Almagro: "Las dictaduras no caen por sí solas"

El secretario general de la OEA dijo que la intervención del organismo busca que haya elecciones libres en Venezuela
El Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, está convencido de que la única forma de que Venezuela supere su crisis política es convocando a elecciones libres y sin candidatos proscriptos como los que el gobierno de Nicolás Maduro viene sacando de circulación.
Almagro, a diferencia de Tabaré Vázquez, entiende que en Venezuela "no funciona" la separación de poderes y por eso habla de "régimen de facto". El jerarca pidió a Maduro parar la represión. Para la entrevista, El Observador le envió a Almagro las preguntas por mail.

Usted denunció varias veces lo que, considera, es una falta de democracia en Venezuela ¿Cómo se sale del escenario actual?.
El único camino hacia adelante de Venezuela es su redemocratización. Ahora se trata de frenar la violencia y la ola de asesinatos contra el pueblo, garantizar un cronograma electoral sin presos políticos ni proscripciones, devolverle la legitimidad a las instituciones, garantizar la independencia de poderes y así evitarle más sufrimientos al pueblo de Venezuela.
La aplicación de la Carta Democrática Interamericana ha permitido siempre a la OEA establecer un marco constructivo de trabajo para lograr que el país afectado deje su crisis atrás.

La solución es que el presidente Nicolás Maduro llame a elecciones, dijo usted. En ese caso ¿serían a fines de 2018 o piensa que habría que adelantarlas?
Venezuela vive hoy en un régimen de facto, sin respeto a las libertades fundamentales, ya se ha violado el cronograma electoral previsto en la Constitución de manera que es imposible volver atrás.
Hay que tener en cuenta que el año pasado le dio un portazo–en un hecho autoritario sin precedentes– al derecho constitucional de la gente al referendo revocatorio. El régimen tampoco convocó a las elecciones regionales previstas para el año pasado.
Por ello, lo que se necesita es un cronograma electoral integral que legitime a un nuevo gobierno y le permita al país salir de la crisis institucional, política, económica y financiera que sufre.
Las elecciones regionales serían una medida cosmética que no permitiría ni redemocratizar el país ni legitimar a su gobierno, como para empezar a implementar las medidas que son necesarias para sacar al país de la situación en la que está.

De haber elecciones hoy los principales líderes de oposición están presos o proscriptos. Me refiero a Henrique Capriles, Leopoldo López y Corina Machado. ¿Ese tipo de elecciones no le convencen, supongo?
Así es, como recién subraye, elecciones libres, sin presos políticos ni personas proscritas, basadas en el sufragio universal y secreto, con instituciones electorales confiables para todos y con observación electoral internacional. Son el único tipo de elecciones que le sirven a Venezuela hoy.

La cancillería uruguaya piensa que expulsar a Venezuela de la OEA sólo la aislará pero el problema seguirá. Pasó con Cuba cuando fue suspendida y los hermanos Castro siguieron con su régimen. ¿Será así en este caso?
La pregunta mezcla situaciones y episodios diferentes. Cuba fue expulsada de la OEA en el marco de la guerra fría y por razones de carácter ideológico que nada tienen que ver con la realidad de Venezuela hoy. En ese momento no existía la Carta Democrática Interamericana.
Venezuela es un país signatario de la Carta Democrática, y el régimen tiene el deber de responder ante la alteración del orden democrático de ese país, constatada por la OEA y su Consejo Permanente. El procedimiento que establece la Carta es de construcción, por el cual se deben buscar mecanismos para la restauración de la independencia de poderes, liberar a los presos políticos, eliminar proscripciones, elegir un nuevo
Tribunal Supremo de Justicia, y asegurar elecciones presidenciales y regionales libres y con escrutinio internacional.
Todo ello al tiempo que se abre un canal humanitario para ayudar a la gente en Venezuela.
Las dictaduras no caen por sí solas, sino a partir del desarrollo de dinámicas internas y de la presión regional basada en los principios de la OEA. Todos los episodios dictatoriales que se han trabajado en este marco de principios han llevado al único camino para dejar atrás una dictadura: elecciones.

Tabaré Vázquez opinó que en Venezuela hay democracia porque funcionan los tres poderes.¿Cuál es su comentario sobre eso?
Nosotros hemos señalado que no funciona la separación de poderes en Venezuela y hemos descrito la crisis institucional que hay. Lo hemos hecho con precisión en un trabajo de dos informes extensos –que son públicos y se pueden leer en la página web de la OEA–, uno de 132 páginas, otro de 75 páginas, en los cuales exponemos la situación política, social y económica que vive Venezuela.
La posición de Uruguay queda clara en la reciente resolución de la OEA que señala que en Venezuela hay una alteración del orden democrático.
Además, firmó la declaración del G15 que reconoce la existencia de presos políticos en Venezuela y el comunicado emitido el lunes 17 de abril, que exhorta al gobierno a garantizar el derecho a la manifestación pública y a definir el cronograma electoral que permita una solución a la grave crisis que se vive en Venezuela.

Es consciente de que su posición sobre Venezuela lo alejó de José Mujica y del MPP. ¿Se arrepiente del camino que tomó distanciándose de su sector?
No me siento para nada alejado del ex presidente Mujica, ni del MPP. Sé, y me consta, que hay gente allí que siente la defensa de la democracia y los derechos humanos como yo. Tampoco me arrepiento de nada, sigo siendo el mismo. Yo no puedo especular mis pasos políticos en función de si caerán simpáticos o no porque esto no tiene nada de personal, es un trabajo esencialmente institucional. Como Secretario General mi actuación se enmarca en la Carta Democrática Interamericana –en mi opinión la Constitución de las Américas– y en la Carta de la OEA, y no me puedo callar cuando en un país de la Organización hay un atropello flagrante a las instituciones democráticas, en medio de una crisis humanitaria sin precedentes.

"Sentí vergüenza" de la FEUU

Cómo recibió la crítica de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUU) contra usted y Diego Cánepa?.
Como uruguayo sentí vergüenza de la declaración de la FEUU, que tuvo un aspecto cómico que a la vez es trágico y es que estaban tan mal informados que incluyeron en la declaración de 'persona non grata' a alguien que hace meses no trabaja conmigo.
Esa desinformación permea el resto del comunicado. Una declaración de "cipayo" que demuestra un enorme atraso político e ideológico, obviamente no me afecta.
En segundo lugar, el único ataque a la soberanía es el del régimen bolivariano contra su pueblo. Pero además violan un principio básico de solidaridad entre estudiantes, hay un silencio cómplice respecto a los asesinatos de estudiantes por parte del régimen, a la tortura de estudiantes, a la prisión política de estudiantes y a la represión contra estudiantes en las manifestaciones por parte del régimen. Eso constituye probablemente lo más indigno que he visto en la política.

Populares de la sección

Acerca del autor