Autoridades europeas analizan fidelidad de documentos del EI

Veintidós mil formularios de adhesión fueron filtrados por excombatiente
Las autoridades británicas y alemanas examinaron ayer una lista con 22 mil fichas de supuestos miembros del Estado Islámico (EI) que fuera filtrada días atrás por un ex combatiente desencantado del grupo. Asimismo, algunos expertos desplegaron un manto de dudas sobre la lista, por lo que las observaciones tuvieron como principal objetivo identificar su fidelidad. La lista está hecha con unas fichas que contienen direcciones, teléfonos, contactos familiares y hasta grupos sanguíneos de los yihadistas.

La documentación está compuesta de formularios de adhesión al EI, con datos de milicianos de 51 países. Estas documentos se completan, presuntamente, al ingresar al EI y por la información que se maneja en ellas la mayoría de los integrantes son árabes, franceses, alemanes y británicos. La información fue tomada del jefe de la policía interna de la organización yihadista y almacenada en un dispositivo USB, que luego el disidente entregó a un periodista en Turquía, explicándole que había abandonado el EI por considerar que "los valores islámicos colapsaron" en el seno del grupo.

La policía federal alemana estimó que la información sobre los yihadistas alemanes "es muy probablemente" verdadera, mientras Londres se limitó a manifestar que la estaba examinando.
"Asumimos que es altamente probable que se trate de documentos verdaderos", dijo el portavoz de la policía federal alemana, Markus Koths.

De ser auténtica, podría tener efectos devastadores para el Estado Islámico que controla amplias franjas de Siria e Irak y ha cometido numerosos atentados letales en África y los países occidentales.

Varios medios alemanes e ingleses publicaron ayer datos de esta lista filtrada, entre ellos el canal de noticias británico Sky News. Sky reprodujo esos formularios de 23 preguntas, que permiten identificar a los reclutas por grupo sanguíneo o por el apellido de soltera de sus madres y llevan anotaciones sobre el "nivel de comprensión de la sharia" (la ley islámica) de los miembros del EI.

Desde Inglaterra las reacciones fueron mas moderadas. Voceros de David Cameron, primer ministro inglés,declararon que "lo importante ahora es que las autoridades vean de qué manera pueden usar esta información en la lucha contra Dáesh (acrónimo árabe para el grupo EI)".

La lista fue sustraída por un miembro del Ejército Libre de Siria, identificado con el seudónimo de Abu Hamed, opositor al régimen de Bachar Al Asad, que se pasó al Estado Islámico pero acabó abandonándolo desencantado porque se ha convertido en el feudo de antiguos soldados iraquíes del Partido Baas, del dictador Sadam Husein.

Según Richard Barrett, ex director de operaciones antiterroristas mundiales del servicio de inteligencia de Inglaterra (MI6), explicó que esta filtración de documentos puede significar un golpe muy importante contra el grupo yihadista.

"Será una auténtica mina de oro de información de enorme significado e interés para muchísima gente, en particular los servicios de inteligencia y seguridad", dijo Barrett.

Sin embargo, varios expertos albergan ciertas dudas sobre la autenticidad de los documentos. Charlie Winter, un experto en yihadismo de la universidad estadounidense Georgia State, dijo que los documentos contienen inconsistencias que marcan la posibilidad de que sean falsificaciones. Por ejemplo, el nombre en árabe del EI, aparece escrito de dos maneras, incluyendo una que no era la adecuada.

(AFP)

Populares de la sección