Cámara del Comercio abandona quejas y se acerca a la Policía

Proponen que los comerciantes trabajen junto a las comisarías


Durante años, los comerciantes fueron una fuente inagotable de quejas por la situación de inseguridad. No es casual. Los comercios han sido tradicionalmente uno de los blancos favoritos de los delincuentes. Pero la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay propone cambiar los lamentos por el trabajo junto a la Policía. "Los comerciantes debemos ser proactivos, buscar asesoramiento, trabajar con las autoridades. No ponernos en la vereda de enfrente y criticar: que esto, que más Justicia, que más Policía. Sí hay que hacerlo en su momento, pero (también) hay que sentarse y ver la problemática. Yo no sé de quién es la culpa. Lo que sé es que tenemos un problema. Entonces, trabajémoslo en conjunto", dijo el jueves Julio César Lestido, presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Comercio. A su lado, estaba el jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Pérez.

La propuesta de Lestido fue planteada en el marco del ciclo de conferencias "Desafíos y expectativas para las empresas ante un nuevo ciclo económico". "El principal objetivo que tenemos en esta comisión es el trabajo mancomunado entre privado y privado y sobre todo entre lo privado y lo público. Es una política global en la que todos tenemos que estar involucrados", explicó Lestido, quien advierte que al socio de la Cámara de Comercio "le cuesta hacer el cambio cultural": pasar de la crítica a la cooperación.

En ese sentido, Lestido recordó una encuesta realizada el año pasado por la Cámara de Comercio entre sus socios. Ante la consulta sobre si "cree que se están tomando las medidas adecuadas por parte de las autoridades para disminuir la delincuencia", el 59% de los encuestados respondió que no. El 53% considera que "adoptar medidas en forma conjunta entre vecinos y comerciantes puede colaborar a reducir la delincuencia". Sin embargo, el 87% no conoce "alguna medida implementada en su barrio o localidad para disminuir la delincuencia".

Lestido propone que los comerciantes se reúnan en cada barrio, en cada ciudad, para encontrar soluciones conjuntas con vecinos y autoridades. "Nos está costando cambiar la mentalidad (...) Hay interés pero no hay nadie que de el puntapié inicial para decir que este es un problema colectivo, es un problema de todos y tenemos que trabajar", insistió el jueves, en la Bolsa de Valores, ante un auditorio de unas 50 personas, en su mayoría comerciantes.

La experiencia chilena

La Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Comercio se formó en 2008 y desde entonces tiene la experiencia chilena como uno de sus faros. Además del jefe de Policía de Montevideo, participó de la conferencia Jorge Lee Mira, presidente de la Comisión de Seguridad y Antidelincuencia de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Chile. "Sin seguridad no hay desarrollo", planteó Lee Mira. La frase fue repetida minutos después por el jefe de Policía.

"El comercio es una fuente de riesgos y como tal debe tener los riesgos controlados. El problema es cómo voy a controlar los riesgos, si no tengo identificadas las amenazas", advirtió el chileno. En ese sentido, advirtió que la compra de cámaras de seguridad ya no basta como respuesta. "Los comerciantes compran lo que les venden y no lo que necesitan porque no saben lo que necesitan", aseguró Lee Mira.

Lestido coincidió con este punto. "Hay gente que está convencida que con instalar la cámara ya está (...) Nos encontramos que compraban su cámara, ponían sus guardias y (pensaban:) ya solucioné mi tema de seguridad. Y no es así. Por suerte la Cámara (de Comercio) tiene dentro de sus asociados a instaladores de alarmas o de seguridad electrónica, de seguridad física (...), asesores en seguridad: hacen estudios, ven el impacto, analizan los riesgos, hacen las recomendaciones", explicó el empresario.

La experiencia olimareña

Antes de asumir como jefe de Policía de Montevideo, Pérez fue jefe en Canelones y Treinta y Tres, al que definió como "uno de los departamentos más seguros, con menos índices de delitos". "Empezamos a reunirnos con el Centro Comercial y con la Sociedad de Fomento Rural y logramos convencerlos de que lo mejor que podíamos hacer era instalar una sistema de videovigilancia. Muchos que se oponían nos decían: 'Si nosotros no tenemos delito'. Yo les decía: 'Justamente, es el momento ideal para instalarlo'", recordó el jefe de Policía.

Mientras que los vecinos le proponían que era necesario contar con más policías, Pérez intentaba convencerlos de que ese no era el camino, porque, entre otros asuntos, era más caro. Finalmente los convenció. "Costó US$ 130 mil la inversión. Fue hecho con los comerciantes y con el Ministerio del Interior", destacó el jefe de Policía, como ejemplo del camino a seguir. En cuanto al costo de la inversión, el jerarca advirtió, como los demás expositores, que "la calidad de las cámaras es sumamente importante".


Populares de la sección