Casey Affleck: una estrella intermitente

El actor oriundo de Boston vuelve con un rol protagónico en una de las películas favoritas de la temporada de premios: Manchester frente al mar
Hay actores y actrices de Hollywood que, independientemente de los papeles que interpreten, de sus películas y de la exposición de su vida privada, siempre se encuentran bajo el foco de atención. Hay otros que, por el contrario, están iluminados por una luz más intermitente, que se enciende con más fuerza algunas veces y titila con más debilidad en otras. Casey Affleck es un ejemplo de este grupo.

A diferencia de su hermano Ben, que está asentado hace tiempo como una de las estrellas de la industria, Casey ha tenido períodos bien diferenciados de protagónicos y papeles secundarios reconocidos por la crítica, pero que sin embargo han recibido la atención de la audiencia con altibajos, algo que quizás haya incidido para que muchos lo consideren como un mero secundario. Ahora, gracias a su actuación en una de las películas catalogadas como de las mejores del año, su nombre vuelve a formar parte del escaparate principal.

La cumbre de su carrera

Manchester frente al mar, dirigida por Kenneth Lonergan, está enfilada para ser una de las protagonistas de la próxima entrega de los premios Oscar. Este drama independiente presenta a Affleck en la piel de Lee Chandler, un sanitario que deberá regresar de Boston a su pueblo natal –Manchester by the sea– para encargarse de su sobrino luego de una tragedia en la familia. En medio de esa situación, Lee deberá enfrentar demonios de su pasado que amenazan con desestabilizarlo en un momento en que es necesaria la mayor fortaleza de su parte.

Trailer Manchester by the sea

La previa para la gran premiación del cine norteamericano parece estar verdaderamente reñida, ya que La La Land, de Damien Chazelle, y Moonlight, de Barry Jenkins, parecen contar con las mismas posibilidades que Manchester frente al mar de alzarse como la producción del año. Sin embargo, donde sí parece haber consenso es el apartado actoral: las críticas apuntan a que Casey Affleck realiza su mejor interpretación en años – Newsweek la menciona como una "clase magistral de actuación"– y eleva la película, que se estrena en Uruguay en enero, a estándares de "obra maestra", como apuntaron las críticas de medios como Rolling Stone y Entertainment Weekly.

A pesar de que la nominación para Affleck parece estar asegurada, esta no sería la primera. El actor ya fue candidato a la estatuilla en la categoría de Mejor Actor de Reparto en 2008 por su papel en El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, un filme estrenado en 2007 que tuvo muy buenas repercusiones. Ese año fue particularmente exitoso para Affleck, ya que además de su gran papel en la película sobre el legendario bandido del oeste estadounidense, protagonizó la primera película dirigida por su hermano Ben, Desapareció una noche, filme que le proporcionó la posibilidad de mostrar sus habilidades como protagonista a un público más amplio.

Con esas dos películas en su haber, el menor de los Affleck pasó tres años encarando un proyecto diferente que lo llevó a probar suerte detrás de cámaras. I'm still here (2010) fue un falso documental protagonizado por su cuñado Joaquín Phoenix que narraba el alejamiento de este actor del mundo de la interpretación para dedicarse al hip hop y que además de ser el primer trabajo de Affleck como director, llevaba su firma en el guión. A pesar de que en su momento generó cierta controversia por cómo se había dado el falso retiro de Phoenix, la película pasó un tanto desapercibida y dio pie a otra de las etapas menos productivas del actor, en la que de todos modos protagonizó la correcta Ain't them bodies saints (2013).

Así, con secundarios menores en superproducciones como Interestelar, de Christopher Nolan, y prestando su voz para la película animada Paranorman, Casey Affleck fue captando, otra vez, la atención por su trabajo, que parece encontrar otro clímax en Manchester frente al mar. Aunque, como en casi todas las historias, además de luces también hay sombras.

Acciones legales

Que su nombre esté otra vez en boca de todos es gracias a Manchester frente al mar, claro está, pero también por una serie de acusaciones de acoso sexual que han resucitado en medio del entusiasmo de la crítica por su último trabajo.

Según las acusaciones de la productora Amanda White y la directora de fotografía Magdalena Gorka, ambas colaboradoras de Affleck en el rodaje de I'm still here, el intérprete mostró sus genitales, las insultó e intentó tener relaciones sexuales con ellas durante los meses de filmación. Ambas mujeres presentaron demandas contra Affleck en 2010 y se escindieron de la producción, pero tras una serie de arreglos económicos el actor evitó el juicio y ambas fueron acreditadas en la película. Pocos son los medios que han retomados las acusaciones que quedaron en el tintero en los perfiles del actor, y menos aún son los que se han atrevido a preguntarle sobre el tema durante las giras de promoción de Manchester frente al mar.

Es difícil saber si estos fantasmas del pasado, al igual que en su más reciente película, volverán para complicar un camino bastante allanado para su primer Oscar, pero aunque esto suceda la cuestión artística parece ser inobjetable: el 2016 finaliza con Casey Affleck bajo el foco principal de una industria que parece rendida a lo que sucede en el pequeño pueblo de Manchester by the sea.

Cuatro películas

En busca del destino. Con el guión de su hermano y Matt Damon, Casey tuvo un rol secundario en esta película de Gus van Sant.

El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford. Con ella obtuvo su primera nominación al Oscar.

Desapareció una noche. Protagonizó la primera película de su hermano Ben con gran acierto.

Interestelar. Su rol es muy secundario pero tiene algunas de las escenas más emotivas de la película.

Populares de la sección

Acerca del autor