Ataque en una discoteca de Estambul deja 39 muertos

Más de 60 personas resultaron heridas. Las autoridades buscan al autor de la matanza

Las autoridades turcas buscaban el domingo al hombre que mató a 39 personas, de las cuales al menos 15 de ellas extranjeras, al abrir fuego contra una famosa discoteca de Estambul, donde cientos de personas celebraban el Año Nuevo.

El ataque marca un sangriento inicio de año en Turquía, tras un 2016 en el que el país se vio sacudido por numerosos atentados y un golpe de Estado fallido.

El atacante empezó a disparar a la 1.15 hora local del domingo en el famoso y exclusivo club Reina, situado a orillas del Bósforo, donde 700 o 800 personas festejaban el Año Nuevo.

La televisión NTV afirmó que el atacante había disparado entre 120 y 180 veces durante unos siete minutos sembrando el pánico, lo que hizo que incluso algunas personas se lanzaran a las gélidas aguas del estrecho para escapar a la matanza.

El primer ministro turco Binali Yildirim calificó de "infundadas" las informaciones aparecidas en la prensa según las cuales el asaltante iba disfrazado de Papa Noel, y explicó que el agresor había dejado el arma en el lugar de la masacre y había "aprovechado la anarquía" del momento para huir.

Atentado Turquía

"Las operaciones de búsqueda del terrorista están todavía en curso. Espero que sea capturado rápidamente", declaró el ministro del Interior, Suleyman Soylu, que habló de "atentado terrorista".

Según el último balance provisional de las autoridades, 39 personas murieron, de las cuales la mayoría eran extranjeras, y 65 resultaron heridas en este ataque que aún no ha sido reivindicado y que el gobierno de momento no ha achacado a ningún grupo en particular.

Varios saudíes resultaron heridos en el ataque, según el consulado saudí en Estambul, que no precisa su número, si bien el diario saudí Asharq Al-Awsat, habla de cinco muertos y 11 heridos de esa nacionalidad, mientras que la televisión Al Arabiya mencionaba cinco muertos y nueve heridos. Un libio murió y tres más fueron heridos en el ataque, según el ministerio libio de Relaciones Exteriores.

Una israelí, Lian Nasser, de 18 años, falleció y su amiga resultó herida, indicó el ministerio de Exteriores de Israel. Dos indios también fallecieron, según un tuit de la ministra de Exteriores india, Sushma Swaraj. Se trataba de Abis Rizvi, hijo de un exdiputado indio, y una mujer, Khushi Shah. Un joven de unos veinte años con la doble nacionalidad belga y turca murió en el ataque, anunció el ministro belga de Relaciones Exteriores, Didier Reynders.

Cuatro franceses resultaron heridos, según la secretaria de Estado encargada de ayuda a las víctimas, Juliette Méadel. Tres marroquíes quedaron heridos, según la embajada de Marruecos en Ankara citada por la agencia MAP.

Tres jordanos murieron y cuatro más resultaron heridos, según el ministerio de Relaciones Exteriores jordano, citado por la agencia oficial Petra.

Un tunecino y una franco-tunecina fallecieron en el ataque. Se trataba de un empresario y su esposa, según los medios tunecinos. Se llamaban Mohamed Azzabi y Senda Nakaam según el embajador tunecino en Francia, y dejan huérfana a una bebé de cinco meses.

Tres libaneses murieron y cuatro fueron heridos, según el ministerio de Exteriores de ese país.

Igualmente, un kuwaití resultó muerto y otros cinco, heridos, según el viceministro kuwaití de Exteriores, Khaled al Jarallah, citado por la agencia oficial Kuna.

Tres iraquíes se cuentan entre las víctimas mortales, según el ministerio de Exteriores de Irak.

Salvaje e implacable

Los viandantes dejaban flores y velas bajo la mirada de una decena de policías armados con metralletas que seguían custodiando el lugar en la noche del domingo, constató una periodista de la AFP.

Una lona azul cubría la fachada del establecimiento, frente al cual había un charco de sangre.

Antes de entrar y de abrir fuego en este club nocturno, muy frecuentado por extranjeros, el asaltante abatió a un policía y a un civil que se encontraban delante de la discoteca, precisó el gobernador de la ciudad, Vasip Sahin.

"Es un ataque terrorista", insistió Sahin en una rueda de prensa.

"De una forma salvaje e implacable, ametralló a la gente que simplemente había venido a celebrar el Año Nuevo", declaró el gobernador.

Las autoridades habían anunciado un despliegue de 17.000 policías en Estambul en el marco de los festejos del Año Nuevo.

"Habíamos venido para pasar un buen rato, pero todo se transformó en caos, en una noche de terror", explicó a la AFP Maximilien, un turista italiano que hacía la cola en la entrada cuando llegó el agresor.

El futbolista Sefa Boydas, otro de los asistentes a la fiesta, contó a la AFP que, conforme avanzaba para escapar de la pesadilla, "las personas se pisoteaban las unas a las otras".

Atentado Turquía

Crimen cínico

El ataque suscitó una ola de reacciones de indignación en el mundo. Washington, Moscú, París y Berlín, así como el papa Francisco, lo condenaron con firmeza.

En su primera reacción a la matanza, el presidente Recep Tayyip Erdogan afirmó el domingo que este atentado busca "destruir la moral del país y sembrar el caos tomando deliberadamente por blanco la paz de la nación y los civiles con estos ataques de odio".

"Turquía está determinada a seguir luchando hasta el final contra el terrorismo", añadió el mandatario.

"Es difícil imaginar un crimen más cínico que matar a civiles durante la celebración del Año Nuevo. Todos tenemos el deber de combatir con determinación las agresiones terroristas", dijo por su parte el presidente ruso Vladimir Putin en un mensaje de pésame a Erdogan.

Atentado Turquíaa

Turquía ha sido objeto de varios ataques vinculados con la rebelión separatista del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) o atribuidos al grupo yihadista Estado Islámico (EI) que han golpeado especialmente Estambul y Ankara.

La agencia de noticias Firat, cercana al PKK, citó a su líder Murat Karayilan diciendo que ninguna fuerza kurda estaba implicada en el ataque.

El 10 de diciembre, un atentado reivindicado por un grupo radical kurdo dejó 45 muertos -incluyendo una mayoría de policías- en el centro de Estambul.

También en Estambul, cuatro turistas perdieron la vida y 36 personas resultaron heridas en marzo en la famosa avenida Istiklal, en un atentado suicida reivindicado por el grupo EI.

Las autoridades también afirmaron que los yihadistas estaban detrás de un atentado que dejó 47 muertos el pasado junio en el aeropuerto Atatürk de Estambul.

Miembro de la coalición internacional que combate al grupo EI en Siria e Irak, Turquía inició en agosto una ofensiva en el norte de Siria para repeler a los yihadistas y empujarlos hacia el sur.

Rebeldes sirios apoyados por el ejército turco asedian desde hace varias semanas la ciudad de Al Bab, un feudo del EI en el norte de Siria.

En respuesta a estas operaciones militares, el EI ha amenazado en varias ocasiones con atentar contra Turquía.


Fuente: AFP

Populares de la sección