Comercio: locales con superficies más chicas ganan terreno

La facturación en las tiendas más pequeñas creció casi 30% interanual
En América Latina, a la hora de realizar una compra en un comercio, el factor precio sigue siendo el principal para decidirse. Para 55% de los consultados en el marco del informe Estrategias de Crecimiento en el Canal Tradicional de la consultora especializada en consumo Nielsen, el precio incide adicionalmente al decidirse por comprar en una tienda en particular.

Asimismo, siete de cada diez latinoamericanos dicen disfrutar de comprar en tiendas, número que supera al promedio mundial, donde solamente 50% de los consultados prefiere hacer sus compras en tiendas.

A nivel global se observa una modificación en la conducta de los consumidores, a impulso de las nuevas tecnologías, las situaciones económicas cambiantes y los nuevos hábitos que traen consigo las nuevas generaciones, dijo a El Observador el líder de retail services para Nielsen Uruguay y Argentina, Pablo Mandzij.

Dónde se realiza la compra es uno de los elementos que ha ido mutando con el paso del tiempo.
Según los últimos datos que maneja Nielsen, en Uruguay hubo un incremento de 27% en la facturación de los comercios de entre cero y 300 metros cuadrados si se comparan los primeros cinco meses de este año con igual periodo de 2015. Se trata de los locales que más crecen, indicó Mandzij.

Para los uruguayos el precio es importante al momento de hacer una compra pero, a diferencia del promedio de América Latina, no es el elemento principal. En cambio, la razón número uno por la cual eligen una tienda es la cercanía. El segundo motivo es la existencia de las marcas que la persona desea, el tercero la amplitud de horarios y recién en cuarto lugar aparece el precio, de acuerdo al último relevamiento de finales del año pasado que realizó Nielsen en el país. En quinto lugar aparecen las promociones y descuentos que el comercio pueda ofrecer.

En el momento la consultora está realizando otra encuesta de este tipo en Uruguay y Mandzij aventuró que sería algo esperable que, en un contexto de desaceleración de la economía, el factor precio trepe dentro de esa lista.

"Es de esperar que en un contexto de recesión y de inflación el precio y las promociones empiecen a jugar un papel más importante", expresó.

Ya hay algunas luces amarillas en este terreno. La encuesta más reciente de Nielsen en Uruguay muestra que casi el 60% de los consumidores cambiaron sus hábitos de compra para ahorrar.

Son varias las estrategias de recorte de gastos que se aplican en escenarios como este, dijo Mandzij, quien nombró la realización de compras más pequeñas con lo básico; cambios a segundas marcas o marcas más baratas; sustitución de productos; tamaños más chicos que los habituales; e incluso, en un extremo, abandono de una determinada categoría.

También se percibe la reducción del ticket de compra: se hacen compras de manera más frecuente pero por montos menores.

Populares de la sección