Analistas esperan que el dólar vuelva a subir fuerte este año

El billete verde tendría un piso de $ 33,5 y un techo de $ 36,7 para el cierre de 2016
El dólar sigue firme y los analistas locales esperan que la divisa estadounidense tenga este año una suba fuerte al igual que lo ocurrido el año pasado. Aunque un eventual enlentecimiento en las suba de tasas en Estados Unidos –como dejó entrever ayer la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen (ver nota aparte)– podría darle más aire al tipo de cambio, hay otros riesgos atados a los acontecimientos en la región y el mundo que sumarán presión.

Para la economista de PWC, Mercedes Comas, el dólar en Uruguay seguirá en alza, pero en un "delicado equilibrio con la inflación. Hoy el gobierno sabe que no puede utilizar las tarifas como lo hizo otros años. Entonces juega un poco con que la demanda local está quieta y no presiona mucho sobre los precios. Además los salarios vienen con menos ajustes que en años anteriores y eso quizás da un poquito de respiro para que el tipo de cambio se acomode un poco mas y colabore con la actividad", dijo a El Observador.

Los analistas que respondieron en enero a la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador anticipaban un dólar a $ 35,2 para el cierre del año en la mediana de las respuestas. Eso implicaría mantener un importante ritmo de depreciación de la moneda uruguaya, por encima del aumento de los precios locales –previsto en 9,5%–.

De alcanzar ese nivel, el dólar subiría por cuarto año consecutivo, con un aumento de 17,5% respecto al cierre de 2015. El año pasado el billete verde subió 23,7% respecto al peso uruguayo. Para 2017 esperan un nuevo repunte, pero a una tasa más moderada, de 9,9%, muy alineado con las expectativas de inflación, de 8,7%.

Entre los ocho analistas privados, instituciones financieras, centros académicos y consultoras que contestaron la encuesta en enero, el menor tipo de cambio esperado para el cierre del año es de $ 33,5, con lo cual incluso en ese escenario habría una suba. En tanto, como máximo se espera que el dólar alcance los $ 36,7. Para el año que viene, el analistas que espera la suba más moderada del tipo de cambio, sitúa su pronóstico en $ 34,2, mientras que el que prevé una mayor depreciación lo ubica en $ 43,4.

Aunque un dólar más fuerte favorecería la competitividad de las empresas uruguayas, Comas reconoció que eso podría implicar más inflación. En ese sentido, consideró que aunque el gobierno está interviniendo menos en el mercado cambiario en comparación al segundo semestre del año pasado, el combate a la inflación seguirá siendo centro de preocupación.
Para Comas, el gobierno está tratando de respetar "un poco más" la tendencia de fortalecimiento que está teniendo el dólar a nivel internacional, con algo menos de control, pero manteniendo la atención sobre los precios.

Hasta ahora las autoridades han mantenido un discurso alineado a que el Índice de Precios del Consumo (IPC) siga por debajo de 10%. Incluso en su última reunión de 2015, el Comité de Política Monetaria (Copom) volvió a hacer hincapié en la necesidad de mantener el equilibrio entre las principales variables macroeconómicas.

Aunque ahora y tras el dato de inflación de enero (9,7%), hay agentes que esperan que en los próximos meses las autoridades comiencen a priorizar otros objetivos por encima de la inflación, para amortiguar los impactos de un eventual shock internacional más agudo sobre la actividad y el empleo. Esa posición toma en cuenta que los lineamientos salariales para el sector privado ponen un IPC de 12% como cláusula para disparar correctivos por inflación pasada en los salarios.

Por otra parte, el country manager de la gerenciadora de capitales Puente, Juan José Varela dijo a El Observador que aunque la suba de tasas en Estados Unidos aparece como "un riesgo más controlado", una posible desaceleración en China y en particular lo que suceda con las monedas de Brasil y Argentina son hoy los riesgo más importantes para el peso uruguayo.
Además, consideró que paralelamente, la caída en el nivel de actividad, junto a las mayores tasas, debería comenzar a desacelerar la inflación y a contener la depreciación.

Dólar se vende a $ 32 en los cambios


El dólar aumentó ayer 0,46% y se ubicó en promedio en $ 31,4 en el interbancario. La jornada estuvo marcada por una nueva intervención del BCU que vendió US$ 9,2 millones sobre un total operado de US$ 18,6 millones. En la pizarra del BROU el billete verde ganó 20 centésimos y cotizó a $ 31,95 para la venta y $ 30,95 para la compra. En algunos cambios de Montevideo el dólar se vendía entre $ 32 y $ 32,15.

Prevén aumento de tasas para setiembre

La presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, expresó ayer su preocupación por el impacto del enlentecimiento de la economía mundial en el desempeño de Estados Unidos, para el que no obstante prevé un crecimiento moderado y un aumento gradual de las tasas de interés.

La evolución económica global "plantea riesgos para el crecimiento de Estados Unidos", estimó Yellen, quien señaló que "las incertidumbres sobre la política cambiaria" en China aumentan "la volatilidad de los mercados financieros". En una comparecencia ante el Congreso, la titular de la Fed consideró asimismo la existencia de condiciones financieras menos favorables en Estados Unidos ante la baja de las acciones y el aumento del dólar, lo que puede "pesar en la actividad y en el mercado de trabajo".

"El Comité monetario sigue de cerca los acontecimientos económicos y financieros en el mundo", señaló, reiterando lo señalado en el último comunicado a fines de enero, cuando mantuvo sin cambios las tasas de interés. La Fed había aumentado ligeramente las tasas en diciembre, tras siete años de tasa cero para apuntalar la recuperación económica estadounidense. Los tipos de interés están en un rango de entre 0,25% y 0,5% y la perspectiva es que sigan bajos en el mediano plazo.

Ayer, Yellen evitó cerrar explícitamente la puerta a una nueva alza en la reunión de marzo de la FOMC: "el Comité prevé que las condiciones económicas evolucionen de tal forma que solo se requiera un alza gradual de las tasas". Para el country manager de la gerenciadora de capitales Puente, Juan José Varela Varela, no es esperable una suba para marzo, particularmente dado que luego de que la FED subió la tasa en diciembre pasado, los datos económicos no fueron muy alentadores aunque el mercado de trabajo sigue sólido.

La probabilidad de suba de la tasa de acuerdo a los inversores ha bajado no solo para marzo sino también para las otras reuniones del año. Según dijo , ahora se espera una sola suba en el año y recién para setiembre, cuando antes se esperaban 2. ( Con AFP y EFE)