Amodio Pérez no pudo viajar por tener pendiente un cierre de fronteras

Tenía permiso de la Suprema Corte para salir y denunció "maniobra" del Ministerio del Interior
El extupamaro Héctor Amodio Pérez, no pudo salir de Uruguay, a pesar del permiso judicial y el visto bueno del fiscal de Corte que le otorgaron para viajar a España. Ante esa situación, denunció "maniobras" del Ministerio del Interior para evitar su salida del país.

Fuentes de ese ministerio comentaron a El Observador que Amodio Pérez no se presentó en el aeropuerto el día que tenía que embarcar (8 de diciembre de 2016) y confirmaron que para la Dirección Nacional de Migración, está vigente una orden de cierre de fronteras.

Otro punto que comentaron las fuentes, es que Amodio Pérez utilizaría un pasaporte, no con ese nombre sino el de Walter Correa Barboza –la identidad que le dio la dictadura cuando abandonó Uruguay– y Migración, en cumplimiento de normas internacionales, no lo podría dejar abordar un avión.

El Observador consultó a la directora de Migración, Miryan Coitinho quien prefirió no hacer comentarios argumentando que se trata de información legalmente protegida que no es posible proporcionar.

Periplo

Amodio Pérez había comprado el pasaje para ir a Madrid (pagó unos US$ 800 que finalmente perdió) para estar con su familia en las fiestas de fin de año.

El viaje había sido autorizado por la Suprema Corte de Justicia luego de recibir una opinión favorable del Fiscal de Corte, Jorge Díaz, según contó el exguerrillero a El Observador.

La partida a Madrid estaba marcada para el 8 de diciembre y su regreso no podía excederse del 15 de enero de 2017.

El día antes de viajar, "un amigo" de Migraciones le avisó que no lo dejarían salir del país.
"La excusa", dijo el extupamaro, fue que aún tenía pendiente un pedido de cierre de frontera emitido por el juzgado 14.

Sin embargo, explicó, si bien su causa estuvo en ese juzgado y también en el penal 16 a cargo de la jueza Julia Staricco, "fue unificado" y hoy sigue su trámite en ese último juzgado.
"Todo esto no puede ser una suma de errores". "¿Todos se equivocan conmigo?, dijo Amodio Pérez al recibir a El Observador en su domicilio, sobre el que pidió no revelar la dirección.

"La jueza Staricco se equivocó al procesarme indebidamente", "se equivocó la fiscalía que no dijo que la causa estaba unificada luego de pasar por dos juzgados", y "se equivocó la Suprema Corte de Justicia que el día en que yo viajaba echó para atrás y volvió a preguntar al Fiscal de Corte si el levantamiento del cierre de frontera comprendía también al juzgado 14 y no sólo al 16. Eso no correspondía porque la causa se había unificado", afirmó el extupamaro.

Tras esos episodios ocurre "la maniobra" de la Dirección Nacional Migración, dice Amodio Pérez, de una dependencia del Ministerio del Interior comandado por Eduardo Bonomi, un excompañero de guerrilla.

"Esto no fue un error", insistió quien es acusado de "traidor" por la cúpula del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, por haber colaborado con los militares en identificar guerrilleros que aún no habían sido apresados.

Al otro día en que Amodio Pérez pensaba regresar a España, Fernando Gil, director de comunicación del Ministerio del Interior escribió en su blog personal un artículo que tituló "Uruguay, la justicia y las bananas".

Ahí criticó la decisión de la Suprema Corte de habilitar al extupamaro a salir del país utilizando un pasaporte con el nombre de otra persona (Walter Barboza).

Fernando Gil dijo ayer a El Observador que lo que escribe en su blog es personal y no compromete la opinión del Ministerio del Interior.

¿Cómo es posible que alguien, sobre el que no cabe ninguna duda sobre su filiación, pueda portar un documento en el que su principal dato -la identidad de la persona- es comprobadamente falso?. Pues eso es lo que ha autorizado no ya un juez sino el máximo órgano jurisdiccional uruguayo como la Suprema Corte de Justicia, al habilitar al extupamaro a salir del país con un documento falso", afirmó Gil.

"Por supuesto que esgrimen como fundamento que ese documento es original, emitido por una autoridad del exterior y cuya formalidad no puede ser controvertida por las autoridades uruguayas. Sin embargo, las normas dispuestas por organismos internacionales como la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), establecen controles que deben ejercer los países miembros. Entre ellos la veracidad de la información contenida en dichos documentos", escribió el director del Ministerio del Interior.

Juzgado

Amodio Pérez, había llegado a Montevideo en agosto de 2015 luego de 43 años en España donde vivió con otra identidad. Llegó a Uruguay para presentar su libro "Palabra de Amodio" donde da su versión de la caida del MLN y fue automáticamente implicado en una causa judicial por torturas iniciada en 2011 por un grupo de 28 expresas políticas.

Ante la jueza Julia Staricco, Amodio Pérez, señalado por haber traicionado a la organización guerrillera rechazó esas acusaciones. Ante esa magistrada, extupamaros, y también militares ratificaron el rol que tuvo Amodio Pérez al facilitar detenciones que luego derivaron en torturas.

En setiembre de 2015, Staricco procesó a Amodio Pérez con prisión por ""reiterados delitos de atentado de privación de libertad especialmente agravado".

Al otro mes, la magistrada le concedió prisión domiciliaria y el extupamaro fue a vivir con su hermana en la zona del Cerrito de la Victoria.

Su causa sigue abierta y una vez terminado el proceso, Amodio Pérez, según dijo a El Observador que presentará una demanda contra el Estado, por su procesamiento que consideró injusto, las dilaciones de su proceso, el impedimiento para viajar y por daño moral.


Populares de la sección

Acerca del autor