Así maneja sus cuentas el PIT-CNT, según los dirigentes

En cinco años triplicó su recaudación. Aseguran que no tiene deudas y la mayoría de la cúpula se dedica full time al sindicalismo
Con 309 votos sobre 1.701, "¿Cómo se financia el PIT-CNT y cuánto ganan sus dirigentes?", de María Cristina González, fue la pregunta más votada por los lectores en nuestro nuevo espacio en el que recibimos propuestas del público gracias a la herramienta Hearken.

¿Cuánto recauda la central sindical? ¿Qué hace con el dinero que aportan los trabajadores cada mes? ¿Cuánto ganan sus principales dirigentes? ¿Trabajan en sus rubros o se dedican exclusivamente a la actividad sindical? Algunas respuestas a esta serie de preguntas están al alcance de la mano, aunque a la hora de hablar de sus salarios los dirigentes tienen reparos.

Los aportes mensuales de los afiliados son la principal fuente de capital que tiene la central obrera para sustentarse, aseguran sus representantes. En los últimos años, sus recaudación ha ido en aumento pero no necesariamente el número de colaboradores.

De los 408 mil afiliados que hoy tiene el PIT-CNT, solo 240 mil son cotizantes, dijo a El Observador el presidente de la central, Fernando Pereira. "Somos conscientes de que la mayor parte de las centrales recaudan entre 5 y 20 veces más que lo que se recauda en Uruguay, a un mismo número de afiliados", agregó.

En 2011, la central recibía cerca de $ 800 mil por mes. De los 320 mil afiliados que había en aquel momento unos 200 mil pagaban la cuota, según declaró en aquel entonces Pereira al diario Últimas Noticias, cuando ejercía el cargo de secretario de Finanzas.

Hoy, la recaudación mensual se triplicó y se estima en unos $ 2.500.000 –algunos meses un poco más–. Pero aunque hay 88 mil nuevos afiliados, la cantidad de colaboradores es similar a la de hace cuatro años, dijo a El Observador el secretario de Finanzas, Julio Burgueño. El aumento en la recaudación se debe a que también aumentó la cuota que los sindicatos pagan a la central por cada afiliado. En 2011, la cuota era de $ 4 y de $ 2 para algunos gremios. Hoy su valor es de $ 11 por trabajador afiliado.

Para algunas situaciones puntuales, la central puede pedir aportes extraordinarios que impliquen un incremento de la cuota. Eso ocurrió en setiembre de 2014, por ejemplo, cuando se implementó un aumento de $ 1 a la cuota de tres meses para financiar un acto y la elaboración de un material escrito sobre la baja de la edad de imputabilidad penal. Según el artículo 53 del estatuto vigente que regula la actividad sindical, cada gremio debe hacer llegar el pago de las cuotas durante los primero 10 días del mes. De no hacerlo dentro de ese plazo durante tres meses, se prevé una sanción. Pero a pesar de lo establecido en reglamento, en la práctica la exigencia es más flexible dependiendo de la capacidad de pago de los distintos sindicatos.

Control interno

El control de las finanzas de la central está a cargo de dos contadores contratados y de una comisión fiscal designada por el Congreso del PIT-CNT. Esa es la que tiene autonomía para hacer las auditorías de las cuestiones financieras cuando lo requiera.

Según Burgueño, en la actualidad la central "está saneada" y no enfrenta "grandes problemas" económicos. "La austeridad es algo que le ha hecho bien al movimiento sindical uruguayo", opinó por su parte Pereira.

Los dirigentes full time

En la actividad sindical, relatan los gremialistas, no hay feriados ni fines de semana. Algunos militan en simultáneo a la actividad laboral, dedicando tiempo durante sus horas libres. Otros se dedican full time al sindicalismo, si así lo dispone el gremio, que paga su salario en un porcentaje similar a si estuviera en actividad (ver Los sueldos).

