American Gods: extraño Olimpo de dioses

Cautivante, atrevida y enigmática: así es American Gods, una serie original de Amazon Prime Video que presenta una propuesta diferente y ambiciosa
American Gods puede ser la mejor razón para acceder al servicio de streaming Amazon Prime Video, que se lanzó en Uruguay en diciembre pero que no cuenta con un catálogo demasiado profundo para esta zona del planeta. Esta nueva serie, de la que van emitidos apenas tres capítulos, es sin embargo una de sus producciones más recomendadas y, a juzgar por los comentarios que generó hasta ahora, una de las mejor recibidas y más polémicas del contexto actual.

Basada en la novela homónima del escritor e historietista inglés Neil Gaiman, la serie tiene como premisa que toda deidad o ser mitológico (sin importar panteón, religión o procedencia) es real, y tiene una presencia física en el mundo. Los dioses "viejos", como los nórdicos, egipcios o griegos, corren el riesgo de desaparecer ante el avance de los nuevos dioses: la tecnología, los medios y la globalización.

Quien lidera a las antiguas deidaes es el señor Wednesday, nada menos que Odín, el dios nórdico (cuyo nombre en esta historia proviene del orígen inglés del día miércoles, Woden's day, el día de Odin), encarnado por Ian McShane, quien contrata como guardaespaldas al exconvicto Shadow Moon (Ricky Whittle), que se verá envuelto en los duelos entre estos seres.

La relación entre estos dos personajes opuestos es uno de los hilos conductores más importantes y efectivos de la saga, mientras recorren Estados Unidos reclutando divinidades con mayor o menor éxito y cruzándose con duendes irlandeses, malignas entidades eslavas y muertos que se levantan de la tumba.

Otro elemento importante de la narrativa a tener en cuenta es que los dioses existen porque los humanos creen en ellos, algo que se refuerza al comienzo de cada capítulo con un segmento independiente que presenta diversas situaciones vinculadas con el rezo y las creencias, que ilustran cómo dioses puntuales llegan a Estados Unidos: Odín con los vikingos que exploraron América del Norte en la Edad Media, el dios africano Anansi con los esclavos traídos desde allí, y así sucesivamente.

La serie tiene un ritmo propio: hay varias sorpresas y revelaciones, pero al mismo tiempo se siente como una historia que avanza lentamente, y en la que todo lo que se muestra sucede por una razón que quizá no se revele inmediatamente.

Si bien series como Game of Thrones (con la cual se emparenta por su estilo, orígen literario y condimentos fantásticos mezclados con relatos de poder) ya han acostumbrado al público moderno a ver sexo y violencia, American Gods tampoco ha tenido tapujos en mostrar escenas explícitas de sexo homosexual o una secuencia en la que la diosa del amor Bilquis se traga a un hombre por su vagina.

En ese sentido, la serie no tiene problema en mostrar desnudos completos, tanto masculino como femeninos –algo poco habitual en la pacata televisión estadounidense y que seguramente no pasaría si American Gods saliera en una cadena tradicional–, un aspecto que no hace ni deshace a la serie pero que la hace sentir más genuina.

American Gods tampoco teme, al igual que el libro, utilizar en su elenco a personajes como Jesús, que en esta versión de la historia tiene un rol mayor, ya que la adaptación no es estricta; de hecho Gaiman creó nuevos personajes para esta adaptación y modernizó algunos con respecto a su texto, publicado originalmente en 2001.

Poco tiempo le costó a American Gods adjudicarse una segunda temporada, confirmada dos semanas después de su estreno, el 30 de abril. Si bien ya se anunció que la adaptación literaria solo cubrirá hasta allí, con todas las posibles continuaciones creando su propio camino, la lectura previa del texto de Gaiman no es necesaria (al igual que sucede con Game of Thrones), y esta serie –que desafortunadamente no tendrá una gran masividad aquí dada la poca penetración que tiene el servicio de streaming de Amazon– es de los más atractivo, extraño y atrapante que se ha estrenado hasta ahora en 2017.

Atención a:

Ian McShane
Ian McShane

El veterano actor británico tiene un papel hecho a medida en el señor Wednesday, el dios Odín.

Gillian Anderson
GIllian Anderson

La actriz conocida por su trabajo en Los archivos X tiene un pequeño pero disfrutable rol.

Los diseños
American Gods

Cada dios nuevo o viejo es presentado de forma que referencia a su folclore e identidad.



Populares de la sección

Acerca del autor