Cómo el rap lidia con la locura

La internación del rapero Kanye West marca la postura del mundo del hip-hop con respecto a la salud mental
Por Elahe Izadi, The Washington Post

No está muy claro qué le sucede a Kanye West. El rapero, que fue filmado despotricando sobre el escenario en uno de sus shows más recientes en California, canceló el lunes pasado las 21 fechas pendientes de su gira Saint Pablo. Horas después, se informó que había sido hospitalizado por estrés y agotamiento.

West pasó la noche en el Centro Médico Ronald Reagan por su propia seguridad, según informó la agencia Associated Press. La policía, sin confirmar que el paciente era West, le dijo a AP que los oficiales habían llegado a una casa de West Hollywood respondiendo a un altercado, y que una ambulancia se llevó al paciente al hospital para ser internado en el área psiquiátrica.

Antes de su internación, los quiebres públicos de West y sus discursos dichos sin pensar han sido el objeto de burlas y desdén. Pero reportes recientes sobre el bienestar de West han reabierto una conversación sobre la salud mental, la fama y el hip-hop.

El género ha estado caracterizado desde hace tiempo por nociones de hipermasculinidad que dejan poco espacio para la vulnerabilidad, y de hombres negros que se plantan con una personalidad dura y contestataria. Pero el hip-hop siempre ha tenido momentos introspectivos. En los últimos años, hemos visto a más artistas abrirse ante el público sobre sus dilemas mentales y emocionales en sus discos.
Eminem siguió su disco de 2009 llamado Relapse (recaída) con uno llamado Recovery (recuperación), luego de lidiar con adicciones y la depresión. DMX ha rapeado y hablado sobre padecer el trastorno bipolar.

Kendrick Lamar también ha escrito y hablado sobre la depresión y el tumulto emocional de vivir en un mundo donde sus mejores amigos fueron asesinados a tiros. Buena parte de su último disco, To pimp a butterfly, se centra en la culpa del sobreviviente.

Sus letras fueron usadas incluso para anuncios publicitarios sobre la depresión. Luego de un concierto en 2015, Lamar vio a una mujer llorando y murumando "me salvaste la vida". Le contó que un año antes pensaba en suicidarse, pero que su música la ayudó a sobreponerse.

Las letras de West, en particular las de su disco más reciente, Life of Pablo, han causado alarma entre aquellos que especulan que hay algo más por detrás de la exageración rimbombante. Por ejemplo, en la canción FML, rapea sobre como no hay nada más loco que él cuando "no toma su Lexapro", en referencia a un medicamento antidepresivo.

Pero West no es solo un artista de hip-hop; es una mega estrella. Además de la música, trabaja en la industria de la moda y está casado con Kim Kardashian, una de las mujeres más famosas del mundo, que ha construido su carrera en base a documentar cada aspecto de su vida. Los tuits de West generan hashtags que se convierten en tendencia y que despiertan una agotadora cobertura mediática.
Su comportamiento público a lo largo de los años ha alimentado rumores entre sus seguidores y generó genuina preocupación entre sus fans y aquellos que son cercanos a él. Mucho de esto comenzó luego de la muerte de su madre, en 2007. En 2009 interrumpió a Taylor Swift en su discurso de agradecimiento en los MTV Video Music Awards, algo que lo convirtió en un paria y en el remate de un chiste. Ha realizado varios discursos delirantes en Twitter, ha divagado en entrevistas y se subió inesperadamente a varios escenarios en ceremonias de premiaciones.

Rhymefest, quien ha coescrito las canciones de West durante años, anunció en febrero que había dejado de colaborar con el artista nacido en Chicago un mes antes de que su trabajo en Life of Pablo estuviera completo. "Su mente y su espíritu no están bien", tuiteó Rhymefest. También tuiteó, "amo a mi hermano. Rezo por su alma y no por nuestro entretenimiento".

La semana pasada, West detuvo su concierto en Sacramento con un discurso en el que, entre otros temas, habló sobre su colega Jay-Z, Beyoncé, Hillary Clinton, MTV y Facebook. Cuando las noticias de su hospitalización se publicaron el lunes por la noche, las celebridades y otros artistas inmediatamente ofrecieron palabras de apoyo.

"Quiero emitir una plegaria muy especial para mi hermano mayor, Kanye West", dijo Chance the Rapper, un habitual colaborador de West, en una presentación en la Radio 1 de la BBC británica. "Simplemente quiero extender esta plegaria y enviar mi amor desde Gran Bretaña. Puede ser que volvamos antes de tiempo para ver a este hombre".

Por su parte, el productor 9th Wonder tuiteó, "he conocido a este hermano por más de 13 años. La salud mental es algo serio, sin importar que sea". Y agregó: "Mantente fuerte Kanye West".

Populares de la sección