Atraso estatal deja a varios CAIF sin fondos para alimentar a niños

Diputados blancos llaman al Parlamento a la ministra del Mides, Marina Arismendi

Varios Centros de Atención a la Infancia y la Familia (CAIF) del país se ven obligados a suspender o bajar la frecuencia de la alimentación a niños menores de 4 años debido al atraso en la entrega de recursos por parte del Estado. Si bien hay distintas situaciones en los 380 centros de todo el país, que atienden a 33 mil niños, hay casos donde el dinero para sustentar la cocina tiene un atraso de dos meses y si los proveedores no contemplan la falta de pagos, dejan de recibir los alimentos.

Padres y administradores de CAIF se comunicaron con legisladores del Partido Nacional y el tema derivó en un llamado a comisión de Población y Desarrollo a la ministra Marina Arismendi (Desarrollo Social). Según dijo a El Observador el diputado Amin Niffouri -que junto a su colega nacionalista Ruben Bacigalupe tramitaron ayer el llamado-, 90% de los CAIF tienen atrasos en el cobro de recursos para comida. "Falta sensibilidad por parte del Mides. La burocracia no puede dejar a niños sin comer", se quejó Niffouri.

El director de Primera Infancia de INAU, Jorge Ferrando, reconoció ayer que a algunos CAIF no han llegado los pagos. "Hay atraso", dijo. Sin embargo, aclaró que no se trata de una situación tan extendida como la que plantean los legisladores blancos. De todos modos Ferrando contó que hay casos con atraso de dos meses.

Sobre las razones, el director explicó que en parte se debe a la adaptación del nuevo sistema que ahora centraliza el Mides, y por otro lado a la falta de rendiciones de cuenta de algunos CAIF, con lo cual no se libera el dinero para la comida. Cada centro tiene 60 días para entregar una rendición de cuentas del último mes que recibió el dinero. De no hacerlo, no se acredita el pago del mes siguiente.

Un convenio del Instituto Nacional de Alimentación (INDA) permite abastecer a los CAIF para que alimenten a niños menores de cuatro años. Hasta enero de 2016 el INDA pertenecía al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, pero desde ese momento la oficina pasó a integrar el Mides. Desde ese momento comenzaron los atrasos, aseguran administradores de CAIF consultados por El Observador, que prefirieron mantener en reserva su identidad.

Según establece el convenio de INDA, cada CAIF recibe $ 31 por niño por día para comprar alimentos. Con ese dinero cada centro puede adquirir los alimentos y tiene varias restricciones, como por ejemplo la prohibición de comprar golosinas, refrescos, jugos en polvo, snack, congelados prefritos, panchos, hamburguesas o yerba, entre otros.

Hasta hace unos años el INDA enviaba directamente los alimentos a los CAIF, pero al recibir esos insumos en mal estado o contaminados por los traslados, se decidió adoptar el sistema actual, por el cual se entrega dinero para que cada centro adquiera alimentos en buen estado.

Para el resto de los gastos, cada CAIF recibe partidas que envía INAU con las cuales se hace frente a los sueldos del personal, obligaciones con el Banco de Previsión Social, pago de seguros, alquileres, insumos y servicios públicos.

El Observador intentó comunicarse con el director de INDA, Gerardo Lorbeer, pero el jerarca no respondió las llamadas.

Los CAIF funcionan a través de convenios con asociaciones civiles para atender niños menores de 4 años, cuya familia esté bajo la línea de pobreza. Esos centros trabajan con más de una modalidad. En educación inicial, por ejemplo, atiende a niños de 2 a 4 años, de lunes a viernes, y en turnos de 4 a 8 horas diarias. Cada niño recibe hasta 3 comidas diarias (desayuno, almuerzo y merienda). También existe el sistema llamado de estimulación temprana, que está dirigido a niños de 0 a 2 años que asisten con un adulto y trabajan en modalidad de talleres con profesionales como psicomotricistas y educadores. También en ese caso reciben desayuno o merienda, según el horario.


Populares de la sección