Canadiense que compró Fripur empezó a colocar su cartelería

Trabajadores todavía esperan recibir compensación por deudas
En el edificio en el barrio de la Aguada en el que hasta mediados de 2015 funcionó la pesquera Fripur ya se empezaron a borrar los vestigios de su anterior propietario. Cooke Aquaculture –la empresa canadiense a la que en diciembre de 2015 la Justicia adjudicó la venta en bloque de Fripur– colocó nueva cartelería en la planta, según informó Subrayado ayer.

"Cooke Uruguay", se lee ahora en una de las esquinas de la manzana que ocupa la empresa. También comenzaron a quitarse otras alusiones al antiguo nombre de la firma.A mediados de diciembre El Observador publicó que la norteamericana se había convertido oficialmente en la propietaria de la empresa. Un mes antes había depositado alrededor de US$ 13,5 millones y así había completado los cerca de US$ 17 millones que se había comprometido a pagar por los activos de la pesquera uruguaya.
En esa oportunidad se indicó que 71% del dinero disponible iría para los bancos con los que Fripur mantenía deudas. El 29% restante, en tanto, se repartiría entre los otros acreedores, por ejemplo, los extrabajadores de la empresa. Este grupo recibiría poco más del 50% de lo que se le adeudaba.

Los exfuncionarios de Fripur todavía no han cobrado nada de lo que se les debe. Esto responde, dijo a El Observador el dirigente gremial José Umpiérrez, a que un grupo de extrabajadores de la empresa solicitó ante la Justicia la nulidad del concurso. Se trata de entre 30 y 40 personas que en su momento trataron de llevar adelante un proyecto autogestionado en la pesquera. La Justicia finalmente desestimó esta propuesta, y adjudicó la venta en bloque de Fripur a la canadiense.

Estos extrabajadores, explicó Umpiérrez, entienden que la adjudicación no se realizó de manera correcta. Poco antes del comienzo de la feria judicial –el 23 de diciembre– solicitaron que su pedido se elevara al Tribunal de Apelaciones. Por este motivo se atrasó el pago de lo que se le adeuba a las personas que trabajaban en Fripur al momento del cierre. Se entiende que el cobro sucederá en algún momento entre febrero y marzo, indicó Umpiérrez.

Son más de 700 personas las que esperan por el pago de su despido. El sindicato aguarda, además, concretar una reunión con los nuevos dueños, quienes indicaron en su plan de negocios que en una primera fase emplearían a 100 personas. Por el momento, unas 20 están trabajando (algunas de ellas, ex Fripur), entre otros, en algunas tareas de mantenimiento de un barco para la captura de cangrejo, dijo Umpiérrez.

Populares de la sección