Cifra récord de homicidios en cárceles uruguayas en 2016

El comisionado parlamento describe una situación crítica en las prisiones
Que hay recovecos en las cárceles uruguayas que funcionan como "agujeros negros" para el Estado, en donde el sistema "se limita a contener a las personas en sus celdas" y las actividades socio educativas son entre "nulas y escasas", no es un misterio para nadie.

Pero esa realidad conocida permanece incambiada. Desde que se creó la figura del comisionado parlamentario para el sistema penitenciario se han repetido los informes que describen una situación escalofriante de la realidad de algunas prisiones uruguayas. Y el último informe, elaborado por Juan Miguel Petit no es la excepción.

Petit da cuenta de un panorama "muy preocupante" a través de datos cuantitativos y cualitativos.
En su reporte establece que en el año 2016 murieron 37 personas en cárceles, 25 de ellas por muertes violentas: 15 homicidios, 8 suicidios y dos casos por situaciones violentas no aclaradas del todo. De hecho, en 2016 se registró la mayor cantidad de homicidios de los últimos 11 años, pasando estos a ser la principal causa de muerte en prisión.

En la última década hubo 381 muertes en cárceles. La mitad de las muertes del periodo considerado fueron tipificadas como "naturales", mientras que el 25,7% se registraron como homicidios, el 15,9% como suicidios y el 7,9% se registraron por "otras causas", sin especificar. En Uruguay mueren asesinados en cárceles más personas que en varios países de Europa y de la región, como Argentina.

El informe establece que las muertes violentas se concentran en los mega penales: COMCAR y Penal de Libertad. Mientras que en el COMCAR ocurren la mayor cantidad de homicidios, el Penal de Libertad lidera en cantidad de suicidios cometidos dentro de la institución.

Los problemas

El informe es concluyente en cuanto al origen de la violencia que deriva en los homicidios: no se deben a enfrentamientos entre bandas rivales, sino a "disputas extremas por bienes elementales como resultado de una convivencia signada por el encierro en celda" y la falta de actividades.
"El encierro sin actividad socio educativa es el combustible diario de la violencia", se afirma en el documento.

La violencia sobrepasó los límites que los propios reclusos se había autoimpuestos y pasó del pabellón o la celda al patio e incluso al salón de visitas. De hecho, en el informe detalla que muchos familiares dejaron de ir a visitar a sus familiares por episodios de violencia que se dieron frente a niños.

El reporte además denuncia carencias preventivas "importantes" en COMCAR, Libertad y Canelones. Se describe faltantes de personal y elementos tecnológicos (video cámaras y sistemas de comunicaciones.

Otros de los puntos fundamentales en los que se detiene el reporte es el problemático acceso a la salud en algunos centros de reclusión. Petit encontró una sobrerrepresentación de muertes por causas naturales en el COMCAR; el 81,8% de esas muertes aunque el centro alberga al 30% de la población total del sistema.

En entrevistas con integrantes del equipo médico del COMCAR, el comisionado parlamentario constató que existe "un gran problema de accesibilidad" en ese establecimiento, signada por Policlínicas "discontinuas" y en algunos casos "suspendidas" en diversos módulos debido a la situación de seguridad en algunos de esos sectores.

En algunas ocasiones los internos no son llevados a consulta médica por los funcionarios a cargo. "Existe un nudo de problemas por el cual los internos no tienen el debido acceso a la salud, lo que se vuelve un factor más de violencia

Populares de la sección