Alza de encajes bancarios retirará US$ 710 millones del mercado

El presidente del BCU, Mario Bergara, dijo que la medida busca incidir en las expectativas
A casi una semana de conocido el último dato de inflación, que rompió la barrera psicológica de los dos dígitos, el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, hizo ayer su primera presentación pública, con un discurso que volvió a reivindicar la necesidad de mantener el equilibrio de objetivos de política económica como prioridad.

Con una presentación titulada "Ni sobrereacción, ni parálisis: mantener el rumbo", que desarrolló por casi una hora en el marco del ciclo de almuerzos organizados por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM), Bergara repasó ante empresarios y distintas autoridades de gobierno el contexto en que se mueve la economía uruguaya y el enfoque de políticas que se desarrollan en esa realidad.

En ese marco, el presidente del BCU anunció un aumento de los encajes bancarios, una medida que buscará mitigar el aumento del Índice de Precios al Consumo que en febrero llegó al 10,23% en la medición interanual.

La medida aprobada ayer por el directorio de la autoridad monetaria implica un incremento del porcentaje de depósitos que de forma obligatoria las instituciones financieras deben mantener inmóviles en el BCU. Para las colocaciones en pesos con plazo contractual menor a 30 días el porcentaje pasa de 23% a 28% y en los depósitos en dólares con plazo de hasta 180 días, de 26% a 28%.

En teoría, la medida restringe la capacidad de los bancos para prestar dinero, no solo afectando el volumen de financiamiento a las familias y empresas, sino también encareciendo el acceso al crédito. Eso contribuye a reducir la cantidad de dinero en circulación y a través de una menor demanda de bienes y servicios, quitarle presiones a la inflación.

Estas modificaciones suponen que las instituciones financieras deberán inmovilizar aproximadamente US$ 710 millones, dijo a El Observador el economista de CPA Ferrere, Alfonso Capurro.

De esa cantidad, unos US$ 450 millones corresponden a depósitos en moneda extranjera y el resto a depósitos en pesos. Capurro añadió que los cambios introducidos en los distintos tramos hacen que el 90% de los depósitos estén sujetos a modificación de encaje.

"No queríamos dar la señal de que el encaje en moneda extranjera fuera menor que el de moneda nacional porque tampoco es la intensión dar incentivos a la dolarización. Por eso es que también subimos para equiparar los encajes en moneda extranjera", argumentó Bergara.

"En el costo del funcionamiento financiero no va a tener mayor impacto, pero sí en el terreno de las señales y las expectativas; y también probablemente sobre la liquidez en moneda nacional que hay en el mercado y que hoy está operando y haciendo ruido en el mercado cambiario. Aquí lo que pretendemos es que también esa reducción de liquidez en moneda nacional contribuya a suavizar la volatilidad en el mercado cambiario.

El Observador se comunicó ayer con el director ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados del Uruguay, Jorge Ottavianelli, quien señaló que el tema está siendo evaluado, por lo que prefirió no hacer declaraciones sobre la medida dispuesta por el BCU.Esta es la primera medida monetaria con el objetivo de moderar las presiones inflacionarias, luego de que el indicador superara el 10%.

Otra que está en carpeta es la aplicación de una mayor restricción del volumen de dinero en circulación, cuyos detalles serán definidos en la próxima reunión del Comité de Polítca Monetaria (Copom) prevista para el mes de abril.

El agregado monetario M1' –compuesto por la emisión de dinero en poder del público, y depósitos a la vista y en cajas de ahorro en el sistema bancario– desaceleró su aumento interanual en el promedio de los tres meses cerrados a enero y pasó de un incremento de 6,2% en el último cuarto de 2015 a 5,8% en el período considerado (noviembre-enero), según los últimos datos divulgados por el BCU.

La evolución quedó por debajo del rango indicativo de crecimiento definido por Copom en diciembre entre 7%-9% para los tres primeros meses del año. El Copom había explicado en un comunicado de diciembre pasado que el crecimiento por debajo del rango meta es "debido a la caída que se ha verificado en la demanda de dinero, ocasionada por el menor dinamismo de la economía y un sensible cambio de portafolio de los agentes económicos".

Entre la "estantería" y los "platitos chinos"

Aunque esta vez no mencionó la idea de los platitos chinos, el titular del BCU volvió a hacer hincapié en la necesidad de tener políticas económicas consistentes para sostener el equilibrio de objetivos en el tema cambiario, inflacionario, fiscal y de estabilidad financiera. Bergara dijo que con la inflación en 10% "hay lugar" para la discusión política y "eso es una muestra de madurez de la sociedad uruguaya". Sin embargo, consideró que "tampoco hay que sobrereaccionar" por una suba de los precios mayor al 10%.

"Acá no se está cayendo la estantería. Estamos absorbiendo una adecuación de precios relativos muy importante condicionada por lo que está pasando en el mundo". Agregó que la inflación es hoy un objetivo "más prioritario" que antes y descartó una ampliación del rango meta establecido por el BCU, de entre 3% y 7%, debido a que no sería una señal adecuada.

Salarios y crecimiento


Aunque aclaró que no lo considera como "un demonio metido en la formación de precios" , el presidente del BCU, Mario Bergara destacó ayer que en el último año el salario real creció 1,5%, lo que demuestra una "clara adecuación" de los ingresos al contexto de desaceleración de la economía.

Populares de la sección