Bajar de peso para dormir mejor

Un estudio realizado en los Estados Unidos mostró que perder peso mejora en un 20% la calidad de sueño y reduce la apnea

El endocrinólogo argentino Alejandro García señaló que respetar las horas de sueño y corregir el sobrepeso son pilares fundamentales para lograr un buen descanso.

"Parece ser que obesidad y calidad del sueño están muy relacionadas, ya que dormir mal disminuye la acción de la leptina, hormona reguladora de la saciedad, y aumenta la concentración de la grelina -hormona del hambre-, responsable del aumento de la ingesta", explicó.

El estudio mencionado anteriormente, llevado a cabo en la Universidad de Berkeley, en California, detectó que luego de una mala noche aumenta la necesidad de comer a lo largo del día, y especialmente alimentos nutritivamente pobres y más calóricos, lo cual lleva a desarrollar obesidad más fácilmente o a tener dificultad para bajar de peso.

García señaló que existe una "sinergia" que lleva a un "empeoramiento de los síntomas tanto si el trastorno de sueño ocurrió antes y empeoró con la obesidad posteriormente desarrollada, como si el trastorno se desencadena a posteriori del aumento de peso".

Por estas razones es fundamental cambiar los hábitos de vida de modo de sustentar el esfuerzo que implica la pérdida de peso. Para ello, la práctica de actividad física regular y el correcto descanso nocturno son muy importantes.

"Las recomendaciones dependen de cada alteración en particular, pero a aquellas personas que les cuesta conciliar el sueño se les recomienda por lo general no ingerir bebidas estimulantes después de las 18.00 hs (como café, té, mate, bebidas colas o cacao), dormir en un lugar tranquilo o darse un baño caliente antes de acostarse", detalló García.

El profesional recalcó también que si bien hay personas que duermen durante toda la noche, no gozan de un sueño reparador, por lo cual se levantan y transcurren el día sintiendo cansancio y agotamiento. Esto se debe generalmente a una deficiente oxigenación del cerebro debido a apneas de sueño, lo cual hace que disminuya el rendimiento psico-intelectual.

Señaló también que en los casos en los que se presentan síntomas como ronquidos excesivos, cefaleas, poca libido o apetito sexual o boca seca al levantarse se debe consultar a un especialista.

"El médico de cabecera o un experto en trastornos del sueño pueden ser de gran ayuda, ya que son problemas cuyo tratamiento mejora notablemente la calidad de vida de quienes los padecen", afirmó.


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: Docsalud.com