Ahora, una constitución chavista

En el último año y medio de su mandato, nuestra señora de Kirchner acarició la idea de proponer una reforma de la Constitución

En el último año y medio de su mandato, nuestra señora de Kirchner y sus asociados acariciaron la idea de proponer una reforma de la Constitución. El argumento central era inmortalizar las supuestas conquistas sociales para que nadie osara retroceder sobre semejantes logros e infalibilidades. No lo logró totalmente, pero dejó por otras vías un grave campo minado de serios costos y daños.

Siguiendo con la impronta de la izquierda de copiar las mayores estupideces argentinas, el Frente Amplio avanza ahora con el mismo sueño y parecidos argumentos. Hay un contrasentido notable en esa idea: el populismo suele repartir beneficios en el corto plazo, que son maleficios en el largo plazo. Sería irresponsable condenar a la sociedad al estampar muchas de sus barrabasadas en la Constitución. Y el Frente Amplio –no hace falta ya pruebas– es una coalición populista de la más pura raigambre.

Con los continuos cambios en el escenario mundial, los gobiernos deben hacer lo que más convenga a sus países, no a su ideología. Plasmar esas ideologías sectoriales sobre aspectos concretos en una carta magna es condenar a futuros gobernantes a ataduras que no garantizan ningún derecho verdadero, ni ninguna conquista duradera. Para usar términos más comprensibles, el riesgo es condenar a Uruguay a la parálisis ideológica inducida, tras ponerlo de rodillas dentro de la región y dejarlo sin alternativas.

Porque el Frente, con la unanimidad de sus cuatro presidenciables, quiere justamente embretar a la sociedad uruguaya para que no tenga sino un solo camino: la dictadura a la venezolana. Eso surge claramente de la declarada pretensión de la supuesta reforma de apuntar a la integración con la Patria Grande, un disparate en el que nadie cree y que agoniza antes de nacer por obra de la realidad.

La Constitución ya tiene algunas hipotecas insalvables contenidas, como la garantía ad eternum del empleo público, que se han incorporado como la voz de Dios pero que implican rigideces que tornan muy difícil la adaptación a un mundo cambiante, y que llevan al atraso. Sería grave agregar más rigideces precisas y puntuales, cuando lo que se discute globalmente es la necesidad de flexibilizarlas, no de entronizarlas.

La idea de crear tal herencia jurídica forzosa es antidemocrática, totalitaria y ciertamente poco inteligente, para no decir poco patriótica, un adjetivo que al Frente no le interesa. Se puede esgrimir el falaz argumento de que en el futuro si el pueblo quiere puede hacer otra reforma. Simplemente es mentira y no permitirán hacerlo, con algunos de los métodos del posgrado dictatorial de Maduro. Tampoco suena serio el planteo de legislar cualquier extremismo porque si no funciona se podrá cambiar.

Una constitución no es un manifiesto partidario, ni una imposición de un gobierno a sus sucesores. Por eso es adecuado que trate de principios y garantías, pero no de derechos otorgados al por mayor irresponsablemente, sin contrapartidas ni obligaciones.

Tampoco es el reglamento interno de un partido o de una corriente ideológica o política. Transformar al presidente en una marioneta es una aspiración que es continuidad de algunas incoherencias que ya se han filtrado en el sistema político. El mecanismo de alianzas, el ilegal procedimiento de votación interna vinculante dentro del Frente, el debate permanente y por capas que criban cada decisión, más bien debe ser fulminado por una hipotética nueva constitución, no profundizado. Difícilmente esos procederes puedan denominarse democráticos, a pesar de que se esgrima ese adjetivo como una cruz frente a los vampiros que propongan eliminar la estudiantina gremialista como método de gobierno.

La futura constitución frentista pretende, según confiesan, condicionar al máximo los tratados de libre comercio que tanto temor parecen causar y atar a Uruguay a un mundo imaginario de perdedores. La idea es catastrófica. Plantarla en el texto constitucional es suicida.

Esta vieja confusión socialista de creer que la carta magna es un punteo de deseos y buenas intenciones, una lista de compras de bienestar y comodidad, ha dado terribles resultados y ha condenado a muchos pueblos no solo al atraso sino a situaciones extremas.

Por otra parte, el Frente ha demostrado su incapacidad absoluta para cumplir los compromisos del Estado con la sociedad que sí debería haber cumplido a toda costa: la seguridad y la educación por ejemplo, garantías elementales que ha licuado entre su garantismo, su dispendio y su incapacidad de gestión. Agregar ahora el derecho a la felicidad y similares, como todo populismo, no parece una propuesta seria.

–No es el momento –dicen algunos sectores frentistas para bajar la guardia de la población. Argumento oportunista si los hay, que muestra la poca solidez y convicción de la propuesta, que tiene solamente propósitos continuistas. Nunca es momento para crear semejante grieta en la sociedad oriental, que debe preocuparse y ocuparse de temas más acuciantes y concretos.

Porque al lanzar esta desesperada idea el Frente Amplio está aceptando que su tiempo y su momento han pasado y su oportunidad de realizar el sueño de la vieja guerrilla, el experimento tercermundista obsoleto de fusionar la Patria en la Patria Grande chavista, se está extinguiendo.

Por eso quiere sabotear la Constitución y transformarla en un campo minado. Como nuestra señora de Kirchner.

*Periodista, economista. Fue director del diario El Cronista de Buenos Aires y del Multimedios América.


Populares de la sección

Acerca del autor

Dardo Gasparré

Dardo Gasparré

Comentarios