Administradoras de crédito ven un repunte, pero todavía cauto

Familias de ingresos medio-bajos compensan con préstamos caída en poder de compra
El financiamiento al consumo otorgado a las familias uruguayas por las administradoras de crédito interrumpió su tendencia a la desaceleración en el segundo trimestre del año. Sin embargo, un estudio realizado por uno de los principales agentes del mercado sostiene que los usuarios del sistema muestran señales "de estar adoptando decisiones de mayor prudencia", y atribuyen el incipiente repunte a un intento de los consumidores por compensar la pérdida de poder adquisitivo en su ingreso familiar.

"El mercado de crédito al consumo detuvo en el segundo trimestre la tendencia a la desaceleración que venía registrando en los últimos meses y logró cierto repunte, aunque eso no configura un quiebre de tendencia sino que aparece como una pausa de la misma", señalan los servicios técnicos de la administradora Pronto! en su Monitor del mercado de crédito al consumo correspondiente al segundo trimestre del año.

A través de un relevamiento que realizan entre los usuarios del mercado de crédito al consumo extrabancario –en general de ingresos medio-bajos y bajos– , señalan que el número de clientes que busca cancelar completamente sus deudas en el corto plazo viene en aumento, mientras que cada vez son menos los que esperan contratar nuevos préstamos en el futuro cercano.

En marzo, 13% de los usuarios del sistema tenía pensado cancelar la totalidad de su deuda en los próximos cuatro meses, mientras que en junio ese ratio trepó a 18%, el más alto en casi cuatro años. En tanto, la propensión a contratar créditos en el futuro se encuentra en 20%. Si bien esta tasa aumentó un punto porcentual respecto al primer trimestre, se mantiene tres puntos por debajo del cierre del año pasado y a una distancia mayor, de 13 puntos, respecto a marzo de 2015.

El estudio de la administradora muestra que "quienes responden que tienen intención de contraer un crédito en el futuro cercano, indican como principal destino las refacciones en el hogar. En segundo lugar figura la compra de vestimenta y en tercer lugar el pago de otros préstamos o tarjetas. En cuarto lugar figuran en el mismo nivel la compra de electrodomésticos o muebles y la compra o arreglo del vehículo".

También se ve un retroceso en el porcentaje del ingreso que los usuarios de administradoras de crédito comprometen a la hora de financiarse.

La relación entre la cuota mensual promedio y el ingreso viene en caída por segundo trimestre consecutivo, pasando de 31,8% en diciembre a 27,6% en junio, el nivel más bajo al menos desde fines de 2009. Por su parte, la relación entre el monto total adeudado y el ingreso bajó de 2,9 veces a 2,2 durante el mismo período.

Este nuevo escenario se acompaña con "un cierto repunte de la morosidad". Los técnicos señalan que "la dificultad de usuarios para pagar sus créditos puede llevar también a una actitud más cautelosa de la oferta de mercado". Esto implica que los prestamistas podrían ser más exigentes a la hora de conceder nuevos créditos y que se traduzca en un rechazo de usuarios con perfiles de riesgo más comprometidos o un aumento de las tasas de interés.

Con base en proyecciones que realiza Deloitte, el informe señala que el crecimiento del crédito al consumo en el total del sistema financiero podría alcanzar una tasa de 2,5% en términos reales este año, apenas por encima del desempeño que tuvo el año pasado.

La mediana de los economistas que contestaron en junio la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador proyectaron una contracción del consumo privado de 0,2% para este año. De cara a 2017, los especialistas prevén que el consumo retome un leve crecimiento de 0,1%, manteniéndose prácticamente estancado.

Los usuarios, por sexo y edad

Según muestra el informe del crédito al consumo elaborado por la administradora Pronto!, las mujeres están contrayendo su nivel de endeudamiento, mientras que los hombres lo están expandiendo en los últimos meses. A nivel de rangos de edad, los usuarios de entre 18 y 39 años aumentaron en el último trimestre su nivel de endeudamiento, mientras que en los segmentos de mayor edad hay una contracción.

Populares de la sección