Bebidas para niños y no tan niños

La barra de Medio y Medio pone el énfasis en jugos y gaseosas artesanales y sin alcohol
Para niños y no tan niños

En Punta del Este

El entorno familiar de Punta Ballena y los clientes asiduos de Medio y Medio inspiraron al restaurante para elaborar una nueva carta de bebidas. Pensando especialmente en los comensales más pequeños la barra de Medio y Medio, encabezada por el barman uruguayo Antonio Zeballos, incorporó una serie de bebidas analcohólicas, algunas incluso carbonatadas. El resultado es una propuesta que no solo será disfrutada por niños, sino que también apela al paladar de los mayores.

"Llegué hace más o menos un mes con la idea de armar una barra de coctelería", contó Zeballos. "El restaurante estaba buscando generar un espacio que antes no había en el lugar. Y pensamos en la materia prima en sí, más que en hacer cosas súper elaboradas. Apuntamos a cosas simples como gaseosas y tragos", agregó.

La propuesta gastronómica está intrínsecamente ligada a la carta de bebidas: cada uno de los tragos acompaña los platos. En este sentido, la barra cuenta con varios tragos clásicos y de autor (con nombres temáticos como Luis Alberto, a base de ron, o Hermeto, con cachaça y jengibre), pero son las gaseosas y las limonadas lo más novedoso de su carta.

"Este es un balneario bastante concurrido por un público grande, que viene con sus nietos, o que vienen varias generaciones", afirmó el barman. "Pensamos en todos esos niños que vienen a vacacionar acá y están todo el año consumiendo un montón de cosas que por ahí son re nocivas y tóxicas, y queremos llevarlos más hacia lo orgánico", expresó.

Con el fin de desvincularse de los refrescos industriales, ofrecen tres gaseosas artesanales y tres limonadas, todas con ingredientes orgánicos, jugos del día y bajo contenido de azúcar.
Las limonadas van desde lo más clásico (con lima, limón y azúcar, o con menta y jengibre) a lo más innovador: la limonada de remolacha.

"Intentamos romper un poco con los estereotipos, decidimos hacer una limonada de remolacha, algo que no tiene nada que ver con nada y a la gente le parece súper particular", explicó Zeballos. Se trata de una bebida fresca, que combina la acidez del limón con el sabor dulzón y terroso de la remolacha, y el atractivo color rojizo profundo de esta verdura.

"Creo que a los niños hay que llegarles por otros sentidos: la vista y el olfato", afirmó el barman. Y en este sentido, las gaseosas siguen la misma línea.

Xirgú es una bebida nombrada en homenaje a la actriz y directora teatral Margarita Xirgú, que era amiga de la familia del responsable del establecimiento, Leandro Quiroga. Nació de un experimento: en medio de la elaboración de un aperol y con albahaca se le ocurrió a Zeballos hacer una soda para niños. "Decidí juntar el jugo de sandía exprimida con un poco de albahaca, carbonatarla y quedó una soda de sandía. Está siendo un éxito ahora", dijo. Se corona con flores comestibles y hojas de albahaca.
Le sigue otra bebida refrescante: una ginger ale artesanal, la "soda vedette" del lugar, que se prepara con azúcar rubia, canela, clavo de olor, miel y soda.

Completa la carta una bebida que no es ni jugo ni gaseosa, sino una mezcla entre ambas, a base de naranja, maracuyá, jugo de limón, almíbar de jengibre y puré de ananá. "Se completa con un poquito de soda y se decora con un poquito de romero para darle un aroma", narró Zeballos. "Es un trago súper rico, bien para la tarde. Se llama Atardecer, justamente por el sol de Punta Ballena, que queda naranja en un momento", sostuvo.

Burbujas artesanales

El proceso de carbonatar las aguas es, según su responsable, algo simple. Un concentrado de la soda se coloca en cifón carbonatador y se añade luego una cápsula de dióxido de carbono, lo que le da burbujas a la bebida.

Cada uno de estos tragos ha tenido una buena repercusión. "Sobre todo en el público más chico", detalló el barman. "Veníamos pensando que al mediodía iba a ser un poco difícil llegar al público, porque tiene un montón de años viniendo. Pero el primer día nos dimos cuenta que teníamos que tener otra persona en la barra porque explotaba", finalizó.

Con alcohol e improvisado

Todos los martes, acompañando el programa de Martes On Fire, ciclo de jam sessions y versiones, la barra realizará sus propias Bartender Jams, donde diferentes bartenders de Argentina y Uruguay acompañarán a Antonio Zeballos a realizar un trago improvisado por noche. "La idea es generar algo en conjunto, como pasa arriba del escenario", contó Zeballos.

Acerca del autor