Clinton buscará vencer con una sorpresiva carta: su marido

Bill Clinton intentará zanjar las primarias demócratas a favor de su esposa
Las elecciones primarias del Partido Demócrata son mucho más reñidas de lo que en principio se esperaba. Bernie Sanders ha dado una dura batalla por los delegados que ha complicado los intereses de Hillary Clinton, que esperaba haber cerrado sus posibilidades al frente de la candidatura con mayor antelación, de manera de abocarse de lleno a la verdadera carrera por la Casa Blanca. Es por eso que la demócrata ha decidido jugar una sorpresiva carta bajo la manga para torcer de una vez el resultado: su marido.

Bill Clinton, que estuvo al frente de la presidencia de Estados Unidos en dos períodos, saldrá a la búsqueda de apoyos entre los electores demócratas, para que Hillary Clinton pueda sellar su nominación partidaria en gran forma el próximo martes, cuando se celebren las primarias en el estado de California, sumamente relevante dada la cantidad de delegados en juego (475).

Ese día los demócratas también realizarán primarias en Nueva Jersey, y es posible que en ese estado Clinton consiga los delegados que le faltan para sellar su nominación, pero una derrota en California (o hasta una victoria apretada) dejará su favoritismo claramente comprometido. En el proceso de primarias hasta ahora, Clinton conquistó 1.769 delegados, al tiempo que Sanders cuenta con 1.544, una diferencia de 225 delegados.

Sin embargo, la exsecretaria de Estado tendría el apoyo de unos 543 superdelegados, dirigentes y legisladores del partido, y con ello tendría en principio 2.312 votos asegurados en la convención partidaria, cuando necesita 2.383 para asegurar su candidatura.

Antes del inicio de la campaña electoral, la nominación de Clinton –apoyada por la conducción del partido y multimillonarias donaciones– era considerada un mero trámite.

Pero el senador Bernie Sanders, con un discurso de rechazo al acomodamiento del Partido Demócrata y sin apoyos millonarios, dejó al descubierto la existencia de una importante corriente insatisfecha en todo el país que lo convirtió en un formidable adversario para Clinton.

Clinton arremetió ayer contra su probable rival en la carrera presidencial de Estados Unidos, Donald Trump, al afirmar que no es apto para gobernar el país y cuyas ideas de política exterior calificó de "peligrosamente incoherentes".

Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección