Cambia ley de negociación colectiva

Vigencia de convenios no será atemporal y dependerá de acuerdos

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Eduardo Brenta, partió ayer hacia Ginebra (Suiza), para participar en reuniones con la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Allí, entre otras cosas, entregará a la dirección general de normas del organismo el proyecto de ley que envió al Parlamento uruguayo con cambios a la ley de negociación colectiva. El texto, al que accedió El Observador, toma todas las sugerencias realizadas por la OIT a la ley, las cuales fueron discutidas con empresarios y sindicatos por espacio de un año y medio, aunque sin llegar a un acuerdo.

Entre las modificaciones más importantes a la legislación que regula la forma en la que se negocian los convenios salariales en Uruguay, se encuentra la vigencia de los convenios y la información que las empresas deberán aportar de forma obligatoria en las discusiones.

El primer aspecto es conocido en la jerga como “ultractividad”. La ley vigente establece que los convenios colectivos mantienen vigencia hasta que no se firme uno nuevo, más allá que el texto del acuerdo anterior establezca o no ese punto. La propuesta del gobierno propone quitar esa posibilidad de la ley, por lo que de aprobarse, la vigencia y prórroga de los convenios salariales quedará a resolución de las organizaciones de trabajadores y empleadores.

La segunda modificación en importancia agrega una condición a la obligación de dar información por parte de las empresas. En la ley de negociación colectiva vigente se establece que, en la obligación de negociar “de buena fe”, los empleadores deben poner sobre la mesa toda la información necesaria sobre la empresa para lograr acuerdos. El gobierno lo que propone en ese caso es agregar que la Inspección General del Trabajo “velará” por el cumplimiento de la obligación de reserva de la información, para “dotar a las partes de mayores garantías”.

Para el ministro Brenta, el nuevo proyecto con modificaciones a la ley “mejora” aspectos que fueron fruto de la aplicación de la negociación colectiva en estos años. “Las modificaciones van a contribuir a la mejora de la negociación”, agregó el ministro en diálogo con El Observador a pocas horas de partir hacia Europa.

El gobierno llevó adelante una larga negociación con las cámaras empresariales y el PIT-CNT, que se inició en 2011, cuando la OIT realizó las observaciones.

El tema de la vigencia de los convenios fue reclamado por los trabajadores, mientras que los empresarios insistieron con incluir en los cambios la posibilidad de sancionar a los sindicatos que no cumplan con las cláusulas de los convenios, como las que acuerdan “paz” sindical mientras tenga vigencia el acuerdo. Nada de ello fue tenido en cuenta para el proyecto con las modificaciones, puesto que en las diferentes reuniones a lo largo de este tiempo no se logró un acuerdo.

Brenta recordó que esas negociaciones fueron “muy francas”, pero no se logró una síntesis final.

El ministro de Trabajo destacó que en Uruguay la negociación colectiva, a pesar de las dificultades o discrepancias que puedan existir, “funciona”. Además, consideró que en la práctica alcanzó niveles de “profundidad y riqueza” que le valió elogios a nivel mundial.

“Por algo la OIT nombra a Uruguay cada vez que tiene que destacar un lugar adonde se practica de buena forma el diálogo social”, concluyó Brenta.


Populares de la sección

Comentarios