ANP viaja a Panamá para buscar restablecer la ruta de Maersk

La naviera suspendió servicio de un portacontenedores de 300 metros
El presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Alberto Díaz, dijo que la determinación que tomó la naviera Maersk de cancelar una de las rutas de sus buques de mayor porte al puerto "sorprendió" a toda la comunidad portuaria. Por ese motivo, coordinó una entrevista para el próximo lunes con autoridades de Maersk en su filial de Panamá para intentar revertir esa decisión, ya que fue en ese país donde se tomó la determinación.

El jerarca dijo que si bien la naviera ratificó que seguirá en Uruguay, "preocupan" los motivos que esgrimió quien es uno de los principales operadores de la terminal privada TCP y de los muelles públicos. El jerarca hizo referencia así a la pérdida de profundidad que tiene la zona de maniobras del puerto, que hoy no está ofreciendo el calado mínimo que marcan los estándares de seguridad que exige Maersk.

Fuentes portuarias revelaron ayer a El Observador que el antepuerto está con un déficit de profundidad "enorme", producto "de que no se dragó por mucho tiempo". Cuando se pidieron los estudios de batimetría –"que no se estaban informando", según la fuente– surgió que donde debería existir una profundidad de 12 o 13 metros hay 7 u 8 metros. "Eso dificulta las maniobras. Si bien son lodos, la semana pasada el último buque de Maersk salió con 11 metros 20 (de calado) de TCP, hizo el radio de giro bien, pero girando sobre lodos".

"No les importa (por Maersk) si es lodo blando o duro, si hay 8 metros no entran", explicaron.
"El problema tiene que ver con un cambio en la normativa de Maersk sobre lo que le llaman distancia de protección. Esa distancia la modificaron y entonces barcos que estaban habilitados hasta la semana pasada para venir, ahora están en duda", explicó Díaz en diálogo con El Observador.

Entrevistado por radio Carve, el jerarca indicó ayer que la determinación de cancelar la ruta del portacontenedores Lima se tomó en Panamá y sin previo aviso a las autoridades locales y operadores del sector. Anunció que desde ayer hay dos dragas trabajando en la zona para restablecer el mínimo de profundidad de la zona de maniobras del antepuerto que exige Maersk para ese tipo de buques. La ANP estima que estos trabajos demandarán como mínimo unos 15 días.

La visión de la compañía


La naviera Maersk Line envió una carta a sus clientes dando tranquilidad sobre la continuidad de sus operaciones en Uruguay y explicó las razones por las que suspendió una ruta. "Debido a una restricción puntual de calado en la zona de maniobras del antepuerto de Montevideo, estamos evaluando alternativas para continuar con el servicio Samba (Uruguay a Europa), ya que no se puede efectuar con seguridad las maniobras necesarias para atracar en los muelles de esa área del puerto. De igual forma, estas medidas no impactarán el servicio que ustedes reciban", indicó la misiva a la que accedió El Observador.

Según la naviera, la "seguridad de la tripulación de nuestros buques es imprescindible. En este caso en concreto, la nave mide 300 metros y, desgraciadamente al encontrarse algunos puntos de la zona con mayor sedimentación que otros, el calado actual en la zona de maniobras solo permite buques hasta 250 metros".

Maersk informó que para poder seguir brindando "un servicio confiable", se pondrá a disposición un buque más pequeño, el Mercosul Sling 2, "que recogerá la carga en Montevideo y la llevará hasta Brasil, donde será transferida a nuestro buque del servicio Samba. Este cambio no afectará tiempos de tránsito. Así aseguramos que nuestros clientes puedan cumplir con sus promesas", indicó la naviera.

Populares de la sección