Canelones se alista para comenzar plan de obras por US$ 66 millones

El BCU aprobó fideicomiso que se destinará a pavimentación de la Ciudad de la Costa, limpieza y obras de arquitectura del departamento

El Banco Central del Uruguay (BCU) dio luz verde al III fideicomiso financiero por el equivalente a unos US$ 66 millones que tiene previsto lanzar al mercado de valores la Intendencia de Canelones (IMC). Esos recursos le permitirán a la comuna canaria cumplir con un importante cronogramas de obras que estaban previstas en su planificación quinquenal, informó a El Observador el secretario general de la IMC Gabriel Camacho. Obras de pavimentación y alumbrado en la Ciudad de la Costa y la compra de 80 mil contenedores domiciliarios, serán algunos de los destinos.

El monto exacto de la inversión será por el equivalente en unidades indexadas (UI) a $ 1.883 millones (unos US$ 66 millones). El fideicomiso será a 20 años con dos años de gracia. La tasa de interés anual que pagará el instrumento no podrá superar el 7,5%, según lo definió el aval de la Junta Departamental en su momento. De todas formas, de acuerdo a sondeos que ha realizado la comuna con potenciales interesados -básicamente inversores institucionales como AFAP- el rendimiento se ubicará entre 1,5 y 1 punto porcentual por debajo de ese parámetro. La fecha para el lanzamiento al mercado que se maneja es el próximo mes. Como garantía, la IMC ofrecerá un porcentaje del flujo de recaudación de sus impuestos que se canalizan por medio de las redes de cobranzas.
Uno de los aspectos novedosos que logró el III fideicomiso financiero fue el respaldo de la mayoría de los ediles de los partidos de la oposición (Partido Nacional y Partido Colorado) en la Junta Departamental.

El destino

Casi la mitad de los recursos del III fideicomiso (unos US$ 30 millones) se destinarán a obras viales que incluyen la pavimentación y el alumbrados de calles en Ciudad de la Costa, comentó Camacho.
Para tener legitimidad en escoger de la mejora qué infraestructura debe atenderse, la comuna ya mantuvo un trabajo de coordinación con los 30 municipios y los concejales de esas zonas políticas. Las obras de saneamiento y pavimentación en la franja costera comenzaron hace ocho años. Los resultado esperados para el quinquenio comprenden alcanzar la consolidación de barrios, ejecutando un total de 145 Km de calles pavimentadas, con un adecuado sistema de drenaje pluvial.

En tanto, otra parte importante de los recursos se destinarán al rubro limpieza. La IMC tiene previsto adquirir 80 mil contenedores domiciliarios (actualmente hay unos 40 mil instalados) con lo que prácticamente se terminará de cubrir a todos los centros urbanos más poblados del departamento. A esto se sumará al compra de 18 camiones recolectores, por lo que se duplicará la flota actual en ese servicio.

Finalmente, unos US$ 10 millones tendrán como destino obras de arquitectura en el departamento. Ese rubro incluirá sendas peatonales en Pando y Las Piedras. Con ello se buscará mejorar la movilidad en el centro histórico de la capital departamental, y su conectividad con el acceso al shopping que acaba de inaugurarse.

La comuna canaria ha logrado equilibrar sus números en los últimos años, algo que le ha permitido cerrar sus últimos balances con superávit corriente. En 2004, la IMC debía tres veces su presupuestos (unos US$ 130 millones) y su pasivo estaba prácticamente nominado en dólares. Actualmente, se logró reducir ese pasivo al 60% de su presupuesto, además de que está nominado en UI, por lo que está exento a la volatilidad que suele mostrar el tipo de cambio en la plaza financiera uruguaya.