Así fue la sangrienta rapiña de Carrasco Norte

La muerte de Heriberto Prati contada por sus acompañantes
Heriberto Prati, quien fue asesinado por un rapiñero en la zona de Carrasco Norte, tuvo un fuerte entredicho con el asaltante antes de que este le pegara un tiro en la cabeza. Así surge de las declaraciones de las mujeres que acompañaban a Prati esa noche y que desde ayer forman parte del material con que cuenta la Justicia para actuar.

María Methol contó que llegaron a su casa pasadas las 12 de la noche con una amiga y el esposo de ella, Prati, cuyo vehículo estacionó frente al portón de su casa. Ella bajó por la puerta trasera y cuando se acercó a la puerta del acompañante, dónde su amiga bajaba el vidrio para despedirse, se acercó una persona en moto, con el motor apagado y las luces encendidas. Entonces se dio el siguiente diálogo:

­—¿Qué necesita?
—Quiero la cartera.
—¿Para qué la querés?
—Quiero la plata que tenés adentro.
—Entonces, si querés la plata, te doy la billetera.

Mientras Methol buscaba la billetera dentro de su cartera, Prati bajó del auto y enfrentó al delincuente. Según Methol, Prati estaba indignado porque a su mujer le habían robado dos veces. "¿Qué venís a hacer? Sos un marica, venís acá a robar, no tenés valor", le dijo Prati al delincuente, quién le respondió: "Callate o te meto un chumbo". Prati dijo: "Sos un marica, no te vas a animar".

Fue entonces que el delincuente metió la mano en la parte trasera del pantalón y sacó un revólver que Methol describió como "grande y plateado".

El asaltante le apuntó a la cabeza a Prati y así estuvo unos segundos. Lo último que dijo antes de que el ladrón le disparara fue: "No te vas a animar, no tenés valor para hacerlo".

No queda claro a partir de las declaraciones si el disparo se produjo antes o después de que Methol le tirara la cartera al delincuente y le pidiera que no disparara. Tras el disparo, el asaltante se fue en su moto.

Su amiga, que seguía adentro del auto, le preguntó: ¿Qué pasó?", a lo que Methol le respondió: "Esperá un momento". Acto seguido se dirigió a donde estaba tirado Prati, sangrando. "Le dieron un tiro al negro", le dijo.

Methol llamó entonces al 911 y entró a su casa, dejando que sonara la alarma para alertar a los vecinos, y desde allí telefoneó al SUAT.

Cuando salió de su casa vio que el delincuente volvía al lugar en su moto color rojo. Ella se escondió a un lado del auto y el asaltante se dirigió entonces a la mujer que aún estaba adentro del vehículo. Allí se dio este diálogo:

—Dame la billetera.
—Andate, desgraciado, no tengo nada.
—Sí, la tenés en el bolsillo del pantalón, la estoy viendo y es gordita.
—Andate, no te voy a dar nada.

El hombre se fue entonces en su moto rumbo a la calle Nariño, mientras que las mujeres quedaron esperando a la ambulancia y a Prati la vida se le iba, tirado en el asfalto.

(Producción: Gabriel Pereyra)

Populares de la sección