Según Pereira, la mayoría de los integrantes del Secretariado Ejecutivo tiene una actividad full time en la militancia, con excepción de un integrante. Sin embargo, el dirigente e integrante del secretariado, Fabio Riverón, dijo a El Observador que 13 de los 17 integrantes del Secretariado Ejecutivo son full time. Los dirigentes Martín Pereira (Salud Pública), Daniel Diverio (Sunca), Fernando Ferreira (Bebida), Julio Burgueño (Papeleros) intercalan la militancia con su actividad laboral. Consultado por El Observador, el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, defendió esa modalidad y consideró que "no es negocio ser dirigente sindical", por las exigencias que implica y el poco pago que se recibe. En su caso, ronda los $ 30 mil (ver Los sueldos).

"Para aquellos que militan después de sus horas de trabajo les genera muchas dificultades en su carrera profesional. Y aquellos full time están ganando un salario medio –según corresponda en cada gremio– mas allá de que tengan jornadas de labor de 12, 14 a veces 16 horas y que no se pagan horas extra. Por eso no es un trabajo, es una vocación", sostuvo.

Un dirigente sindical típico del Secretariado Ejecutivo tiene jornadas de trabajo que superan las 12 horas, comenzando el día en torno a las 7 de la mañana y culminando a las 21 horas, de lunes a sábado, aseguran en la central.

"Cuando ocurrió el desalojo del Codicen, las autoridades nos llamaron para negociar a eso de las 11 de la noche. Y ahí no podés decir que estás cansado. Tenés que ir y quedarte hasta la madrugada", recordó Abdala.

Pero además de las reuniones y los actos, la labor sindical también exige tiempo de estudio y preparación de discursos. Según Pereira, un dirigente llega a leer alrededor de 1.500 hojas por mes. "Tampoco se puede ser dirigente improvisado. Si uno va a discutir temas como salario, líneas económicas o corrientes filosóficas naturalmente tiene que estudiar dos o tres horas diarias", aseguró.

En su celular, Abdala lleva agendado todas las actividades de la semana. Los recuadros grises que marcan reuniones aparecen desde las 8 de la mañana y se extienden hasta las 23 horas, sin tiempos muertos entre medio. Y eso solo el martes.

"Por lo menos trato de un día a la semana ir a buscar a mi hija a la escuela o hacer con ellas los deberes", agregó.

Los sueldos

A la hora de intentar saber cuánto gana un dirigente sindical las respuestas suelen ser esquivas. El PIT-CNT no paga salario a los dirigentes, sino que depende de cada gremio. En algunos casos, la empresa paga la licencia sindical del trabajador para que cumpla tareas de militancia. En los casos de los dirigentes full time, el sindicato paga el salario a partir de los recursos que obtiene con los aportes mensuales.

Como máximo, la remuneración de un dirigente debe ser equivalente al salario perdido de actividad. Eso también rige para los integrantes del Secretariado Ejecutivo, así como para las autoridades de la central. En el caso del sindicato metalúrgico (Untmra), al que pertenece el secretario general Marcelo Abdala, el salario máximo que se paga es aproximadamente de $ 30 mil por mes, según el dirigente. Por otro lado, Pereira contó que su salario queda determinado por el nivel grado 3 que ocupa en Primaria, que, según datos del Consejo de Educación Inicial y Primaria, ronda los $ 20 mil.

¿En qué gastan?

Pago de alquileres, adquisición de locales (para la ampliación de la sede, por ejemplo), compra de útiles, propaganda, gastos de administración y actos sindicales son algunos de los conceptos que se delinean en el artículo 54 del estatuto como las áreas en las que el PIT-CNT debe usar sus recursos. Al respecto, Burgueño dijo que no está determinado un porcentaje fijo para el pago de cada área, sino que "se va resolviendo en la medida de lo que va sucediendo y precisando". Eso incluye las campañas impulsadas para cada paro o acto.

Otras formas de recaudación son la venta de libros y merchandising durante festivales o actos, así como las donaciones. También se realizan campañas financieras para recaudar montos concretos como la que lanzaron este año para culminar las reformas de una colonia de vacaciones en Punta Gorda, en Colonia, y la de la casa lindera a la central que adquirieron hace poco para ampliar las instalaciones. La campaña consiste en la venta de bonos cooperadores que se ofrecen en seis cuotas de $ 210 cada una.

Populares de la sección

Acerca del autor