Archivan investigación sobre crimen de la madre de Heber

Cecilia Fontana fue envenenada con vino durante la dictadura, en 1978
Los vinos envenenados llegaron a la casa de los principales dirigentes del Partido Nacional que estaban en Uruguay en 1978 con una misma leyenda: "El jueves 31 (de agosto) al mediodía brindaremos por la Patria en su nueva etapa". Ni Luis Alberto Lacalle, ni Carlos Julio Pereyra, ni Dardo Ortiz lo probaron, pero Cecilia Fontana, esposa del entonces legislador Mario Heber y madre del actual senador Luis Alberto Heber, descorchó una de las tres botellas que recibió y tomó una copa el 5 de setiembre. El vino estaba envenadado con el insecticida Fosdrin, lo que generó su muerte.

La investigación judicial del momento realizó pruebas caligráficas para encontrar al autor o la autora del mensaje pero no tuvo éxito, por lo que el expediente se archivó, hasta que el exsenador Carlos Julio Pereyra presentó una denuncia penal en 2006 que logró la reapertura de la causa.

La investigación llevó a que en mayo de 2010, la jueza Gabriela Merialdo ordenara la detención de una mujer policía como supuesta autora del texto. La agente integraba en 1978 el Cuerpo de Policía Femenina y formaba parte del equipo dirigido por el inspector Víctor Castiglioni, jefe de la inteligencia policial en dictadura que falleció este año, recordó Caras y Caretas Portal, que informó este lunes sobre el archivo de la causa.

Una prueba caligráfica realizada por Roberto de los Santos, exdirector de la Policía Técnica, concluyó que el escrito pertenecía a la sospechosa, pero la jueza Merialdo ordenó una segunda pericia que descartó el vínculo de la mujer con la esquela que acompañaba los vinos. "La jueza pidió entonces que laudara una perito caligráfica española pero dijo que no podía actuar porque no podía calificar el trabajo de colegas. Ahí generamos una frustración muy grande", recordó el senador Heber ayer, al enterarse del archivo del expediente.

"El técnico que hizo la segunda pericia caligráfica fue el mismo que le hizo la prueba caligráfica en la época, en 1978", se quejó el legislador. "La persona sabía que le iban a hacer una prueba por ese tema. En cambio (antes de esta pericia confirmatoria) el comisario De Los Santos hizo la prueba durante un año sin que la persona supiera cuál era el caso", dijo Heber ayer a El Observador. "Lamentablemente en todo este tiempo siempre estuvimos cerca de encontrar la punta de la madeja y nunca la pudimos agarrar", agregó el senador en referencia a la supuesta autora del texto.

Por su parte, la jueza que sucedió a Merialdo, Blanca Rieiro, confirmó a El Observador el archivo del expediente "sin perjuicio de que surja alguna novedad que amerite su reapertura".

"Por ahora no se pudo avanzar más y la fiscal Adriana Umpiérrez pidió el archivo de la causa", explicó Rieiro. Heber lamentó la falta de avances en la causa, pero no renuncia a la ilusión de conocer la verdad y de lograr justicia. "Familiarmente nunca perderemos la esperanza de saber quiénes fueron los autores materiales e intelectuales del crimen", concluyó.

Preparan terreno para excavaciones

Un equipo contratado por Presidencia de la República comenzó ayer a preparar un terreno de 20.000 metros cuadrados dentro del Grupo de Artillería Antiaérea Nº 1 donde se realizarán excavaciones en busca de restos de desaparecidos durante la dictadura. Parte del área delimitada está sobre la vera de una cañada y cubierto por un monte, que ayer comenzó a talarse. La jueza Isaura Tórtora autorizó en diciembre las excavaciones luego de que Familiares de Detenidos Desaparecidos consiguiera el testimonio de un colaborador que precisó el lugar donde estarían enterrados los restos de cuatro hombres y una mujer. El sitio coincide con información recabada por el abogado Óscar López Goldaracena en 2008.

Populares de la sección