Buscan colocar asados en provincias argentinas

Mercado de Buenos Aires consume carnes de novillos más jóvenes que en Uruguay

Las posibilidades de colocar asados de Uruguay en Argentina serán principalmente en los supermercados de provincias, porque es muy difícil ingresar al mercado de Buenos Aires, una plaza que opera con una calidad diferente a la que están habituados los consumidores uruguayos, aseguró a El Observador el consultor argentino, Ignacio Iriarte.

Por esa razón, los negocios que buscan los frigoríficos uruguayos se centran en las provincias del vecino país que se están explorando por parte de varias empresas, comentó a El Observador una fuente industrial.

Las fuentes dijeron que se espera avanzar en las exportaciones de carne vacuna con hueso una vez que se reglamente la reciente habilitación de los servicios sanitarios argentinos.

En el mercado bonaerense se consume el asado de costilla chica y de grasa blanca, producido por un novillo de un año de edad, por lo general proveniente de corrales de engorde, y ese no es el tipo de animal que se faena en Uruguay, dijo Iriarte.

Por otra parte, el consultor argentino agregó que desde el punto de vista de los precios del mercado de haciendas de Argentina, no es el mejor momento para encaminar este tipo de ventas porque viene operando a la baja, de un peso argentino por kilo, en los últimos 40 días.

Iriarte opinó que la diferencia favorable de precios a los que puede llegar la carne uruguaya al mercado argentino se pierde en los costos de impuestos y fletes.

Las provincias que potencialmente pueden interesarse en los asados uruguayos son Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y Corrientes, donde hasta el año 2001, cuando reapareció la fiebre aftosa, Uruguay efectuaba sus colocaciones.

Argentina tiene un consumo anual de carne vacuna de aproximadamente 2,5 millones de toneladas.


Populares de la sección