Blancos celebraron 180 años con ataques al Frente Amplio

Larrañaga dijo el gobierno está "empachado de poder" y de "soberbia"
Los banderines blancos y celestes vestían ayer desde la mañana la calle Juan Carlos Gómez, en Ciudad Vieja, donde tuvo lugar el acto conmemorativo de los 180º años del Partido Nacional. Un evento donde los principales líderes políticos recordaron su historia, pero donde también estuvieron presentes la elecciones de 2019, y las críticas al gobierno del Frente Amplio.

Con platea llena, los senadores Luis Lacalle Pou, Jorge Larrañaga y Luis Alberto Heber fueron los encargados de los discursos.

El presidente del directorio del Partido Nacional, Heber, abrió el acto hablando de un partido "con 180 años de historia pero con mucho presente y futuro". Un partido que no puede etiquetarse: "Quien mira la historia del Partido Nacional sabe que no hay casillero ni molde, porque hemos sobrevivido 180 años, porque hemos hecho honor a la libertad y justicia social que perseguimos para que este país sea un país con gente más feliz", expresó.

Por su parte, luego de dejar sobre el estrado el poncho que utilizó durante su primer discurso en 1997-98, el senador Luis Lacalle Pou aseguró que el partido Nacional "vivía antes de ser decretado como tal y vivía en el gen de la nación oriental". "Ha estado del lado del deber ser, del lado de los justos, del lado de la libertad", dijo. Mientras, su padre, el expresidente nacionalista Luis Alberto Lacalle (1990-1995), aprobaba el discurso dando voces de "muy bueno".

Mapping Partido Nacional

En un sentido similar, Larrañaga señaló que "no hay una sola revolución en el país que no tenga una bandera blanca y celeste", y agregó que entre otras cosas, ser revolucionario es "pelear por vivir en el respeto y la tolerancia".

El Partido Nacional, dijo el senador Larrañaga, "es un partido de cercanía" y llamó a militar para construir la unidad. La unidad del Partido Nacional, había enfatizado minutos antes Heber, "es una herramienta fundamental para cambiar el país y ganar las próximas elecciones".

El "último presidente blanco", como lo nombró Larrañaga, también hizo referencia a los 180 años. Con una boina blanca, el expresidente Lacalle afirmó que hay dos maneras de parase ante la fecha: "hacia atrás el partido más antiguo del mundo, con la historia peculiar de haber estado 93 años fuera del poder". Pero también hacia el futuro: "si la raíz de 180 años es larga y profunda ello anuncia muy buenos frutos para el día de mañana", dijo a El Observador.

En un sentido similar, Lacalle Pou afirmó que "no tiene lógica" que un partido haya sido oposición por más de 90 años y tenga aun vitalidad.

Las figuras históricas, como la de Aparicio Saravia, no estuvieron solo en los discursos. En la fiesta de los blancos, los banderines no fueron lo único que homenajeó al partido. Muchos se animaron a pintarse la cara de blanco y celeste, mientras uno de los presentes mostraba con orgullo un tatuaje con el número 404. Tampoco faltaron las boinas, tazas y remeras; ni los "llaveros destapadores nacionalistas", o el vino tinto de Aparicio Saravia, comercializado a pedido de su bisnieto Marcelo Saravia desde hace unos cinco años.

"Empachados de poder"


Además de recordar la historia de esa organización política desde 1836 a 2016, las principales figuras del Partido Nacional no perdieron oportunidad de criticar al gobierno del Frente Amplio. Larrañaga afirmó que están "empachados de poder" y "de soberbia", que se olvidaron de la gente, llenándola primero de promesas y ahora de impuestos; y dejando a la educación pública "en mano de la corporaciones gremiales que tienen trancada las ruedas de la reforma y progreso educativo".

Asimismo, dijo que la palabra "compañero", que usualmente utilizan los dirigente del Frente Amplio, es propia del Partido Nacional y se remite a sus orígenes y primeros líderes, como Aparicio Saravia y Luis Alberto de Herrera. "Compañero es palabra nuestra. Porque de compañeros trataba Saravia a sus soldados", indicó.

Lacalle Pou lo criticó en tanto por ser un partido que se define por ser reaccionario y derribar al otro. "Quédense tranquilos que el Partido Nacional está donde está bien y no donde está mal", resumió.

Populares de la sección