"Angus es una raza extraordinaria por naturaleza y excelente para el Uruguay"

El presidente del Angus dijo que Uruguay necesita un mejor relacionamiento entre la industria y los productores
Por Juan Samuelle, enviado a Tacuarembó

¿Qué significa ser presidente de la sociedad de criadores?
Es una gran responsabilidad, porque Angus es una de las dos sociedades más importantes, en cantidad de animales y socios, con un crecimiento exponencial. Eso genera el compromiso de mantener lo muy bueno que se hizo y el de seguir avanzando.

Al ser una raza en crecimiento se incrementan los desafíos...
Yo no podría haber asumido la presidencia, agarré porque se armó otra directiva muy buena, un gran equipo, con el lujo de tener a dos ex presidentes (Lucas Gremminger y Gonzalo Valdez), hay una línea de pensamiento muy clara, la prioridad es la raza, sin individualismos. La actitud es repartir responsabilidades y cinchar todos juntos. Confío en los directivos y en la comisión técnica, que trabaja en forma independiente; el productor tiene libertad para criar como mejor le parezca, pero hemos definido como sociedad el rumbo que necesita el ganado en Uruguay y eso es algo fundamental.

¿Qué objetivos se han trazado?
Consolidar lo que se ha estado haciendo y, para seguir creciendo, afirmar la presencia en cada uno de los cuatro eventos. Por un lado la Gala Angus, que lleva 11 años cuando nadie daba un peso por ese remate y lo tenemos totalmente consolidado. Por otro lado las jornadas de selección, con muchos años ya y que junto con las giras son una instancia fundamental. Después están cada una de las exposiciones con la Expo Prado como buque insignia. En las giras y en las jornadas de selección hay momentos muy valiosos por el contacto con el socio, el productor de a pie, un intercambio muy beneficioso. Ese relacionamiento es vital porque el punto de partida para el éxito de la ganadería son las vacas de cría y esas vacas las tienen los criadores, que son el eslabón más débil. También me parece muy importante estar en contacto estrecho con la investigación, por eso le dimos un enorme valor a visitar en la gira cabañas de gran nivel y también al INIA en Treinta y Tres, la estación experimental de Palo a Pique, donde entre otros aportes estuvo el de Graciela Quintans que es un valor que en Uruguay no se lo evalúa como corresponde, porque no solo es importante saber mucho, hay que saber trasmitirlo y ella tiene ese don.

Todavía falta, pero 2019 será un año especial.
Conseguimos ser la sede del Congreso Mundial Angus, algo muy importante para la raza, para la ganadería del país, ya estamos trabajando más allá de no saber cuál será el momento del Uruguay y el de su ganadería. Un poco en chiste decíamos que parece que falta mucho, pero no, estaremos ya en esta primavera inseminando las vacas de los toros que van a ir a la exposición del Congreso Mundial Angus. Está cerca un momento que vamos a encararlo con total responsabilidad, para disfrutarlo.

"Los industriales que han estado en China tienen mejores expectativas", dijo Díaz Nadal.

¿Cómo analiza el momento que vive el empresario ganadero?
No es el mejor momento por una cantidad de circunstancias, algunas incluso ajenas a la carne. El país está en una situación complicada, entre otras cosas porque el clima pega duro. El precio de la carne, como comoditie, bajó en el mundo, pero los datos de INAC no muestran que la baja de este último tiempo (en el precio de las haciendas) refleje lo que pasa en el mercado internacional. Esa tendencia por suerte se ha revertido. Lo más importante es que los industriales que han estado en China tienen mejores expectativas para el segundo semestre.

¿Cómo ve el relacionamiento de los productores y la industria?
Uruguay necesita un mejor relacionamiento entre la industria y los productores. Trabajé 10 años comprando para frigorífico Canelones, conozco el mostrador de los dos lados. Ese relacionamiento debe mejorar, indudablemente. Se necesita mucha buena voluntad. La situación de la industria hoy no es la misma que cuando yo compraba, para la industria es bastante más fácil comprar ahora, cuando yo compraba no existían corrales de engorde, los dueños de los frigoríficos estaban más repartidos, era más polarizada la propiedad y la estrategia de compra era otra porque económica y financieramente la situación era otra.

¿Qué mensaje daría a quienes utilizan la raza y a quiénes no han utilizado genética Angus?
Angus es una raza extraordinaria por naturaleza y excelente para Uruguay, con una rusticidad y performance ideales para las condiciones locales, totalmente adaptada y con tremenda capacidad de cambiar según las necesidades. El éxito es por el trabajo de los cabañeros y el de la sociedad de criadores, responsable de trasmitir a las bases qué tipo de animal debemos producir, ha sido muy clara marcado una tendencia, siendo muy cuidadosa al elegir los jurados. Todas las razas vienen agiornándose, volviendo a un lugar del que nunca debieron irse. Uruguay en algún momento siguió el mercado americano y con el respeto que le tengo a los americanos nuestra realidad es muy distinta. Debemos elegir los animales que necesitamos para nuestro país, para nuestras necesidades de producción, nuestras condiciones. En Estados Unidos seleccionan en contra de la grasa, que para ellos es un problema, de hecho nos compran carne para hacer hamburguesas mezclando con la grasa que les sobra y acá la grasa es una virtud, es el poncho de nuestras vacas en el invierno.


El entrevistado


Datos: Nació en Montevideo el 23/6/1957, es casado con Pilar Carrau y tienen dos hijos: Rodrigo y María Mercedes.
Profesión: Ingeniero agrónomo.
Actividad: Junto a sus socios es propietario de la cabaña Las Divisas (Rocha) y maneja el plantel de su madre.
Gustos: Disfruta a los animales, la naturaleza y el fútbol (jugó en El Marlo, famoso cuadro de la Facultad: "fuimos cinco años campeones del Interfacultades", dijo).
Fútbol: "Fanático" de Nacional.

Populares de la sección

Acerca del autor