Al menos 16 muertos en ataque a universidad de EEUU en Kabul

El incidente comenzó con un coche bomba y duró más de 10 horas
Al menos 16 personas murieron durante un ataque contra la universidad estadounidense de Kabul, que duró más de 10 horas y durante el cual los estudiantes lanzaron continuos pedidos de auxilio.
El ataque contra el centro terciario, que recibe a casi 1.700 estudiantes, no fue reivindicado hasta el momento por ninguna organización terrorista.

"Dieciséis personas, entre las cuales hay ocho estudiantes, murieron y otras 53 resultaron heridas", indicó el portavoz del ministerio de Salud, Waheed Majroh, y añadió que algunos se encuentran graves. Un balance anterior mencionaba doce muertos.

El número de agresores no está claro, pero la policía de Kabul indicó haber matado a dos de ellos durante su operativo en el campus al amanecer.

El ejército afgano, asistido por consejeros militares de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, rápidamente rodeó el recinto.

El ataque comenzó a la noche del miércoles con la explosión de un coche bomba frente a la entrada de la universidad. De inmediato, decenas de soldados rodearon el centro de estudios e ingresaron en busca de atacantes y eventuales rehenes.

"Hemos terminado la operación. Dos atacantes fueron abatidos", explicó ayer al amanecer el jefe de la policía judicial de Kabul, Fraidun Obaidi.

Cientos de estudiantes habían quedado atrapados en el ataque –la universidad suele estar repleta a la noche con los jóvenes que trabajan durante el día y cursan estudios vespertinos– y fueron liberados progresivamente durante la madrugada, de acuerdo con reportes de prensa.

"Estamos encerrados en un salón de clase (...) Escuché explosiones, hay disparos cerca de aquí. Nuestra clase está llena de humo y de polvo, estamos atrapados en el interior y tenemos mucho miedo", relató telefónicamente un estudiante contactado por la AFP mientras el ataque continuaba.
Otros estudiantes lanzaron desesperados mensajes de ayuda por Twitter, entre ellos Massud Hossaini, fotógrafo de Associated Press y ganador del premio Pulitzer.

"Con unos amigos hemos escapado, pero muchos otros compañeros y profesores están bloqueados adentro" escribió el fotoperiodista.

La universidad estadounidense de Afganistán comenzó a trabajar en 2006. Tiene intercambios con las universidades de Georgetown y Stanford entre otras, y se presenta como la "única universidad privada, sin fines de lucro y mixta" de Afganistán, país en el cual hombres y mujeres están generalmente segregados.

Este ataque se produjo dos semanas después del secuestro de dos profesores de esa misma universidad privada, uno estadounidense y el otro australiano, de los cuales todavía se ignora su paradero.

Al mismo tiempo, los talibanes han lanzado una ofensiva contra el gobierno afgano sostenido por Occidente y han multiplicado los atentados en todo el país. Los insurgentes amenazan actualmente la ciudad de Lashkar Gah, capital de la provincia de Helmand, defendida por tropas leales a Kabul con apoyo estadounidense.

Helmand es una de las regiones donde se cosecha la amapola, base del opio y que sirve para financiar la insurrección de los talibanes. Miles de civiles han huido de los combates en esa región en las últimas semanas, generando una crisis humanitaria por la falta de alimentos y agua.

Los talibanes amenazan también otra capital provincial, Kunduz, nudo estratégico en el norte del país y que habían ocupado circunstancialmente el año pasado, en lo que constituyó su mayor victoria militar desde que fueron desalojados del poder por la invasión de tropas occidentales en 2001.
Las fuerzas de la coalición internacional aseguran que ninguna de las dos ciudades, ni Kunduz ni Lashkar Gah, corren el riesgo de caer en manos de los talibanes.

Fuente: AFP

Populares de la sección