BCU atento a flujo de capitales que presiona al tipo de cambio

Bergara defendió compra abultada de dólares; evaluarán otras medidas
El dólar inició otra semana con una abultada actividad en el mercado cambiario mayorista y activa participación del Banco Central (BCU) para evitar que la divisa estadounidense perfore la cota de los $ 28. La operativa de la víspera movilizó US$ 60,1 millones, de los cuales el BCU adquirió US$ 42,5, su segunda intervención en volumen en lo que va del mes y el año. Con ello logró que el dólar cerrara prácticamente estable (-0,01%) con una cotización promedio de $ 28,01. En la pizarra del Banco República cerró sin cambios a $ 27,70 para la compra y $ 28,34 para la venta.

Las autoridades del equipo económico no habían realizados mayores comentarios públicos en los últimos días sobre los factores que están incidiendo para que el tipo de cambio esté fuertemente presionado a la baja en lo que va de octubre. Sin embargo, ayer el presidente del BCU, Mario Bergara, concedió una entrevista a En Perspectiva de radio Oriental donde se explayó sobre el manejo de la política macroeconómica con foco en el manejo cambiario.

En ese sentido, el jerarca confirmó la percepción que distintos agentes del mercado habían transmitido a El Observador sobre el ingreso de capitales especulativos del exterior, que están ingresando para invertir en instrumento de deuda doméstica.

"Entendemos que en un mercado muy pequeño como el de Uruguay, el ingreso de unos pocos capitales ya comienza a hacer ruido. Eso es lo que hemos estado percibiendo en las últimas semanas", reconoció el jerarca. Explicó que lo mismo ocurrió durante 2012 y 2013, y que luego se revirtió un poco en 2014 y 2015. Sin embargo, ante una suba de las tasas de la Reserva Federal de EEUU (Fed) "mucho más despacito de lo que la gente pensaba", el ingreso de capitales a los emergentes ha cobrado impulso.
"En las últimas semanas eso comenzó a pasar y es en buena medida la principal justificación de nuestra intervención en el mercado de capitales", explicó Bergara. De hecho, la autoridad monetaria ya adquirió unos US$ 240, 6 millones en lo que va de octubre para evitar que el dólar cayera por debajo de los $ 28.

Tasas y costos

El titular del BCU rechazó que sean las tasas de interés de las letras de regulación monetaria (LRM) lo que esté despertando el interés de los capitales del exterior por posicionarse en papeles de deuda local. "Las tasas de interés de las letras de regulación monetaria hace un año, estaban a 15 %, 16 %. Estaban mucho más altas que hoy, y sin embargo los dólares no venían. Es más, a veces se iban. Es un poco discutir qué es lo primero, si el huevo o la gallina. Si es que entran capitales porque nosotros emitimos letras a tasas muy altas o si tenemos que emitir letras para esterilizar la entrada de capitales. Pensamos que es lo segundo, porque cuando las letras estaban incluso más altas que ahora, bastante más altas que ahora, los capitales no solamente no venían, sino que se iban", dijo Bergara.

Para el jerarca, el factor determinante para el ingreso de capitales no son las tasas sino las "condiciones globales", porque los mercados "han perdido perspectiva de ganancia con el crecimiento del dólar", indicó.
El presidente de la autoridad monetaria admitió que la elevada compra de dólares del BCU tiene su precio, aunque defendió la intervención. "Cuando uno interviene en un mercado, cualquiera sea, para modificar sus parámetros tiene que pagar un costo. Gratis nunca es. Pero en este caso es un costo que uno paga razonablemente porque le va a convenir en el futuro. Nosotros (por el BCU) decidimos que pagar el costo de intervenir hoy, recomponer reservas cuando el dólar está cayendo no es un proceso negativo, sino positivo, y eso ya lo mostró el proceso que fue del 2013 al 2016". Bergara indicó que la alternativa de no intervención del BCU implicaría un dólar más bajo que "no le hace bien a la economía" ni "a los equilibrios macroeconómicos".

¿Control de capitales?

Bergara fue bastante cauto a la hora de reaccionar con medidas en lo inmediato para restringir el ingreso de capitales del exterior, pese a que el BCU "fue bastante innovador y hasta sorprendente en 2013" cuando avanzó con este tipo de acciones. "Era la primera medida que de alguna manera discriminaba entre residentes y no residentes en el terreno financiero desde la época del 1970", indicó. Sin embargo, precisó que "lo que tampoco uno puede hacer es apenas caen dos gotas abrir cinco paraguas. Esto hay que monitorearlo con detenimiento, hay que ver la dimensión de las cosas, y eventualmente el BCU podrá responder. Pero no vamos a responder un poco al grito de los primeros movimientos de capitales que uno ve", explicó. "No está sobre la mesa hoy, pero no lo descartamos en la medida en que el proceso eventual de ingreso de capitales se profundice", advirtió.

Medios de pago dentro de la meta

El crecimiento de los medios de pagos en circulación se aceleró en el tercer trimestre del año, aunque se mantuvo dentro de la meta establecida por las autoridades monetarias en el marco de una política económica contractiva para mitigar las presiones inflacionarias. El agregado monetario M1'
–compuesto por la emisión de dinero en poder del público, y depósitos a la vista y en cajas de ahorro en el sistema bancario– dinamizó su aumento interanual en el promedio de los tres meses cerrados a setiembre y pasó de una suba de 1,2% interanual en el período junio-agosto de 2015 a 2,2% este año, según los datos divulgados por el Banco Central (BCU), en línea con lo anticipado por el Comité de Política Monetaria (Copom) en el comunicado de octubre. De esa forma, la evolución quedó dentro de la meta definida por el Copom este mes, que mantuvo el rango indicativo entre 1% y 3% para los tres últimos meses de 2016.


Populares de la sección