Cinco alternativas al PowerPoint

Les mostramos algunas alternativas que pueden hacer del mensaje algo más dinámico, efectivo y hasta entretenido, sin necesidad de usar el famoso PowerPoint

Por Daniel Ríos

Presentación y PowerPoint son palabras que van unidas en la mayor parte de las oficinas del mundo. Una de las cifras que ronda por internet y varios manuales sobre presentaciones efectivas, indica que, cada día se dictan 30 millones de presentaciones utilizando el famoso software de Microsoft. Sin embargo, el mercado informático incluye otras ofertas para apoyar tus presentaciones. Muchas están alojadas en la web y, a la larga, deberás desembolsar algunos dólares para poder utilizarlas con libertad. De todas maneras, vale la pena hacer un pequeño repaso.

Slidebean

Este portal funciona con una lógica muy simple, primero debes seleccionar qué tipo de presentación deseas realizar. Ofrece opciones pensadas para startups (ideadas para reuniones con inversores, por ejemplo) y para grandes empresas, con opciones que van desde reportes hasta planes de marketing, resúmenes comerciales o pitch de ventas.

Una vez registrado, solo tienes que rellenar los campos que pide el portal y agregar el material gráfico que vayas a utilizar. Finalmente, la parte de diseño se configura con unos cuantos clics entre las opciones que ofrece la empresa (templates, fotos, íconos, etc.). El número de presentaciones que se puede preparar y exportar está limitado. Como siempre, si se quiere seguir adelante se debe escoger un plan pago que puede ser de un mínimo de US$ 8 mensuales y llegar hasta los US$ 160, dependiendo de las características y de cuántas personas puedan utilizar los servicios de Slidebean.

Prezi

Es una de las alternativas más populares. Se trata de diagramas en los que uno coloca gráficos, textos, fotografías o videos. La presentación va recorriendo un camino y haciendo zoom in y zoom out en cada uno de los puntos. Definitivamente es más dinámico que el PowerPoint y es muy sencillo de utilizar. En su versión paga ofrece desde acceso a tutoriales hasta una mayor cantidad de materiales para subir a su sitio, lo que incrementa la cantidad de presentaciones que se pueden realidad. Ofrece tres opciones de pago según el tipo de usuario y los costos varían si se paga anual o mensualmente. Más que una presentación, Prezi ayuda a crear historias y, aunque está en el mercado hace unos años, no deja de sorprender al público.

Visme

Es otra de las tantas aplicaciones que funciona en términos web. Tiene el entorno de un programa de diseño y eso la hace capaz de producir material de primera, pero no es exactamente lo más sencillo de utilizar del mundo. Luego de algunos minutos, uno se da cuenta de que es mucho más sencillo fabricar slides en sitios como canva.com. Sin embargo, la capacidad de crear excelentes infografías compensa este aspecto. También permite crear reportes, presentaciones de productos, contenidos web y wireframes. Nada hay gratis en la vida del expositor, así que si la intención es desbloquear otras funciones, se debe abonar entre US$ 7 y US$ 16 por mes.

Google slides

Es la plataforma del gigante. Luego de un proceso de registro demasiado complejo para el común de las aplicaciones de Google, comienzan los beneficios. Se trata de una aplicación de funcionamiento sencillo, muy parecido al PowerPoint, que admite que varias personas estén trabajando sobre un archivo al mismo tiempo. Esa funcionalidad es la misma que permiten los Google Drive. Es decir que tres o cuatro personas pueden estar trabajando en una presentación al mismo tiempo y siempre verán la versión más actualizada. Además, promete que los cambios se pueden seguir llevando adelante incluso sin conexión a internet. Como todo lo que hace Google, vale la pena probarlo.

Haiku Deck

Es la gran alternativa para quienes desean comenzar a realizar presentaciones a partir de su tableta Apple. Es muy sencilla de utilizar y provee desde fotografías a fondos, que hacen de cualquier presentación un diluvio de buen gusto. Además, es muy fácil de compartir cualquier trabajo hecho. Incluso, se pueden colgar fácilmente en un sitio web. Si bien existe una prueba gratis, si uno se toma en serio la tarea, terminará pagando entre US$ 5 y US$ 30 por mes, dependiendo de la categoría y los beneficios que quiera obtener. Con las dos versiones más caras, pro y premium, se puede obtener almacenaje ilimitado en la nube para las presentaciones. Con la versión premium, se puede acceder a la "academia", que te entrena en el arte de armar slides de calidad.

Por qué puede que no te sirvan de nada...

En la mayor parte de las oficinas del mundo, las palabras PowerPoint o keynote se asimilan a presentación. "¿Trajiste la presentación?", es una pregunta que se escucha antes del comienzo de muchas reuniones en Uruguay y en el mundo. Y ahí está el error. No importa si la presentación es una verdadera obra de arte, si tu mensaje no está claro, si la estructura no es lógica, si la forma en la cual entregás tu mensaje no está pulida, lo que pongas en una pantalla poco importará. En pocas palabras: la presentación eres tú.