China anuncia multimillonario plan para las energías renovables


La inversión proyectada es de US$ 365.000 millones hasta el año 2020
El gobierno de China aprobó invertir US$ 365.000 millones para proyectos de energías renovables dentro de un nuevo plan para luchar contra la contaminación. Esta iniciativa creará más de 13 millones de empleos, según los cálculos del gobierno, que aprobó este plan hasta 2020 para renovar el modelo de producción energética del país mediante el ahorro de energía y la reducción de las emisiones.
El documento establece para 2020 un tope de consumo de energía equivalente a 5.000 millones de toneladas de carbón, una cifra que se traduce en una reducción de 15% del consumo energético por unidad de PIB hasta ese año. Actualmente, el carbón es la principal fuente de energía utilizada en el gigante asiático y representa hasta un 64% del consumo energético del país, según datos de 2015.
Para conseguir estos objetivos, aparte de la reducción del uso de carbón, el Consejo de Estado propuso medidas como el aumento de los controles de emisiones nocivas, la mejora de la gestión y un mayor apoyo a las políticas de financiación. Asimismo, el Consejo de Estado insiste en el desarrollo de la economía circular, que se basa en alargar la cadena de valor de los productos y reutilizar los desechos para reducir la cantidad de residuos vertidos al entorno.

La organización ecologista Greenpeace celebró la firma del plan, del que aseguró que "pone a China en la buena dirección para la transición energética", aunque también considera que es necesaria una "mayor expansión de la energía renovable" y un "mayor ímpetu en la reducción de las emisiones" en favor de fuentes de energía más limpias. Por otra parte, China aumentó en 2016 un 60% sus inversiones en energías limpias en el extranjero, hasta US$ 32.000 millones, indicó un informe del Institute for Energy Economics and Financial Analysis (Ieefa). "China no solo aumenta sus inversiones domésticas en energías bajas en carbono a un ritmo impresionante sino que además acelera su expansión internacional", indica en un comunicado Tim Buckley, uno de los autores del informe, que toma en cuenta los proyectos que superan US$ 1 millón, incluidas centrales hidroeléctricas.

En 2016 la mayor inversión china en el extranjero fue la compra en Brasil por unos US$ 13.000 millones del 24% de CPFL Energia, una compañía de distribución eléctrica. El gigante asiático también invirtió en Australia, Chile, Pakistán, Indonesia, Alemania, Egipto y Vietnam.

Los proyectos van desde la producción de litio (compra de acciones de SQM, el principal productor chileno), que se utiliza en las baterías de los coches eléctricos, hasta la fabricación de pilas solares (Vietnam) y de módulos fotovoltaicos (Alemania), pasando por los proyectos hidroeléctricos.

"El ritmo y el crecimiento de las inversiones chinas ilustra de manera tangible la posición dominante que ahora ocupa el país en toda la filial industrial de las energías limpias", explica Buckley. Estados Unidos, el segundo inversor en energías renovables a nivel mundial, "ya está perdiendo terreno frente a China", afirmó.

Según datos del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y de Bloomberg New Energy Finance, China invirtió en 2015 cerca de US$ 100.000 millones en renovables en su territorio, dos veces y medio más que Estados Unidos. A pesar de estas inversiones récord en energía hidroeléctrica, eólica, solar o geotérmica, la producción energética china sigue apoyándose principalmente en el carbón.

Fuente: Agencias

Populares de la sección