero de 2017 habrá un nuevo aumento de 3,5% y otro 3,5% en julio. En esa fecha se abonará un nuevo correctivo por inflación que se repite nuevamente al final del acuerdo en 2018.

La fórmula utilizada no se ata a los lineamientos dados por el Poder Ejecutivo e introduce innovaciones, por ejemplo en el caso de los correctivos, que en la fórmula oficial están planteados a 18 y 24 meses.

Ese es uno de los principales reclamos que ha planteado el PIT-CNT en un contexto de presiones inflacionarias crecientes. Es por eso que insiste en reducir los plazos de aplicación de los correctivos, un punto que hasta ahora ha tenido flexibilidad en muy pocos casos.
En rondas anteriores los correctivos se aplicaban generalmente cada seis meses o un año, de forma que el trabajador no viera deteriorado su nivel de ingreso real por un período mayor cuando la inflación superaba el centro del rango meta (5%).

Las partes volverán a reunirse mañana y en esa instancia seguramente se cierre el acuerdo que hoy cuenta con el visto bueno de las empresas y el gobierno, dijo a El Observador, el dirigente de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea, Heber Figuerola. El convenio también ya fue ratificado por los distintos sindicatos representativos de alrededor de 35 plantas de procesamiento de todo país.

La plataforma salarial que el sindicato tomaba como punto de partida era un acuerdo "puente" por el plazo de un año o dos con correctivos anuales. Desde un primer momento se negó a discutir un convenio por tres años, porque se entendía que con el esquema actual que recomienda el gobierno de ajustes nominales habría pérdida de poder adquisitivo.

El convenio también incluye la creación de una mesa sectorial integrada por trabajadores, empleadores y representantes del gobierno, que funcionará de forma periódica con el objetivo de monitorear la evolución de la actividad. Una de las reivindicaciones sindicales que quedó pendiente es la conformación de una bolsa de trabajo. El sector emplea en la actualidad a unas 5.000 personas.

En un contexto marcado por bajos precios internacionales y dificultades para colocar la producción la industria tuvo la semana pasada una noticia favorable, luego que Venezuela efectivizara el pago de US$ 30 millones con vistas a cancelar un saldo que era de unos US$ 70 millones. De esa forma, las exportadoras de quesos Calcar, Claldy y Pili pudieron cobrar sus saldos, mientras que a Conaprole se le amortizó una cuarta parte de la cifra que se le adeudaba.

Consultado sobre el tema, Figuerola indicó que es una buena noticia para el sector porque da "respiro", principalmente a las empresas cooperativas.

Populares de la sección