Alas Uruguay acuerda venta a chilena LAW

Si la operación se concreta, la plantilla de trabajadores se recortaría a la mitad de manera inicial
Alas Uruguay empezó a volar en enero de este año. Pero el anhelado despegue de la empresa no terminó con los obstáculos que había enfrentado en los años previos al inicio de sus operaciones. En las últimas semanas se alcanzó el punto más duro, cuando dejó de realizar vuelos. El 24 de octubre comunicó en una nota enviada a la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia) su decisión de suspender las operaciones por 60 días. En su cuenta de Twitter adujo que la medida respondía a "razones operativas".

Para ese momento, Alas Uruguay –que nació luego del cierre de la aerolínea de bandera Pluna en julio de 2012 a impulso de un grupo de extrabajadores de la histórica aerolínea– solo estaba volando el puente aéreo entre Montevideo y Buenos Aires con un único avión. Una semana antes había dejado de operar la ruta entre la capital uruguaya y Asunción, la otra que realizaba.

La aerolínea –que comenzó a volar gracias a una línea de crédito de US$ 15 millones que le otorgó durante la administración de José Mujica el Fondes– arrastra problemas financieros desde hace tiempo. La cooperativa uruguaya tiene deudas con proveedores por US$ 4,9 millones y salariales por unos US$ 200 mil correspondientes a dos meses, informó El Observador días atrás, a las que se suma la totalidad del préstamo del Fondes.

Con ese escenario, los responsables de la aerolínea salieron a buscar –como ya habían intentado sin resultado tiempo atrás– un socio para poder seguir en el aire. Ayer se conoció que Alas Uruguay y la joven aerolínea chilena Latin American Wings (LAW) alcanzaron un "acuerdo marco" como "primer paso para su integración", según anunció la trasandina en un comunicado. Esto está "supeditado" al visto bueno del gobierno uruguayo, agrega el texto.

LAW busca así "iniciar formalmente un proceso de revisión de antecedentes en su par uruguaya, con la finalidad de poder materializar en el corto plazo la operación que involucrará el pago de los pasivos que actualmente mantiene" Alas Uruguay.

El comunicado indica que para esto la chilena deberá comprar la totalidad del paquete accionario de la aerolínea autogestionada. A esto se suman los salarios adeudados a los trabajadores, pero se aclara que en un "inicio" se garantizará un "mínimo" de 75 puestos de trabajo, 50% menos de los 150 empleados que hasta la suspensión de operaciones se desempeñaban en la compañía.

De concretarse la venta –de la que no se conocen detalles–, la chilena tendría hasta enero de 2018, cuando se vencen los dos años de gracia de la línea de crédito otorgada por el Fondes, para comenzar a devolver los US$ 15 millones que fueron prestados a Alas Uruguay. Eso le garantizaría cerca de un año de operativa sin asumir el peso principal de la deuda contraída por la cooperativa.

"En el caso de que la auditoría legal y financiera de Alas Uruguay avance correctamente, se espera que la aerolínea vuelva a operar a la brevedad, teniendo como prioridad el restablecimiento del puente aéreo entre la ciudad de Montevideo y el aeropuerto de Aeroparque en Buenos Aires, lo que se enmarca en la estrategia de LAW de expandir su presencia en América Latina", señala el comunicado divulgado ayer.

Cuando inició su actividad, Alas Uruguay llegó a contar con tres aviones arrendados, aunque solamente logró poner en operación a dos. En julio perdió el primero de los que llegaron a volar, mientras que el segundo que nunca operó partió a fines de octubre, y el último a comienzos de este mes, días después de la suspensión de actividades.

Quién es LAW

LAW es un nuevo jugador de la industria aeronáutica. De hecho, nació en enero pasado, el mismo mes en que Alas Uruguay empezó a volar. La aerolínea chilena –en la que trabajan 145 personas– cubre hoy Punta Cana, La Romana, Lima y Puerto Príncipe.

En una nota publicada en el diario chileno El Mercurio en diciembre de 2015, se indica que la compañía es propiedad de "varios" socios, "liderados" por Andrés Dulcinelli, quien ocupa el cargo de gerente general. "Los otros socios son abogados, altos ejecutivos de la industria aseguradora, de la construcción y pilotos de aerolíneas del Medio Oriente", precisaba el matutino en ese entonces. La inversión inicial fue de US$ 3 millones, se agregaba.


Populares de la sección