Allanan empresas en Brasil por corrupción en obras ferroviarias

Las indagadas ya estuvieron involucradas en escándalo de Petrobras
La policía federal de Brasil allanó ayer las oficinas de al menos 12 compañías de infraestructura en busca de evidencia sobre una presunta red de corrupción vinculada a proyectos ferroviarios, informó el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE), el órgano regulador antimonopolio de Brasil.

El organismo no especificó dónde se llevaron adelante los allanamientos, pero informó que la Policía brasileña sospecha que grandes firmas constructoras eran miembros activos de la supuesta red, entre ellas Odebrecht SA, OAS SA y Andrade Gutierrez SA, que ya fueron vinculadas a casos de corrupción en la industria petrolera del país.

La investigación, que comenzó en febrero, se basa en testimonios obtenidos tras acuerdos de delación compensada con la constructora Camargo Correa SA, uno de los objetivos de una investigación sobre fijación de precios en la petrolera con presencia estatal Petrobras.

Una portavoz de Andrade Gutierrez dijo que la compañía seguirá colaborando con la investigación. Representantes de Camargo Correa, Odebrecht y OAS no respondieron inmediatamente a solicitudes de comentarios realizados por la agencia Reuters.

Según el CADE, el cartel ferroviario estaba activo desde el año 2000 y podría haber involucrado hasta a 37 empresas. La agencia afirmó que hay fuertes señales de que las constructoras se pusieron de acuerdo para elevar el precio de inversiones clave, como el ferrocarril Norte-Sur, un proyecto retrasado desde hace tiempo que facilitaría los envíos de maíz y soja a través del país.

La Policía dijo en febrero que Camargo Correa admitió haber pagado sobornos al ex presidente de la estatal Valec, responsable de la construcción de las líneas férreas. La confesión fue parte de un acuerdo con fiscales el año pasado por el que se convino pagar más de 800 millones de reales (US$248 millones) en multas e indemnizaciones.

Decenas de ejecutivos de las mayores empresas de ingeniería de Brasil fueron encarcelados por arreglos para cobrar de más a Petrobras y usar ese dinero para sobornar a ejecutivos de la petrolera y a políticos, muchos de los cuales forman parte del gobierno del presidente interino Michel Temer.

La ferrovía Norte-Sur, de 1.150 kilómetros y que va desde el estado interior de Goiás al estado costero de Maranhão, comenzó en la década de los ochenta y aún no está completamente operativa. El gobierno de Temer planea otorgar el tramo norte, entre Barcarena e Itaqui, a un operador privado, dijo el martes el ministro de Transportes, Maurício Quintella.

La corrupción "mata"

El presidente de la ONG Transparencia Internacional, José Carlos Ugaz, alertó el miércoles durante una visita a Brasilia que la corrupción en Brasil "mata" y que el caso descubierto en la petrolera estatal Petrobras sobrepasa fronteras "inimaginables".

El jurista se reunió el lunes en Curitiba con el juez federal Sergio Moro, responsable del caso de corrupción descubierto en Petrobras, y el martes, de visita en la capital brasileña, fue recibido por una comisión de diputados.

"La gran corrupción mata" y "la internacionalización y el impacto de la Operación 'Lava-Jato' (como se conoce al caso Petrobras) está sobrepasando cualquier frontera que se quiera imaginar. Las investigaciones tienen que ir hasta el fin, caiga quien caiga. Nadie está encima de la ley", dijo el jurista, de origen peruano.

"Brasil está siendo observado por el mundo con su capacidad de enfrentar un caso inmenso de corrupción sistémica y estructural. Ese esfuerzo no puede parar por cuenta de una guerra política", afirmó Ugaz.

Fuente: Agencias

Populares de la sección