Asesor de Vázquez alerta falencias al combatir lavado de la corrupción

Ricardo Gil Iribarne, experto en blanqueo de dinero, dijo que los corruptos han mantenido su dinero a resguardo
Millones de dólares generados por la corrupción han pasado por el país pero pocos han sido los delincuentes que perdieron algo más que la libertad por estas maniobras. "Conozco un caso de Grecia detectado en Uruguay y otro de Rusia, pero casos de corrupción uruguaya que terminen en temas de lavado conozco poco y no me acuerdo de ninguno", dijo ayer Ricardo Gil Iribarne, asesor de Presidencia de la República en temas de lavado de dinero.

Al procesar por lavado de dinero, la Justicia embarga o incauta los bienes y cuentas de los corruptos para devolverle a la sociedad lo que se robaron. Sin embargo, a los expertos en lavado de dinero les cuesta recordar casos de este tipo en Uruguay. Gil Iribarne mencionó ayer dos causas, aunque sin nombrarlas: el procesamiento por lavado de dinero en 2009 del empresario griego Christos Karavela, imputado por corrupción en su país, y el procesamiento por el mismo delito en 2012 de un sacerdote ruso que pasó por bancos uruguayos US$ 792.450, también provenientes de la corrupción.

"Hoy el tema prioritario es la corrupción; tiene que ver con lavado, tiene que ver con qué país queremos y tiene que ver con lo que para mí es el mal del momento, el tema que más está afectando a las sociedades latinoamericanas", dijo ayer el asesor de Presidencia en un seminario sobre lavado de activos organizado por la consultora Business Compliance Solutions (BCS). En contrapartida a la relevancia del tema, "tenemos muchos casos de lavado de narcotráfico y tenemos poquísimos casos, si es que hay alguno, de lavado de dinero de la corrupción regional", agregó Gil Iribarne, quien, durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez fue el titular de la Secretaría Antilavado de Activos.

Gil Iribarne ha insistido en este asunto, pero el comentario de ayer llega en un momento en que casos de corrupción regionales salpican a Uruguay. La Justicia especializada en Crimen Organizado investiga la compra del campo El Entrevero en José Ignacio por parte de una organización liderada por el empresario kircherista Lázaro Báez, procesado con prisión el lunes en Buenos Aires por lavado de dinero. A su vez, un funcionario de un estudio uruguayo es indagado en Brasil por crear sociedades y cuentas para que legisladores acusados por corrupción laven dinero.

"Combate al delito son recomendaciones pero también es gente presa, bienes decomisados, Policía actuando, coordinación entre los represivo y lo disuasivo y eso tampoco ha funcionado bien", aseguró Gil Iribarne, quien se integró al gobierno este año, luego de desempeñarse como director de Proyectos del Grupo de Acción Financiera Internacional de Latinoamérica (Gafilat).

Gil Iribarne está trabajando además como asistente de la Justicia en la investigación sobre Eugenio Figueredo.

"Mucha plata entra en Uruguay de la evasión"

El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), la máxima autoridad internacional en materia de lucha contra el lavado de dinero que inspeccionará a Uruguay en 2019, exige que el delito tributario, ya sea la evasión o la defraudación fiscal, sea precedente de lavado. Esto significa, que la Justicia pueda incautar bienes y fondos de aquellos que armar una estructura para defraudar al Estado.

Pero Uruguay no cuenta con este delito como precedente de lavado. "¿Cómo impactaría en nuestra economía tener el delito tributario como delito precedente?", se preguntó el asesor presidencial Ricardo Gil Iribarne. "Todos sabemos que hay muchísima plata que entra en Uruguay que viene de ahí", se respondió el experto en lavado de dinero.

Populares de la sección