"Cada vez es más necesario que los ganaderos se apoyen en la profesión veterinaria"

Entrevista con la presidenta de la Sociedad de Medicina Veterinaria del Uruguay (SMVU)
¿Qué significa este desafío que asumió, presidir la SMVU?
Es algo que asumo con una gran responsabilidad, por el valor que tiene la representación de la profesión. El objetivo es trabajar en aras de un ejercicio profesional adecuado, en una mejor inserción de la SMVU y promoviendo la responsabilidad que le corresponde a la profesión. Es importante que podamos seguir accionando para que la profesión pueda respaldar activamente las campañas sanitarias, la producción de alimentos y asesorando a los propietarios de los animales en todo sentido, sean grandes o pequeños.

¿En qué esta viejo anhelo de la profesión de instaurar todo lo relacionado con la colegiación?
La Ley de Colegio Veterinario fue aprobada en el año 2014. El decreto reglamentario que le corresponde hacer al Poder Ejecutivo ha sido elaborado en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), pasó por el Ministerio de Educación y Cultura para ser revisado y en este momento se encuentra en el Ministerio de Salud Pública, pero por alguna circunstancia que desconocemos hace más de dos meses que está para ser firmado por el ministro Jorge Basso, pero eso no ha sucedido. Hemos solicitado una entrevista, pero no hemos obtenido ninguna respuesta.

¿Por qué es trascendente que esto cristalice?

Porque el Colegio Veterinario representa al profesional, pero asegura también al colectivo de la sociedad que la profesión se ejerza de forma correcta. Normalmente desde la sociedad se reciben denuncias de gente que en realidad no es profesional y está actuando y el Colegio Veterinario en ese sentido puede actuar de una forma que hoy no podemos hacerlo nosotros.

Ahora bajo la presidencia del MGAP está accionando, desde hace pocos meses, la Comisión Nacional Honoraria de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba). ¿Qué responsabilidad le compete en eso a la SMVU?
Nuestra sociedad integra la comisión asesora de la Cotryba. Entendemos que es un tema muy importante y que a nivel del MGAP se lo ha tomado con mucha seriedad, procurando comenzar a darle respuestas a la sociedad en problemas que son muy viejos por decirlo de algún modo. Problemas que, además, se dan por dos lados, por los reclamos por maltrato animal ya sea de parte de organizaciones o de integrantes de la sociedad y, por otro, por los reclamos de los productores por los graves perjuicios en su producción ganadera por el ataque de perros. El MGAP hizo un llamado para hacer un estudio de la población canina del Uruguay. Hay estimativos que indican que hay 1,2 a 1,5 millones de perros para una población de poco más de 3 millones. Hay que regular esa población y por supuesto que nuestra institución, los profesionales de la veterinaria, estamos para colaborar. Lo más importante, nos parece, es que la actividad de la Cotryba se desarrolle en el marco de objetivos precisos, por eso los profesionales que nos están representando están insistiendo en que esto avance de una forma bien orquestada, seria, porque eso nos permitirá obtener respuestas que tenemos que ser conscientes no llegarán rápido. Es fundamental la apuesta a la educación, a ser constantes y eso es lo que promovemos.

¿Qué enseñanzas dejó el episodio del ethión, un producto del cual aparecieron residuos en carnes que al llegar a Estados Unidos fueron rechazadas?

Entendemos que la profesión tiene un papel cada vez más importante en relación a la producción, con lo que eso implica, por el valor que la producción agropecuaria tiene para la economía del país y para la sociedad. El profesional veterinario debe llegar de forma más acabada al productor. Todos debemos actuar de tal modo de evitar que el país comprometa sus exportaciones por algún control que no se haya hecho en forma correcta. Al país le va la vida en la producción agropecuaria y en las exportaciones de carnes. Si queremos seguir vendiendo carne de calidad, certificada, necesitamos que estas cosas no ocurran, es vital mantener los mercados y sobre todo los más exigentes que son los que nos dan un plus, porque nosotros no producimos tanto volumen y sabemos que debemos competir por el lado de la calidad, de la seguridad. Cada vez es más necesario que los productores ganaderos se apoyen en la profesión veterinaria. Pero, más allá de la calidad, cuando el objetivo sea aumentar la producción, elevar los índices de procreos y aumentar la eficacia, el asesoramiento veterinario hará la diferencia.

A propósito de enfermedades de impacto reciente, ¿qué sucede con la leishmaniasis?

Hay leishmaniasis en Salto. Es una enfermedad de vector, que se ha ido extendiendo, porque aparecieron animales con leishmaniasis en Artigas. Eso nos preocupa porque es una enfermedad zoonótica importante. En principio, en la medida que el vector se extienda, habrá que tomar medidas más estrictas. Normalmente el diagnóstico del perro enfermo lo hace el veterinario, no han aparecido aún casos en humanos, pero no estamos libres de que eso suceda.

¿En qué niveles está la tasa de ingreso y egreso de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de la República?

En realidad ingresan muchísimos estudiante, en el entorno de 500, pero se reciben alrededor de 80 a 100 por año y eso no ha aumentado en el correr de los últimos años, se mantiene estable la tasa de egresos.

Datos personales

Margarita de Miquelerena Sacarelo nació el 5 de julio de 1955 en Montevideo, es divorciada, veterinaria de ejercicio liberal, productora ganadera en Florida.

Acerca del autor