Alimentos para evitar en situaciones de estrés

Cuando el estrés se instala, a la hora de comer se recurre a alimentos que, justamente, se deben evitar

Alimentos ricos en grasas, azúcar, sal, alcohol y cafeína se deben controlar cuando se está en un pico de estrés, precisamente porque es el momento en que su consumo suele aumentar. Picar entre horas, comer mal, comer frío, comer rápido, son errores en los que se suele caer por falta de tiempo, y eso genera más ansiedad y, consecuentemente, malestares gastrointestinales o de otra índole. Para lograr estar más relajado, se debe invertir un tiempo para comer bien, caliente, sentado, tranquilo, sin pensar en las tareas que quedan por realizar.

Si se sufre de estrés, se debe evitar consumir en exceso los siguientes alimentos:

  • Alcohol: cuando se exceden los límites recomendados, su consumo puede provocar un estado de ansiedad mayor, sin mencionar los efectos nocivos que tienen estas bebidas en la salud emocional y física.
  • Cafeína: tanto la cafeína como la teína son sustancias estimulantes y, cuando se consumen en exceso, pueden afectar la concentración y el descanso nocturno, lo cual genera aún más cansancio y, en consecuencia, más estrés.
  • Azúcar: recurrir a alimentos ricos en azúcar es también común en situaciones de estrés. Pero cuando se abusa de los mismos, se entra en un ciclo de consumo que aumenta el estrés y la ansiedad.
  • Sal: el sodio es un mineral que se encuentra naturalmente en la mayoría de los alimentos, pero algunos pueden tener un agregado excesivo. Este exceso provoca un aumento en la presión arterial, factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares. Las personas con mucho estrés ya tienen un riesgo mayor de sufrir infartos y enfermedades relacionadas. Por eso, deben disminuir su consumo de sodio en la dieta.
  • Grasas: llevar una dieta excesiva en grasas puede traer como consecuencia tanto un aumento de peso corporal como otras enfermedades asociadas (problemas cardíacos, aterosclerosis, hipercolesterolemia, etc.).
  • Chocolate: es, probablemente, el alimento más buscado cuando de cansancio, estrés o desánimo se trata. Esto es debido a que su consumo estimula la liberación de serotonina y endorfinas sedantes que mejoran el humor y el estado anímico. Sin embargo, hay que tener en cuenta sus niveles de azúcar, grasas y cafeína y, por lo tanto, moderar su consumo.

En resumen, hay que comer bien, aun cuando se está bajo mucho estrés. Existen alternativas sanas de comidas rápidas a las que se puede recurrir. Tomarse un tiempo para comer y no saltear tiempos de comida son otros factores necesarios para lograr una mejor alimentación.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: Alimenta tu bienestar

Populares de la sección