ANCAP destinó US$ 130 millones de la baja del crudo a pagar deuda

Priorizó su salud financiera para reducir costo de crédito antes que traslado a tarifas o inversión
El no traslado a las tarifas de los combustibles de un precio del crudo que llegó a cotizar por debajo de los US$ 30 por barril al inicio de 2016 y un dólar que evolucionó por debajo de lo esperado ese año, le permitieron a ANCAP hacer caja por unos US$ 130 millones, que utilizó para reducir su endeudamiento en dólares.

"El precio del crudo fue menor al previsto, el tipo de cambio menor al previsto, y eso permitió generar cierta holgura. Nuestros ingresos fueron mayores que los que necesitábamos para cubrir la operativa del día a día (por 2016). Entonces, esa diferencia se ha utilizado para saldar deuda. Se saldó una gran cantidad de deuda, más de US$ 100 millones", declaró ayer a la prensa la presidenta del ente petrolero Marta Jara.

Una fuente de ANCAP reveló a El Observador otros detalles de la "mejora" que mostrarán los números del ente cuando se presente oficialmente el balance en marzo, respecto al rojo de US$ 198 millones que tuvo el ente en 2015.

Si bien el corazón del negocio de la empresa estatal –la refinación y comercialización de combustibles– culminó con números positivos en 2016, "hay revisiones en el valor de los activos" –de unidades que dan pérdidas– como el Portland, cal, la petroquímica argentina Carboclor –que se declaró en concurso preventivo– y las plantas de ALUR "que juegan en contra", explicó.
Por otro lado, el informante reveló que gracias a la mejora que logró el ente, los ingresos que obtuvo ANCAP –producto de un crudo y dólar que estuvo prácticamente todo el 2016 por debajo de sus costos–, se destinaron unos US$ 130 millones a reducir el pasivo –de US$ 600 millones en dólares que tenía el ente a fines de 2015– en dólares a corto plazo. A este endeudamiento hay que sumarle unos US$ 180 millones que debe su colateral Alcoholes del Uruguay (ALUR). Tampoco se apeló a esa holgura financiera para realizar inversiones como la que requieren algunos negocios cuestionados, como las plantas cementeras.

Otro de los ahorros que logró ANCAP en 2016 fue en la amortización de intereses de su pasivo. En la medida que la empresa fue reduciendo su deuda, la "competencia" entre los proveedores de financiamiento –en un contexto aún de bajas tasas de interés a nivel global– se fue incrementando, lo que redundó en una baja de tasas de interés. Según informó la fuente, en 2015 ANCAP desembolsó unos US$ 36 millones en intereses, cifra que logró reducir a la mitad –unos US$ 18 millones- en 2016–. Una empresa del porte de ANCAP, que tiene el respaldo del Estado uruguayo –fue capitalizada con
US$ 622 millones a principios de 2016– accede a costos de financiamiento bastante por debajo de la media del sector privado –en torno a 2,5% anual en dólares–, en línea con el precio que puedan abonar otros entes como UTE o ANTEL.

"Si tenés una empresa sea pública o privada, tenés que estar sano (financieramente) para tener cierto nivel de fuerza con los proveedores. Es una máxima. La situación actual dista mucho del panorama de fines de 2015 cuando se diferían los pagos (de créditos) y se tomaba la plata al costo que daban los bancos en ese momento", recordó la fuente.

En el transcurso de 2016, ANCAP accedió a una línea de financiamiento de la CAF por
US$ 250 millones –de un total de US$ 300 millones– que se utilizó para cancelar endeudamiento de corto plazo. Ese préstamo es a 12 años con uno de gracia y a una tasa Libor de 180 días más 1,95% anual.

"Cuando comenzás a enderezar el barco, las exigencias son mayores", reconoció la fuente. Si bien la participación en la gestión del ente de Economía, OPP e Industria disminuyó respecto a la etapa más crítica de ANCAP, la "coordinación" a la hora de tomar decisiones en la empresa "es una constante", aseguraron.

Pesificar parte del pasivo es meta para 2017

Con un escenario en el cual las tasas de interés internacionales se encaminan a tonificar su fortalecimiento, reducir la exposición de los US$ 650 millones del pasivo en dólares que tiene ANCAP es una de las prioridades que tiene el ente petrolero en su agenda para 2017.

El ente petrolero tiene como uno de sus objetivos avanzar en esa estrategia para calzar parte de su pasivo en pesos en el correr de este año aunque su instrumentación quedará para el cierre de 2017.
La empresa apuesta a la necesidad que tendrán de colocarse en pesos las AFAP y las aseguradoras de fondos previsionales –hoy la única es el BSE– que comenzarán gradualmente cada vez más a desembolsar recursos a los jubilados que vaya generando el sistema mixto de seguridad social.

En ese nicho es donde el la empresa considera que hay mayores posibilidades para salir al mercado y que pueda tener respuesta del otro lado del mostrador. ANCAP tiene un pasivo a corto plazo por unos US$ 400 millones nominado en la divisa estadounidense.

Fin de CABA como señal para la interna

ANCAP sigue adelante con su plan para desprenderse de las marcas que gestiona CABA y que dejarán de funcionar luego que el Directorio del ente anunciar el cierre del grueso de su negocio y su fusión con ALUR. "Hay alguna idea de precios (de venta) pero todavía no hemos cerrado ningún acuerdo con interesados", dijo la fuente. Más allá del ingreso marginal que pueda recibir el ente por este negocio –dado su nivel de facturación–, se entiende que esta reestructura implica "una señal" para la "interna" del ente. También desembocará en la supresión de cargos gerenciales.




Acerca del autor