Cabify arma su flota y capacita nuevos choferes

La aplicación espera que la Junta de Montevideo apruebe el decreto que reglamenta esa actividad
La empresa Cabify, que comenzó a funcionar en Uruguay únicamente con remises, empezó a buscar choferes para preparar la primera flota de autos con conductores particulares que tendrá operativa en Uruguay, según confirmaron a El Observador fuentes empresariales.

Se trata de varias decenas de personas que ya empezaron a recibir cursos de capacitación sobre cómo utilizar la aplicación en los celulares, las pautas de trabajo de la compañía de origen español y detalles sobre cómo brindar un mejor servicio a los usuarios.

De esa manera, mientras en la Junta Departamental de Montevideo se discute un proyecto para regular el servicio, la compañía ofrecerá autos con conductores, en forma similar a lo que hace Uber, que es su competencia directa.

En Cabify entienden que ese decreto es de inminente aprobación –la compañía quiere que se apruebe lo antes posible dijeron fuentes de la empresa– para trabajar dentro de la legalidad.
Mientras los ediles están en el proceso de discusión política, la empresa no quiere perder tiempo y empezó a preparar su flota.

Ambas compañías (Cobify y Uber) enfrentan las críticas de los taxistas –tanto de propietarios como empleados– que ven en una competencia desleal en relación a las exigencias que tienen ellos para trabajar.

Afirman además que la recaudación les bajó más de 30% desde que Uber ingresó al mercado hace un año. Lo hizo sin habilitación para transportar personas, que es un servicio privado de interés público y por tanto está bajo regulación comunal.

En estos días se vio a taxistas de Montevideo con calcomanías en los vidrios traseros que dicen: "No al trabajo en negro".

Sin embargo, ambas aplicaciones, lograron interesar a los usuarios que los contratan por miles utilizando para pagar tarjetas de crédito internacional.

Cabify cobra una tarifa plana según el recorrido.

Uber, sin embargo, tiene una tarifa variable teniendo en cuenta la distancia de los viajes y la oferta y demanda a lo largo del día. Por ejemplo, en horas pico o en días de lluvia, cuando se requieren más choferes, Uber cobra tarifas más caras.

Otra diferencia es que Cabify–empresa que está registrada en Uruguay– desembarcó en el país operando en acuerdo con los remises establecidos, lo que le aseguró trabajar en un marco legal y fue bien visto por las autoridades de la Intendencia de Montevideo.

En ese contexto, la empresa destacó al instalarse que paga impuestos, la protección social de los trabajadores está cubierta, los choferes tienen libreta profesional, y los pasajeros están comprendidos en el seguro del auto. Los vehículos además son de calidad y no pueden tener más de cinco años de antigüedad.

Uruguay es uno de los 13 países donde está Cabify. Los demás son: España y Portugal, Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Perú, Panamá, México, Costa Rica, Ecuador y República Dominicana.
Antes de instalarse en Uruguay la compañía realizó un estudio de mercado para medir su potencial negocio y recibió el interés de trabajar de 1.500 conductores. Ahora la primera flota se formará con algunos de ellos y otros que se están inscribiendo.
Proyecto

La Junta Departamental tiene a estudio un proyecto de decreto para regular los servicios que brindan empresas como Uber y Cabify.

En el texto se afirma que la red vial de la ciudad y su uso "está controlada y regulada por la Intendencia" por lo que para su explotación comercial se deben respetar ciertas características. Entre ellas se menciona el evitar la sobrecarga de la infraestructura, garantizar la seguridad y el confort en los traslados así como mejorar las condiciones de accesibilidad de personas.

El decreto habilita la modalidad de transporte oneroso de pasajeros en vehículos privados contratados a través de plataformas electrónicas, la que estará sujeta a los permisos que conceda la Intendencia de Montevideo.

Se especificó que sólo podrán ser permisarios personas físicas; las autorizaciones se otorgarán por cada vehículo y ninguna persona podrá ser titular de más de un permiso.

Están los votos

El proyecto para las aplicaciones fue redactado por la IMM. En la Junta no solo tendrá votos del Frente Amplio sino también de ediles de la oposición.

El texto propone que quienes tengan autorización para brindar ese servicio, deberán pagar a la Intendencia un canon de $ 1.70 por kilómetro recorrido.

Taxis, remises ni quienes que realicen transporte de turismo, escolares ni ambulancias podrán ser permisarios.


Populares de la sección