Claas se lució con sus equipos para forrajes

En la activa Toremor puso a prueba una cortadora, un rastrillo y una enfardadora Variant, con cámara variable
La marca alemana Claas, que en Uruguay es distribuida por la firma Toremor, exibió en la muestra dinámica de la 22ª Expoactiva Nacional sus destacados productos para forraje. "Desde hace un tiempo empezamos a diversificar la cartera de productos y a ampliar hacia las máquinas forrajeras, desde la más grande y conocida a nivel mundial que es la picadora Jaguar, hasta máquinas más chicas como enfardadoras, segadoras, hileradoras, rastrillos, que son para reservas forrajeras pero a menor escala, ya sea de fardos secos o silopacks. No solo las usan contratistas, sino también productores lecheros y ganaderos", comentó a El Observador Agropecuario el gerente de Toremor, Santiago Arocena.

Este año en la muestra activa Toremor presentó los tres tipos de máquinas de forraje: la cortadora o hileradora; el rastrillo; y la enfardadora modelo Variant, con cámara variable.

Se trata de una enfardadora con alto rendimiento en fardo seco, que tiene en su configuración un picador de material, que pica la paja en el orden de 5 o 6 centímetros, y al quedar el fardo con el material picado favorece la velocidad del mezclado en el míxer.

El productor europeo es muy especializado en forraje y si bien una de las primeras patentes de Claas fue en cosechadoras de granos, la firma se desarrolló mucho en maquinaria forrajera, con la picadora como buque insignia pero también con maquinaria más chica.

"Hay mucha diversidad de maquinaria forrajera en Europa. Tenemos en cuenta la aplicabilidad de los distintos tipos de máquinas europeas para las condiciones, cultivos y reservas que hay en Uruguay. Estamos trabajando en ese tipo de maquinaria destinada a forraje, con muy buena aceptación por parte de los clientes", dijo Arocena.

Destacó que si bien en los últimos dos años la venta en maquinaria cayó bastante en Uruguay, en equipos forrajeros Toremor mantuvo e incluso incrementó levemente el volumen de negocios.
Cosecha

En el stand de Toremor se apreciaron los equipos forrajeros de Claas, pero también máquinas para el otro rubro fuerte de la empresa, que es la cosecha, tanto de cultivos de secano como de arroz.

En esta oportunidad no se presentó el modelo de cosechadora Lexion, el más grande que ofrece Claas, sino que se ofreció una cosechadora de tamaño mediano, el nuevo modelo Tucano.

Es una máquina más chica que la Lexion, de 300 caballos, con plataforma de 30 pies, equipada con lo último en tecnología y prestaciones, totalmente regulable desde la cabina, con piloto automático y especificaciones técnicas de las máquinas de alta gama, a pesar de ser una máquina de porte mediano.

Pero Toremor también ofrece implementos para cosecha de la marca Akron, de origen argentino. Allí los clientes pudieron encontrar tanto tolvas, como extractoras de granos, embolsadoras y carros semilleros, equipos que los clientes también pudieron apreciar en el stand de la firma en la reciente edición de Expoactiva.

Algunos productos de Toremor se ofrecen con financiación propia desde Uruguay, pero también hay apoyo financiero desde la casa matriz de Claas. Además existen acuerdos comerciales con entidades financieras, como Scotiabank, y para la compra de algún producto de fabricación argentina se ofrece financiación a través del Banco Nación, del vecino país.

La casa central de Toremor está en Young, pero también tiene una sucursal en Treinta y Tres, donde hay ocho máquinas Claas cosechando arroz. "Es la mejor forma de estar en la zona y apoyando a esos clientes que hicieron un voto de confianza por la marca y por nosotros. Con esa sucursal estamos cerca de esos clientes, no solo con stock de repuestos, sino también con servicio técnico, de manera de estar a disposición de las máquinas durante la zafra. Desde esas dos sucursales atendemos con gente y vehículos a todo el país", comentó el ejecutivo.

Agregó que permanentemente se está haciendo un esfuerzo, atentos a la posventa, porque es fundamental que una máquina esté acompañada de esos servicios que los hacen personas. También remarcó que la capacitación del operario es fundamental para sacarle el mayor provecho a las máquinas.