Bonafini recibirá al juez pero se niega a responder sus preguntas

La dirigente es indagada por presunto fraude al Estado en plan social

La líder de la Asociación Madres de Plaza de Mayo de Argentina, Hebe de Bonafini, dijo ayer que recibirá al juez Marcelo Martínez de Giorgi que la semana pasada la declaró en rebeldía por no presentarse a declarar en tribunales para manifestarse sobre una causa por presunto fraude al Estado, pero adelantó que se amparará en su derecho a no declarar.

"Si el juez viene a la casa de las Madres, lo vamos a recibir", sostuvo la mujer, de 87 años, en una entrevista publicada ayer por el diario Página 12, de Buenos Aires.

El juez dejó sin efecto el viernes una orden de arresto contra Bonafini, luego que el jueves la declaró en rebeldía por no acudir a dos citaciones judiciales.

El magistrado envió el jueves a la Policía a detener a Bonafini en la sede de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, pero la dirigente eludió la orden. Cientos de militantes y dirigentes kirchneristas se acercaron ese día para mostrar su apoyo a Bonafini.

Finalmente el viernes, a pedido de la defensa de la dirigente, el juez accedió a levantar la orden de arresto y a acudir a la sede de las Madres de Plaza de Mayo para cumplir con el acto de tomarle declaración.

En este sentido, Bonafini dijo en la entrevista que va a recibir al magistrado "con mucho respeto", pero adelantó que va a hacer uso de su derecho a no responder las preguntas del juez. "Yo tengo derecho a no declarar. Recibirlo (al juez) sí, como corresponde, pero no declarar. 'Vos tenés derechos', me decían los abogados", sostuvo.

Señaló que el jueves, cuando la policía acudió a la sede de las Madres, tuvo "miedo" por la seguridad de los militantes que se habían acercado para respaldarla. Además, reveló que ese día recibió varios llamados de la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015) para manifestarle su apoyo.

La causa

El juez Martínez de Giorgi investiga presuntas irregularidades en el programa de construcción de viviendas sociales del programa Sueños Compartidos de las Madres de Plaza de Mayo, que contaba con financiamiento del Estado durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015).

El programa, un gigantesco emprendimiento que construía miles de viviendas, escuelas y hospitales en barrios carenciados con financiamiento del Estado, quedó trunco en 2011 al estallar un escándalo por denuncias de corrupción.

Según un escrito presentado por el juez en junio, Sueños Compartidos manejó en planes de vivienda más de 750 millones de pesos (US$ 53 millones) que en aquel momento equivalían a unos US$ 170 millones, provenientes de la Secretaría de Obras Públicas, de los cuales "fueron desviados de su fin específico" unos 206,4 millones de pesos (US$ 14,7 millones).

En la causa también son indagados el exministro de Planificación, Julio De Vido, quien estuvo al frente de esa cartera durante los 12 años de los gobiernos de los Kirchner, y el exviceministro José López, detenido en junio mientras escondía casi US$ 9 millones en un convento.

El magistrado dijo el sábado en declaraciones a radio Cooperativa que aún no definió qué día se hará la declaración.

"Va a haber que cumplir con la indagatoria, todavía no tiene fecha. Se decía que el lunes iba a ser indagada pero hay que hacer un análisis sobre el pedido que ella formula, solicitando que la indagatoria se cumpla en la sede de Madres y en función de ese análisis vamos a fijar la fecha", dijo el juez.
Fuente: En base a agencias

Populares de la sección