Claves para entender de qué se trata el boicot a los productos israelíes

En Uruguay, el sindicato Fuecys lo propuso; el PIT-CNT se alejó de la idea

Ante el llamado de la Federación Uruguaya de Empleados de Comercios y Servicios (Fuecys) a no consumir productos israelíes, surge la duda: ¿qué es BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) y qué impacto provoca sobre Israel?

Conocido por sus siglas BDS, esta idea apunta a realizar un boicot a empresas israelíes radicadas en Cisjordania para terminar con la "ocupación" y "colonización" de las "tierras árabes ocupadas desde 1967".

En diálogo con El Observador, el investigador del departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Fabián Daniel Wajner, explicó que este movimiento -que comenzó en 2005- "es una red gestada en relación a una idea, ya que no hay jerarquías establecidas ni objetivos comunes".

Según Wajner, el concepto de boicotear a Israel no es nuevo. "Desde la Guerra de la Independencia de 1948 que estuvo el boicot árabe contra Israel, hubo también ocasiones –como luego de la Guerra de Yom Kippur de 1973 o en la Segunda Intifada a inicios de los años 2000– en que diversos países de África, Asia e incluso Europa, se sumaron a la convocatoria al boicot."

Para el investigador, lo que fundamentalmente ha cambiado es la estrategia de acción porque, en este caso, "se apostó a crear coaliciones en la sociedad civil en la forma de una Red Transnacional de Apoyo y en base a ello se pretende influir sobre el discurso en la esfera pública y sobre la toma de decisiones gubernamental".

Impacto del BDS

Aunque no se puede medir con exactitud el impacto que tuvo esta iniciativa desde su expansión, analistas han hecho estimaciones y "han mostrado que Israel no parece haberse visto impactado desde la creación de BDS. Es más, ha pasado la crisis financiera mundial desde 2008, y aún así la economía de Israel ha conseguido aumentar", explicó Wajner.

"Hay que entender que aún si una gran población la quisiese boicotear, la producción israelí no siempre está en el producto final sino por detrás de mucha de la tecnología informática, farmacéutica, agrícola o industrial que se usa en el día a día."

Sin embargo, hubo casos en que esta iniciativa tuvo un impacto negativo directo sobre la población a defender. En su amplia mayoría, as industrias israelíes instaladas en Cisjordania emplean a palestinos, y si se ven obligadas a cerrar por el boicot, se trasladan hacia el interior de Israel dejando así a miles desempleados. En cuanto a los sueldos, el portal Aurora-Israel sostiene que los empleados en Cisjordania reciben entre dos y tres veces más del salario promedio palestino.

De acuerdo con el titular de la Federación de Sindicatos de Palestina, Shaher Saad, en 2011 el número de palestinos empleados en los asentamientos judíos rondaban los 31.000.

Un caso puntual es el de la compañía Soda Stream, que cerró como consecuencia del BDS y se trasladó a Beersheva (sur de Israel), dejando alrededor de 1.000 palestinos desempleados.

Expansión internacional del BDS

La idea de BDS se establece en 2005 cuando 171 organizaciones palestinas lanzan un llamamiento a la ciudadanía global para que apliquen el boicot a Israel.

Actualmente el movimiento se ha fortalecido en Estados Unidos, en especial en el ámbito universitario. Dentro de este marco, la Unión Europea en 2015 exigió a todos sus miembros el etiquetado de todos los productos israelíes fabricados en Cisjordania. En América Latina, la idea del boicot tiene mayor presencia en Brasil y Chile.

Si bien se ha escuchado en Uruguay en los últimos años algunos casos como el de Fuecys, la opinión pública que estaría dispuesta a aceptar este tipo de iniciativas discriminatorias es "baja", indicó el investigador Wajner.

De hecho, en su opinión, "se viene produciendo un consenso en amplios sectores del mundo occidental de que este tipo de acciones unilaterales de legitimación no sólo no colaboran a mejorar la situación en Medio Oriente sino que son tremendamente contraproducentes para el proceso de paz: simplemente alejan a las partes de la mesa de negociación".


Populares de la sección