Casa de salud incendiada no contaba con habilitación pero MSP la dejó trabajar

MSP admitió que hay subregistro de ese tipo de centros y anunció que cambiará la reglamentación para que se destine un funcionario cada 10 internos como mínimo; en el lugar del incendio había uno para 17 ancianos
El hogar de ancianos "Época dorada" que se incendió en la madrugada de ayer no tenía habilitación de Bomberos y por lo tanto tampoco tenía la del Ministerio de Salud Pública (MSP). Sin embargo nunca fue clausurado pese a haber recibido inspecciones y El Observador pudo saber que había personas que residían allí desde hace seis años.

El incendio provocó la muerte de siete personas: cuatro por quemaduras directas, dos en las vías respiratorias y otra por intoxicación. Al mismo tiempo, desnudó las carencias que existen en los hogares de ancianos en cuanto a las habilitaciones y controles.

Fuentes del MSP reconocieron a El Observador que la mayoría de los hogares de ancianos están en la misma condición y tienen la habilitación "en trámite".

Este hogar siniestrado había sido inspeccionado dos veces por el MSP en marzo de este año, por lo que las autoridades sanitarias tenían conocimiento de las irregularidades. Los dueños del centro estaban arreglando las deficiencias constatadas pero no recibieron una sanción. Desde el MSP aseguraron que para clausurar un hogar de ancianos deben incumplirse todos los requerimientos, porque si no todos estarían clausurados.

Según datos del Censo de 2011, existen en Uruguay 844 residenciales para ancianos en los que viven unos 13.817 personas.

Que esté la habilitación "en trámite" quiere decir que el centro cumple con algunas de las condiciones necesarias para que puedan funcionar como hogar, pero no con todas, por lo que no alcanzan el permiso definitivo. En este caso, les faltaba la habilitación de Bomberos, condición necesaria pero no suficiente para obtenerlo.

"No tenía habilitación y al no tener no correspondería que funcionara", aseguró a El Observador el director de Bomberos, Leandro Palomeque. "Ahí está la diferencia entre el puede y el debe. Poder pudo, estaba funcionando. Deber no debía. Por parte nuestra no tenia ningún tipo de certificación", agregó. En este caso, el hogar sin fines de lucro –que ofrecía vivienda permanente y alimentación a 17 adultos mayores– solicitó en 2014 la habilitación a la Dirección Nacional de Bomberos pero esta fue "observada" y se paralizó. El proyecto que presentaron tenía errores con respecto al área edificada con que contaba y por lo tanto la solicitud "quedó colgada y no se avanzó más", explicó Palomeque.

La organización que estaba a cargo del hogar había declarado un área construida menor a la real, por lo que fue frenada y como no se aprobó el proyecto, tampoco recibió una inspección por parte de Bomberos. Para que hubiera sido concluido el proceso restaba que la organización responsable se volviera a presentar ante la Dirección Nacional de Bomberos para renovar el pedido, presentar el proyecto, que lo aprobaran y luego le realizaran una inspección de control.

"No tenía habilitación y al no tenerla no correspondería que funcionara. Poder pudo. Deber no debía", señaló Leandro Palomeque, director de bomberos

Palomeque señaló que si el trámite está bien presentado la demora para otorgar la habilitación "es de entre tres y cuatro meses".

Anoche, autoridades del MSP ofrecieron una conferencia de prensa donde anunciaron cambios en la reglamentación para exigir que haya un funcionario cada 10 internos como mínimo, dependiendo del grado de invalidez de los ancianos. En el hogar, durante el siniestro, había un funcionario para atender 17 personas.

Según datos del Censo de 2011, hay en Uruguay 844 residenciales para ancianos. Sin embargo, la subdirectora general de la Salud, Raquel Rosas, aseguró que existe un "subregistro" de ese tipo de centros porque en el país se encuentra ante un problema "socio sanitario" en la atención a personas mayores. En la misma conferencia de prensa, el director general de Salud del MSP, Jorge Quián, admitió que hay "muchos" centros donde la habilitación de Bomberos no está hecha aunque los lugares son "adecuados".

Inhabitable

Este hogar de ancianos "no se puede volver a habitar por el daño que existe por el incendio. La escalera está deteriorada, no existen aberturas y puede haber riesgo de colapso", aseguró Palomeque.

Las habilitaciones de Bomberos tienen diferentes duraciones, dependiendo del tipo de uso que se le vaya a dar a la construcción, pero varía entre dos y cuatro años. Cuando se llega al límite del período la empresa a cargo debe presentarse para renovar la habilitación para no perderla y se le realiza otra inspección. El director de Bomberos aseguró que "el mayor porcentaje tiende a mantener la
habilitación" porque es exigida por otros organismos.

A finales de febrero de este año el gobierno decidió exonerar el pago de la habilitación de Bomberos a unos 200 hogares de ancianos porque consideraban que era "un problema" al tratarse de organizaciones sin fines de lucro. Sin embargo, este permiso sigue siendo una traba porque la mayoría de los hogares de ancianos no adquirieron el definitivo porque no cumplen con las condiciones necesarias para funcionar.

La ley 17.066 que reglamenta el establecimiento de hogares de ancianos fija las condiciones
mínimas para que funcionen, que deben ser "una planta física iluminada y aireada naturalmente, provista de todos los servicios necesarios para el cuidado de la salud integral, la higiene y la seguridad de los residentes".

Sistema de Cuidados prometido


En noviembre de 2015 el buque insignia de Tabaré Vázquez pasó a ser ley y el director del Sistema de
Cuidados, Julio Bango, aseguró en ese momento que se iba a hincar el diente al estado en el que se encontraban muchos de los residenciales. El jerarca dijo que uno de cada tres deberían ser cerrados, por lo que profundizarían el proceso de fiscalización.

A partir del incendio del hogar de ancianos –del que se comprobó que no tenía habilitación de bomberos– la diputada del Partido Nacional Gloria Rodríguez decidió convocar al Parlamento al director del Sistema de Cuidados para que informe sobre el control que se les realiza. El Observador se contactó con el Ministerio de Desarrollo Social pero prefirieron no hacer declaraciones acerca del tema.

La dueña y encargada fueron detenidas


La jueza María Larramendi (suplente del magistrado Pedro Salazar) y la fiscal Stella Llorente trabajaron ayer con el incendio tomando declaraciones a tres testigos y a dos mujeres (una dueña y la otra encargada del residencial –madre e hija–) que quedaron detenidas y volverán a prestar testimonio hoy en calidad de indagadas. Consultada por El Observador, Llorente dijo que si bien hay "versiones" sobre lo que originó el fuego, las razones recién se conocerán cuando la Dirección Nacional de Bomberos y Policía Científica presenten sus pericias, cuyos resultados la jueza Larramendi pidió a la brevedad.
L
a fiscal afirmó que se trata de un caso "muy delicado" y se excusó de brindar más información por encontrarse en etapa de presumario.

Populares de la sección

Acerca del autor