ANCAP dio el primer paso para reducir vulnerabilidad cambiaria

El ente acordó con un banco privado pasar un crédito de US$ 30 millones a pesos nominales

Es uno de los lastres que marcó presencia en las abultadas pérdidas que registró ANCAP en los últimos años: la mochila de cargar con un pasivo en dólares cuando el ente percibe ingresos en pesos. En los últimos días el ente dio el primer paso para mitigar esa exposición cambiara por el descalce de monedas.

Una fuente de ANCAP informó a El Observador que en las últimas semanas el ente decidió realizar una convocatoria entre las instituciones financieras con las que tiene algún tipo de línea de crédito (prácticamente la totalidad de la banca privada y el BROU) para testear qué posibilidades tenía el ente de sustituir pasivos a corto plazo en dólares por otros en moneda nacional. La operación contó con el aval de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía (MEF), que desde el último año y medio viene asesorando y ofreciendo su expertise en el manejo del endeudamiento de los entes públicos (ver aparte).

A la convocatoria que realizó ANCAP se presentaron cuatro oferentes. La empresa estatal decidió aceptar una propuesta de un banco privado por US$ 30 millones a un año, que ahora quedó nominado en pesos nominales a un plazo mayor, reveló el informante. La tasa que pagó ANCAP por su financiamiento estuvo en torno a 2 puntos porcentuales por encima del rendimiento que ofrecen hoy las notas del Tesoro del MEF. El próximo martes el gobierno reabrirá la serie 8 de la nota del Tesoro por
$ 650 millones en pesos nominales con vencimiento a 2020 para la cual ofrece una tasa de interés anual de 13,9%.

"Esta prima que se paga oficia como un seguro cambiario. Logramos una buena tasa en pesos pese al costo mayor que los bancos suelen pedir por un crédito bajo esas características", destacó la fuente.

En el balance de 2015 –último disponible–, ANCAP cerró con un rojo de US$ 198 millones. Si bien en su operativa tuvo superávit de US$ 27 millones, ello no fue suficiente para afrontar los costos financieros que el año pasado representaron pérdidas por US$ 218 millones. La empresa obtuvo una ganancia de US$ 78 millones por la cancelación anticipada de una deuda con PDVSA, pero hubo otros dos elementos vinculados al endeudamiento que jugaron de forma negativa. Uno fueron los intereses que debió pagar la empresa por US$ 42 millones y el otro fue el aumento del dólar (22,7%) que incrementó –al medirlos en pesos– los pasivos de ANCAP. Esa diferencia de cambio hizo que el ente perdiera US$ 247 millones.

Estrategia con obstáculos

ANCAP tiene un pasivo en dólares que hoy ronda los US$ 500 millones, además de otros US$ 180 millones de su colateral ALUR. A lo largo de 2016, el ente optó por no trasladar a tarifas la caída del precio internacional del crudo para mejorar su salud financiera. Ello le permitió abatir su deuda en unos US$ 130 millones. Una de las limitantes que enfrenta el ente petrolero para financiarse en moneda nacional, es que la plaza financiera suele prestar en dólares porque en esa moneda está nominado la mayoría de sus activo. Además, por los montos de financiamiento que requiere ANCAP, no toda la banca privada cuenta con el respaldo de un patrimonio que le permita realizar ese tipo de operaciones.

El informante reconoció que si bien un monto de US$ 30 millones aún no logra mover la aguja en un pasivo en dólares que supera en 15 veces esa cifra, "es un primer paso" para corregir gradualmente la exposición a la evolución del tipo de cambio.

A eso hay que sumarle que el ente debe obtener el equivalente a unos US$ 900 millones en el mercado cambiario local para pagar su demanda anual de unos 15 millones de barriles de petróleo. "Ya con ese riesgo es suficientes para una empresa que recauda en pesos como para sumar la mochila de la deuda en moneda extranjera", explicó la fuente.

El pasado 1° de marzo, el Poder Ejecutivo autorizó a ALUR a renovar líneas de créditos con bancos por US$ 89,5 millones a un año.

Si bien ANCAP intentó trocar parte de ese pasivo por moneda nacional, las tasas y los montos que ofrecían los bancos no convencieron a las autoridades del ente, por lo que optaron por mantener esas líneas en moneda extranjera.

El rol del MEF como asesor de los entes públicos

La Unidad de Gestión de Deuda (UGD) del Ministerio de Economía (MEF) comenzó a compartir con los entes públicos su experiencia en el manejo de financiamiento, adquirida desde su creación en la última década. El director de la UGD, Herman Kamil, dijo a El Observador que en el último año y medio su repartición comenzó a coordinar técnicamente con UTE, ANTEL, OSE, ANCAP y AFE, en temas vinculados a la gestión financiera, el manejo de riesgos, perfiles de endeudamiento y composición de deuda por mercado multilaterales.

Asimismo, la UGD está trabajando con las empresas públicas en la actualización del marco jurídico que regula la contratación de derivados financieros, para darle más flexibilidad a la operativa y uniformizar criterios para que puedan, por ejemplo, reducir su exposición cambiaria al tomar créditos en moneda extranjera.


Populares de la sección

Acerca del autor