Clinton respira tranquila luego de que el FBI no hallara delitos

La demócrata podrá cerrar hoy la campaña sin la sombra de acusaciones
El FBI descartó presentar cualquier cargo formal contra Hillary Clinton por sus comunicaciones cuando era Secretaria de Estado y le dejó las manos libres para volver a concentrarse en la campaña electoral cuando faltaban pocas horas para las elecciones presidenciales que se celebrarán mañana.

"Estamos felices de saber que este asunto ha quedado resuelto", dijo Jeniffer Palmieri, responsable de comunicaciones de la campaña de Clinton, poco después de conocerse la decisión.

En una carta a legisladores difundida ayer, el director del FBI, James Comey, informó que la revisión de nuevos correos electrónicos descubiertos hace poco más de una semana no arrojaban novedad alguna que sugiera la presentación de cargos contra Clinton.

"Sobre la base de nuestra revisión (de esos correos), no hemos modificado las conclusiones que ya expresamos en julio con relación a la secretaria Clinton", comunicó Comey al grupo de legisladores, refiriéndose a una decisión que ya había sido adoptada este año.

El 28 de octubre, en una carta similar al mismo grupo de legisladores, Comey había provocado un enorme terremoto político en medio de la campaña, al anunciar que el FBI había hallado nuevos mensajes electrónicos y que los peritos investigarían si habían pasado por el servidor privado que Clinton mantuvo cuando era Secretaria de Estado.

Ese anuncio literalmente ha bía caído como una verdadera bomba y obligó a Clinton y a su equipo de campaña a pasar varios días dando explicaciones sobre un escándalo que parecía una cosa del pasado.

El estallido de la nueva crisis coincidió con un cambio visible en la tendencia general de los sondeos, que pasaron a mostrar una caída en los niveles de intención de voto para Clinton y un progresivo fortalecimiento del candidato conservador Donald Trump.

En este último fin de semana antes de las elecciones, los sondeos pasaron a mostrar a Clinton por delante de Trump con una ventaja apenas mínima.

Una encuesta realizada por NBC y el Wall Street Journal, divulgada ayer, atribuyó a Clinton una ventaja de cuatro puntos porcentuales a nivel nacional, por 44% a 40%, en una encuesta que incluye a los dos otros dos candidatos minoritarios en la disputa.

Situación aún "vulnerable"

El experto en sondeos Nate Silver, del sitio web especializado FiveThirtyEight, señaló que "si tenés solamente el 44% del voto, eso significa que de alguna forma estás vulnerable en la mayoría de las regiones que aún están indefinidas".

En resumen, añadió, a apenas dos días de la campaña "uno preferiría estar en los zapatos de Clinton que en los de Trump, pero no es una posición extraordinariamente segura".

Durante un acto de campaña ayer en Minesota, Trump volvió a la carga contra la clase política en general, y alegó que Clinton enfrentaría "investigaciones por mucho, mucho tiempo".

Clinton y Trump imprimieron este fin de semana un ritmo frenético a su agenda, concentrada en aquellos estados donde los sondeos no indican un claro favorito o donde la disputa está más ajustada.

Entre ayer y hoy, Trump pretende pasar por Iowa, Minesota, Michigan, Pensilvania, Florida, Carolina del Norte y New Hampshire, estados considerados fundamentales para conseguir la victoria.

De la mano de LeBron

Clinton visitó ayer una iglesia en un barrio de mayoría negra en Filadelfia. "Cada hora y cada minuto cuenta. No podemos equivocarnos. Están en juego demasiadas cosas", dijo a sus seguidores.

La ex secretaria de Estado, quien el sábado tuvo el apoyo de estrellas como Beyoncé y Katy Perry, anunció que el legendario rockero Bruce Springsteen también estará hoy con ella en un acto.

La ex secretaria de Estado también volvió ayer a Cleveland, Ohio, por cuarta vez en apenas 17 días, para hacer campaña de la mano del astro del básquetbol LeBron James.

La tensión en este segmento final de la campaña se tornó evidente en la noche del sábado, cuando estalló una gresca en un acto de Trump y el candidato fue retirado de urgencia del escenario por agentes del Servicio Secreto.

El incidente ocurrió cuando un hombre con un cartel que decía "Republicanos contra Trump" fue agredido por seguidores del millonario candidato. El hombre fue detenido y posteriormente liberado al verificarse que no portaba ningún arma de fuego.

No obstante, uno de los hijos de Trump mencionó en Twitter que su padre había sido objeto de una "tentativa de asesinato".

Toda la carne hoy en el asador

El ritmo frenético de ambos es reflejo de este escenario, mucho más reñido de lo que Hillary Clinton o Donald Trump están dispuestos a admitir. Lo ajustado de la disputa convenció al equipo de la exsecretaria de Estado a cerrar hoy la campaña con las cartas más pesadas que tiene bajo la manga: pondrá en el escenario a su esposo, el ex presidente Bill Clinton, acompañado por el
actual mandatario Barack Obama y su extraordinariamente popular esposa Michelle.

Fuente: AFP

Populares de la sección