Alimentación complementaria en lactantes vegetarianos y veganos

Qué se debe tener en cuenta al introducir alimentos sólidos cuando se decide que el niño siga una alimentación vegana o vegetariana
La alimentación complementaria es el conjunto de alimentos que complementan la lactancia materna o fórmula artificial a partir de los seis meses de vida. Hasta los seis meses la leche debe ser el alimento principal del bebé y a partir de allí se comienzan a introducir alimentos sólidos, mas estos no deben sustituir la lactancia.

Según la Academia Americana de Nutrición y Dietética una alimentación vegana o vegetariana es adecuada para bebés y niños pequeños, siempre que esta esté bien planificada. Es importante que las familias reciban orientación nutricional de un profesional para que los niños puedan beneficiarse de este tipo de alimentación.

Las principales recomendaciones en cuanto a los grupos de alimentos a introducir en lactantes vegetarianos o veganos son:

Verduras: hay solo dos verduras con las que se debe tener cierto cuidado, son la espinaca y la acelga, pues tienen alta cantidad de nitratos y oxalatos y no son convenientes en niños muy pequeños.

Frutas: se pueden ofrecer todas desde un principio. También se pueden ofrecer jugos naturales hechos en casa.

Legumbres: son ricas en proteína vegetal, hierro y zinc. Se consideran legumbres las lentejas, garbanzos, alubias, soja y derivados, etc. Se recomienda introducirlas a los 9 meses y que se sirvan junto con verduras, ya que la vitamina c proveniente de las mismas hace que se absorba mejor el hierro.

Cereales: este grupo lo componen el pan, el arroz, el cous cous, la pasta, la polenta, la quínoa (es un pseudocereal). Actualmente se recomienda no retrasar la introducción de gluten, sobre todo cuando el niño toma leche materna, pues parece que esta favorece la tolerancia al mismo. Si el niño no es celíaco ni tiene una intolerancia demostrada no hay motivo para hacer una dieta sin gluten.

Frutos secos y semillas: una vez que el niño ha incorporado todos los alimentos se pueden empezar a añadir a la dieta, siempre triturados o en crema y nunca enteros. Puede añadirse tahini o crema de sésamo al hummus o a cualquier puré de verduras.

Lácteos y huevos: los niños ovo lacto vegetarianos pueden consumir 3 o 4 huevos por semana a partir de los 6 o 7 meses. Es importante que estén bien cocidos. Aportan proteínas al igual que los lácteos. Durante el primer año de vida el lácteo principal es la leche materna. Pero para mejorar el aporte de calcio se debe agregar a la dieta yogur, queso fresco, ricota, leche en polvo, postres de leche, flanes, etc.

Aceites: siempre es conveniente agregar una cucharada de aceite al final de la cocción, sobre todo los ricos en omega 3 como el de canola y el de soja.

Suplementos: todos los niños nacidos a término y hasta los 24 meses de vida deben ser suplementados con hierro medicamentoso y con Vitamina D desde los primeros días de vida. A partir de los seis meses los bebés veganos deberían empezar a recibir un suplemento de vitamina B12 que complemente la que reciben a través de la leche. Las madres que dan pecho deben asegurarse de recibir un aporte importante de esta vitamina para garantizar buenos niveles en la leche. Una dieta vegana o vegetariana bien planificada proporcionará el resto de vitaminas, minerales y otros nutrientes que el bebé necesita a esta edad.


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: Alimmenta