Cargill deja industrias alimenticias para enfocarse en los commodities

La multinacional vendió sus molinos harineros en Argentina a la empresa Molino Cañuelas

Cargill supo ser el número uno de la molienda de trigo en Argentina hasta la crisis del campo de 2008. En ese momento, tenía 17% del mercado. El gigante estadounidense sigue abandonando su posición en la industria de alimentos para concentrarse en la producción de materias primas.

En las últimas horas concretó un preacuerdo para vender sus molinos de harina en Argentina a la empresa Molino Cañuelas, que pasará a convertirse en la mayor empresa del rubro en el país vecino. Dicho preacuerdo de compra-venta se perfeccionará en los próximos 60 días, según informó Clarín.

Molino Cañuelas, la compañía dueña de la marca 9 de Oro, llegó a un preacuerdo para adquirir los molinos de harina de la estadounidense Cargill. De esa forma pasará a controlar 24% del mercado.

Cargill ingresó al negocio de la harina en 1995 y decidió salir luego de haber estado en la cúspide del sector. Molinos Cañuelas, en cambio, viene de obtener un crédito del Banco Mundial por US$ 80 millones, y se lanzó a la expansión en un mercado en el que se muelen cerca de 6 millones de toneladas de trigo por año.

La empresa argentina tiene en total siete plantas, incluida una en Montevideo. En el crédito que recibió hace poco más de un mes participaron la CFI, el brazo para empresas del Banco Mundial, y Rabobank, que recolectó US$ 50 millones entre inversores extranjeros.

De consumarse la compra, Molino Cañuelas queda bien posicionado de cara a las exportaciones, que recuperaron su atractivo tras la quita de las retenciones. De todas formas, la mitad de la harina que manejará Molino Cañuelas más Cargill se utilizará para consumo interno, en la elaboración de galletitas y bizcochos, además de fideos a façón.

La compañía cree que puede crecer agregándole valor a los granos, a través de la industrialización de alimentos, cuyo precio de exportación es más elevado.


Populares de la sección